Espacio Publicitario

buscar
Martes, 2 de Septiembre de 2014
17/12/2012 06:51:02 a.m.

Poniendo en aprietos sus relaciones con Reino Unido, Estados Unidos y Suecia

Asilo a Assange marcó este año la política internacional de Ecuador (154501)

dpa

Quito, 17 diciembre 2012.- El asilo que en agosto concedió Ecuador al fundador de Wikileaks, Julian Assange, marcó su política internacional en 2012, poniendo en aprietos sus relaciones con Reino Unido, Estados Unidos y Suecia y activando la diplomacia de los países integrantes de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). Assange llegó el 19 de junio a la legación ecuatoriana en Londres, portando una carta dirigida al presidente de Ecuador, Rafael Correa, en la que solicitaba asilo por temor a ser extraditado a Estados Unidos y allí condenado a la pena capital por haber filtrado miles de cables y registros secretos de las guerras en Irak y Afganistán. Su extradición, según Assange, se daría a través de Suecia, en donde el periodista australiano tiene una investigación por supuestos "abusos sexuales, violación y coacción" a dos mujeres suecas, investigación en la que actuó la Interpol con una orden de captura internacional. Apresado por la policía londinense, Assange logró una libertad condicional bajo fianza y a punto de ser enviado a Suecia pidió refugio a Ecuador, país que entendió la posibilidad de extradición "a un tercer país" como un "menoscabo y violación de sus derechos". Sin embargo, Assange no ha podido trasladarse a Ecuador a falta del "salvoconducto" que debe otorgar el Reino Unido para que pueda salir con garantías de su hogar temporal en la embajada, algo que Londres rechaza hasta ahora. Justo antes de la concesión del asilo, Reino Unido advirtió a Ecuador de la posibilidad de usar "la fuerza" para ingresar a la embajada ecuatoriana y detener a Assange, recurso que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, rechazó de forma enérgica por "inaceptable e intolerable". "No saben con quién están tratando", advirtió. Finalmente, el anunciado asalto nunca de produjo y se abrió paso al diálogo directo de los cancilleres de Reino Unido y Ecuador, William Hague y Ricardo Patiño, que tuvieron un primer encuentro a fines de septiembre en Nueva York que sin embargo no arrojó novedades. En tanto, Assange designó como líder de su equipo de abogados a Baltasar Garzón, jurista español que asumió el cargo "pro bono" y anunció una "contundente estrategia jurídica" para defenderlo, a la vez que transmitió su grave preocupación por la "ausencia de garantías" con las que se actúa contra el australiano "con consecuencias irreparables para su propia salud física y mental". Los partidarios de Assange se han manifestado frente a la embajada de Ecuador en Londres y en la sede diplomática británica en Quito y personajes políticos y del entretenimiento han visitado al australiano en su obligado encierro en Londres. La excéntrica cantante Lady Gaga le llevó "té y tarta" para conversar con él sobre su situación, y no han faltado adhesiones de famosos como Michael Moore, Oliver Stone, Noam Chomsky o Danny Glover. Assange vive en una pequeña habitación en la embajada de Ecuador, en donde se acondicionó una cama, una ducha y una máquina para hacer ejercicio, además de teléfono e Internet. Desde allí escribe y concede entrevistas a medios internacionales. Correa ha manifestado sus simpatías por Assange y le concedió una extensa entrevista a inicios de año, transmitida en el sitio "Rusia Today", aunque declaró que "nunca ha hablado con él" desde su llegada a la embajada. Los canales de diálogo siguen abiertos, aunque no tienen un desenlace próximo a la vista que haga llegar a Assange con seguridad y garantías a Quito o al país que él prefiera. El caso compromete la política internacional ecuatoriana ante dos naciones europeas al decir del ex canciller ecuatoriano José Ayala: "Correa enfrenta a la justicia sueca que pidió la extradición de Assange y a la británica que accedió a ese pedido". Pero no sólo con estos dos países, sino con Estados Unidos. Michael Shifter, presidente del centro de estudios "Diálogo Interamericano", cree que "Correa vio a Assange como una víctima de Estados Unidos. Y esa es la manera en que Correa se ve a sí mismo". Ecuador tomo la decisión a poco tiempo de restablecer sus relaciones diplomáticas con Washington, rotas precisamente a raíz de la difusión de cables de Wikileaks que comprometieron al presidente Correa en la designación de un jefe policial acusado de corrupción. Las relaciones se restablecieron plenamente con la llegada del nuevo embajador en Quito, Adam Namm, a fines de mayo. Julian Assange abrió en el 2006 Wikileaks, una web en la que publicó comunicaciones privadas y secretas cuyos contenidos afectaron a muchos países. La mayoría de gobiernos no reaccionó en contra del portal a fin de no reconocer como "oficiales" los contenidos difundidos. La filtración de información más importante fue de documentos del Departamento de Estado norteamericano sobre los ataques a Bagdad y los diarios de la actividad militar en Afganistán. Un colaborador de Wikileaks, el soldado estadounidense Bradley Manning, esta detenido y enjuiciado en su país, bajo aislamiento y con la acusación de "alta traición". El Pentágono ha planteado que se le sentencie a cadena perpetua.

Espacio Publicitario


Espacio Publicitario

 Más buscados

 Edición Impresa - ePaper

Edición MetropolitanaEdición La Costa

 Columnistas del Día

 Lectura Tangente

 Miércoles Criminal

Encuesta

¿Considera usted que los hospitales deberían reforzar su seguridad interna?

  • Sí, para evitar que se cometan delitos
  • No, ya existe seguridad en los hospitales
  • Aunque refuercen la seguridad, la situación se mantendrá igual

 Más Secciones

Más leídas

  • Hoy
  • Ayer
  • Semana
  • Mes
  • Año

Espacio Publicitario


Todos los Derechos Reservados. © Copyrigth 2001 Editorial Notitarde, C.A.