Espacio Publicitario

buscar
Viernes, 1 de Agosto de 2014
24/01/2013 06:21:55 a.m.

El costo oscila entre 32 y 40 bolívares

Comerciantes venden solo dos sacos de cemento por persona (161754)

Valencia, enero 23 (Maciel Castillo/Marlene Castellanos).- Solo dos sacos de cemento por persona son vendidos en establecimientos visitados ayer por Notitarde al norte y sur de Valencia, donde los dueños de los comercios se quejaron por la “escasez” del producto. El costo de dicho material de construcción oscila entre 32 y 40 bolívares la unidad, a pesar de que su precio regulado es de 20 bolívares el saco. En algunas ferreterías, ubicadas en la avenida Enrique Tejera, el producto estaba llegando en grandes cantidades, pero la venta a los compradores minoritarios era condicionada, pues solo les permitían adquirir, a cada uno, dos sacos.Igual situación se observó en algunos comercios ubicados en otros municipios. El señor Eduardo Colmenares, quien tiene una ferretería en Los Guayos, informó que el cemento gris se consigue, pero con sobreprecio.Colmenares relató que él vende este producto detallado por kilos para las personas que necesitan hacer reparaciones menores y que lo consigue a 40 bolívares el saco.Indicó que el cemento blanco está desaparecido y cuando se consigue está muy por encima del costo establecido.Manifestó que el pego también está escaseando desde noviembre del año pasado.En el establecimiento Gangahierro, ubicado en la Zona Industrial de Valencia, el gerente, Luis Romero, comentó que dejó de vender cabillas y cemento porque le estaba generando un problema al local.Romero relató que no comercializa desde hace tres años estos rubros porque se convirtieron en productos conflictivos, debido a que se volvió necesario regular la venta y los usuarios se molestaban. En la empresa Motasa Valencia, que vende cabillas, uno de los trabajadores, señaló que hace ocho días le distribuyeron el producto, el cual se vendió inmediatamente y aún están esperando que los proveedores realicen un nuevo despacho.Por otra parte, en Naguanagua, se pudo constatar que ni el cemento ni las cabillas están llegando con regularidad. La señora Milagros de Peraza, encargada de una concretera, destacó que el cemento le llega una vez a la semana, pero en muchas ocasiones ha durado hasta 15 días esperando el despacho.Precisó que las cabillas no se las están distribuyendo desde marzo del año pasado y que los proveedores le llevan alambrón, el cual es de baja resistencia y más caro. “Tampoco llegan tubos, láminas, cemento blanco, yeso ni pego”.Obras sin concluirEl segundo vicepresidente de la Cámara de la Construcción de Carabobo, Luis Barón, aseguró que la escasez de cemento y cabillas es grave, alegando que las fallas presentadas en ambos rubros, imposibilita concluir las obras que fueron comenzadas.Sin querer ser alarmistas, Barón señaló que si se mantiene esta tendencia, es poco factible cumplir con las metas establecidas por el Ejecutivo y el sector privado en materia de viviendas.“Estamos en estado de alerta y prácticamente en emergencia, se ha estudiado la posibilidad de crear un plan para presentarlo al Gobierno nacional, donde se establecen vías alternas, entre ellas la importación de insumos”.

Espacio Publicitario


Espacio Publicitario

 Más buscados

 Edición Impresa - ePaper

Edición MetropolitanaEdición La Costa

 Columnistas del Día

 Lectura Tangente

 Miércoles Criminal

Encuesta

¿Cree ud. que Leopoldo López será liberado?

  • Si, es inocente
  • No, es culpable
  • No, el juicio será pospuesto
  • Si, pero dentro de mucho tiempo

 Más Secciones

Más leídas

  • Hoy
  • Ayer
  • Semana
  • Mes
  • Año

Espacio Publicitario


Todos los Derechos Reservados. © Copyrigth 2001 Editorial Notitarde, C.A.