Espacio Publicitario

buscar
Miércoles, 16 de Abril de 2014
16/05/2011 11:20:33 p.m.

El padre Moisés Pérez: Un camino de propósitos para la juventud (45212)

Dedicado a proponer el camino espiritual ante la gran sed del amor de Dios que hoy tiene la gente, el padre Moisés Pérez Lugo cumple mañana 25 años de vida sacerdotal. Destacado en la parroquia San Martín de Porres, en la Fundación Mendoza, donde con mucho orgullo indica que hay muchas bendiciones, se han sanado enfermedades físicas y espirituales, porque hay fe en Jesucristo, y ésta tiene que ver con la forma de presentar el lenguaje que debe ser de cercanía, amor al prójimo, eso es lo que hace que algunas personas se sientan más identificadas y van a ese encuentro que alegra a pesar de ser de zonas alejadas.El padre Moisés nació en San Fernando de Apure, el 17 de agosto de 1961. A los 21 días de nacido, sus padres, Carolina Margarita Lugo de Pérez, (fallecida) y Juan Andrés Pérez Zurita, lo traen a Valencia, buscaban oportunidades de estudios para sus hijos. Es el menor de 9 hermanos. Estudió primaria en el Colegio Trina de Medina, en El Prado y en la Escuela Barrio Unión, al Sur de Valencia. Hizo el bachillerato en el Liceo Creación Cementerio ahora Ponce Bello. Terminó en Caracas, allá hizo sus estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Interdiocesano Santa Rosa de Lima, hoy Universidad Católica Santa Rosa de Lima. Se formó con los sacerdotes operarios diocesanos de Caracas en el Centro de estudios Mosén Sol, en el Márquez. Fue párroco de la Parroquia Santo Cristo de La Vega, Caracas, antes parroquia Corpus Cristi y párroco en la parroquia La Urbina. Se fue a Madrid, España, donde se especializó en Teología Espiritual y procesos psicológicos, en la corriente Gestal. Volvió a Venezuela y fue incorporado a la Arquidiócesis de Caracas, a la cual hoy pertenece. Fue director de Postgrado en Teología, en la Universidad Católica Andrés Bello, y en el Centro de Estudios Religiosos. Trabajó en San Fernando de Apure como apoyo del obispo Víctor Pérez, en el Colegio Diocesano de San Fernando hasta el año 2006. Cuando retorna a Valencia comienza a apoyar a la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Güigüe. Se traslada a la parroquia San Pedro y San Pablo, en El Palotal, y San Martín de Porres, en la Fundación Mendoza, donde realiza una excelente labor de fe y esperanza espiritual.Y, es allí donde precisamente atiende a los jóvenes que en la actualidad “se sienten perdidos ante el bombardeo de los antivalores”.Propugna un camino de propósitos para la juventud que poco a poco cree y multiplica el mensaje a través de un movimiento denominado: Encuentros Juveniles de Identificación Cristiana, que fundó hace 24 años. A través de talleres, los muchachos descubren que tienen un rumbo, que sí hay un camino, que se tiene que buscar a través de las buenas acciones. Hoy ese movimiento es una escuela, una institución que abarca el interés colectivo, y cuyas reuniones se llevan a cabo en la Escuela Trina Medina, ubicada en El Prado.Con un tono suave al hablar, el padre Moisés manifiesta que cuando los jóvenes ven que una actividad le afecta para bien la siguen, buscan y encuentran el sentido. Se acercan cuando ven la opción de mejorar, por eso son invitados y recibidos, “aquí los acogemos para que sientan que se les acepta para caminar en sus propósitos”.Junto a ellos trata temas para reflexionar, adecuados a lo que viven, se interpelan, y lo más importante es que se sienten motivados en un proceso de restauración de vida, de maduración, simultáneo con los padres, que se lleva con paciencia “la constancia es muy importante, no nos debemos cansar, ellos son los protagonistas del presente y del futuro”.Así, se siente emocionado de su trabajo y de la gente que le rodea, “ésta es una parroquia solidaria y de comunión. Soy consciente de las múltiples limitaciones pero a partir de ellas uno plantea las ideas que son la base de todo”. - Uno de los gérmenes que desestabiliza a la sociedad es el desamor en la familia, el irrespeto a las instituciones, el no valorar lo que somos y ese no mirar al otro como hermanos, es una actitud excluyente, de estorbo, distanciamiento, rompimiento familiar, y se debe terminar. “Buscamos una sociedad con una reformulación concreta de los valores con Cristo, con una formación para la conciencia”. Allí está su mensaje. Cree en una conciencia limpia y transparente, pero con la familia, en una tarea de amor, de todos los días.

Espacio Publicitario


Espacio Publicitario

 Más buscados

 Edición Impresa - ePaper

Edición MetropolitanaEdición La Costa

 Columnistas del Día

 Lectura Tangente

Encuesta

¿Cree usted que la Ley de Amnistía solucionará la crisis política del país?

  • Si
  • No
  • Tal vez

 Más Secciones

Más leídas

  • Hoy
  • Ayer
  • Semana
  • Mes
  • Año

Espacio Publicitario


Todos los Derechos Reservados. © Copyrigth 2001 Editorial Notitarde, C.A.