Espacio Publicitario

País

martes, 01 de noviembre de 2016

Carlos Ocariz dice que la MUD no está satisfecha aún

Notitarde. Ocariz señaló que debe darse un cronograma electoral en el corto plazo. (EFE/MIGUEL GUTIERREZ)

Carlos Ocariz dice que la MUD no está satisfecha aún

Caracas, 1 noviembre de 2016

Notitarde.- La mañana de este martes el dirigente político de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Carlos Ocariz, señaló que están participando en el diálogo porque es un espacio que coordina el vaticano pero aún no están satisfechos.

Ocariz dijo,“Vamos porque nos convoca el Papa, sería irresponsable dejarlo embarcado”. Le estamos dando una oportunidad a este espacio, pero todavía faltan muchas cosas por hacer. Ni soñar que ya estamos satisfechos”.

Expuso que deberá revisarse la sentencia del CNE de suspender la recolección del 20 por ciento de las voluntades para la activación de Referendo Revocatorio.

Para el también alcalde del municipio Sucre, quien formó parte de los emisarios de la MUD para la reunión convocada por el vaticano junto con ex presidentes, miembros de Unasur y el Gobierno nacional, señaló, “para nosotros es fundamental la revisión de la sentencia de algunos jueces con respecto del 20 por ciento. Debe darse un cronograma electoral en el corto plazo”. Así lo expuso en el programa Primera Página de Globovisión.

También afirmó que la MUD rechazó la sentencia de suprimir la recolección de la voluntades, “a nuestro criterio la decisión del CNE no fue legitima y fue una arbitrariedad”. Cree que actualmente hay unAsamblea Nacional (AN) “está cercada por los otros poderes”.

Opina que la mesa de diálogo “debe ser permanente” sobre todo porque el Gobierno tendría la mayor responsabilidad para la restitución del hilo constitucional. Así mismo, reconoció y aplaudió la liberación de 4 de los señalados como presos políticos

Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo