Sección

se cumple un año de la desaparición física de la cantante Whitney Houston (165090)

Whitney sabía cómo emocionar. Cuando cantaba, suspiraba o sencillamente entonaba canciones podía hacer callar de inmediato a todo un estadio. Pero cuando cantaba a ritmo de rock, pop, blues o gospel lo hacía vibrar

se cumple un año de la desaparición física de la cantante Whitney Houston (165090)

Lectura continuaLectura en colmunas

Dpa

Nueva York, 9 febrero de 2013.- La diva yacía con el rosto hacia abajo en el agua caliente del baño. Horas antes se había comentado su regreso a la gran pantalla con una nueva película, pero la cantante y actriz, la que fuera reina del pop, estaba muerta. Hace un año murió Whitney Houston. Pero mientras su cadáver todavía estaba en la habitación de un hotel de Beverly Hills, se puso en marcha la maquinaria de la comercialización, como tres años antes ocurrió con Michael Jackson. Whitney sabía cómo emocionar. Cuando cantaba, suspiraba o sencillamente entonaba canciones podía hacer callar de inmediato a todo un estadio. Pero cuando cantaba a ritmo de rock, pop, blues o gospel lo hacía vibrar. Y cuando miraba a la cámara con sus grandes ojos, hacía soñar a millones de espectadores. ¿Reina del pop? En realidad era la diosa del pop. A pesar de que durante los últimos años fue más noticia por su consumo de alcohol y drogas que por su música, la noticia de su muerte a los 48 años causó conmoción. Los amigos relataron que, poco antes de su muerte, la artista estuvo bañándose alegre con su hija en la piscina del hotel. Sí, Houston padecía del corazón, pero se halló cocaína en su sangre. Junto al cadáver había pastillas para dormir y sobre un espejo polvo blanco. El agua en la bañera estaba tan caliente que tenía quemaduras en algunas partes de su cuerpo. Al parecer estuvo una hora muerta en el agua. La causa del deceso: ahogo accidental "como consecuencia de una enfermedad del corazón con arterioesclerosis y consumo de cocaína". "Estoy profundamente triste por la muerte de mi ex mujer", hizo saber el cantante Bobby Brown. "Pido en este momento tranquilidad, sobre todo para mi hija Bobbi Kristina", añadió. Justo tras la repentina muerte de su madre, la joven de 18 años estuvo dos veces ingresada en el hospital, una vez por "estrés y agotamiento" y la segunda por estar "histérica, agotada y desconsolada". El funeral no fue tan pomposo como el de Michael Jackson, cuya vida también plagada de altibajos acabó a apenas una millas de distancia. Sin embargo Kevin Costner, su pareja en la película "El guardaespaldas", dijo: "Ahora hay una mujer joven en el cielo que dejará impresionado a Dios por la criatura tan perfecta que ha creado". Y el paso del recuerdo a la comercialización fluyó sin problemas. Un mes después de su muerte, Oprah Winfrey entrevistó a toda la familia, dando a la reina del talkshow una de las cuotas más altas de rating de toda su historia, todavía más que la publicitada reciente entrevista con el ciclista Lance Armstrong. En la segunda mitad del año pasado se inició la "telenovela-documental", que los "Los Angeles Times" calificó de "pesada y sin gusto". Pero cerca de un millón de personas siguen a los Houston cuando van a rezar, se pelean o se dirigen a su próxima entrevista. La familia sigue dando titulares: Bobbi Kristina anunció su compromiso con Nick Gordon, el joven con el que creció y que al parecer adoptó su madre. La policía sacó a su padre Bobby Brown (de 43 años) del coche por conducir con exceso de alcohol en sangre. Y un mes después su hija "Bobbi Kris" fue de nuevo noticia por causar un accidente de coche. "No lo lleva bien", dijo la abuela Cissy Houston en enero. La madre de la cantante dijo estar preocupada por si la joven no aguanta la presión y acaba por el mismo camino que su hija. "No quiero sólo hablar, sólo quiero hacer lo que pueda para que eso no ocurra" Puntualmente para el primer aniversario de la muerte de su hija, Cissy Houston publica un libro sobre Whitney y sus excesos con las drogas ("Remembering Whitney"). Y eso no ha gustado especialmente a la nieta, que opina que el libro es un "falta de respeto" y no lo piensa leer, según dijo en Twitter la joven, que ya ha cumplido los 19.