Sección

Es una de las patologías sexuales más frecuentes

Estudio: La impotencia es problema de dos (168207)

"Es muy importante el rol que adopta la pareja"

Estudio: La impotencia es problema de dos (168207)

Lectura continuaLectura en colmunas

atusaludenlinea.com

Redacción Internacional, 26 febrero 2013.- La disfunción eréctil (DE) consiste en la dificultad para tener o mantener una erección. Es una de las patologías sexuales más frecuentes, que afecta tanto a hombres como a sus parejas, por lo que ambos deben asistir al especialista. "Es muy importante el rol que adopta la pareja", asegura el doctor José Benítez Molina, director médico de Boston Medical Group.Para la doctora María Fernanda Peraza Godoy, urólogo y andrólogo del Centro de Urología Andrología "la disfunción eréctil se soluciona de una forma más rápida y más satisfactoria si es a cuatro manos".Se calcula que sólo 20 % de los hombres con DE acude al especialista después de esperar una media de cuatro años. Aunque en el imaginario popular se trata de un problema dado por la edad, la verdad es que 44 % de los afectados cuenta con menos de 50 años.El 80 % de las causas de este problema se debe a factores orgánicos como la diabetes, la hipertensión o los problemas vasculares, mientras 20 % restante corresponden a factores psicológicos.Para Peraza, a los pacientes jóvenes se les hace más difícil acudir a consulta con un especialista porque piensan que a su edad no es común sufrir de esta patología, mientras que a una pareja madura se le hace más fácil afrontar esta situación. Independientemente de la edad, se debe manifestar apoyo y comprensión.Los tratamientos son individualizados para cada paciente, el problema se trata según el contexto en el cual esté inserto el paciente. La pareja nunca debe culpabilizarse, no formarse argumentos de infidelidad, ni falta de amor. La comunicación es un elemento clave para que el hombre se sienta apoyado y pueda liberarse del estrés y la frustración.Conlleva siempre una carga emocional importante y aparecen sentimientos de culpa o de inferioridad. "Hay parejas que recriminan y otras tantas, en nuestra experiencia, tienden a asumir la disfunción como propia, culpabilizándose por ello", admite esta experta. Una pareja que recrimina, culpa o ridiculiza la falta de erección puede ser muy perjudicial para la resolución del problema. Es de suma importancia no automedicarse ni resignarse a esta situación.