Espacio Publicitario

Sucesos

martes, 23 de agosto de 2016

Esta modalidad de plagio extorsivo preocupa a las autoridades

El secuestro "light" en Valencia tiene sus trochas

Notitarde. Los habitantes de la zona norte de Valencia son un blanco fácil para los secuestradores. (NOTITARDE/ROBERT MOGOLLON)

El secuestro "light" en Valencia tiene sus trochas

Valencia, 20 agosto de 2016/ Gustavo Rodríguez

Notitarde.-  “Hijo, como lo acabas de ver, esto no es un mal sueño, he sido secuestrado, vete a casa,  espera y no se te ocurra llamar a la Policía”, se interrumpió la llamada y los delincuentes junto con su presa desaparecieron por la tenebrosa avenida Cuatricentenaria.

Al joven estudiante universitario, boquiabierto  de la escena que había presenciado en el túnel del sector Los Colorados,  el azar lo convirtió en espectador privilegiado y testigo útil del secuestro de su padre. Él conducía un auto de mediana gama desde donde observó el episodio. Horas antes había acudido al trabajo de su progenitor, en San Diego, para esperarlo y regresar a su vivienda situada en Guataparo.

Un taxi de manera abrupta se detuvo en el estrecho subterráneo que comunica la calle Fernando Figueredo con la 112.  Con precisión quirúrgica tres delincuentes armados salieron del vehículo, uno se lo llevó a empujones al sorprendido profesional hacia el auto que había frenado de repente y los otros dos se llevaron el auto del cautivo.

Nota relacionada: Medidas para prevenir la extorsión

El joven siempre recordará al copiloto que a través del parabrisas le mostró su mejor sonrisa de hiena  y deslizó el dedo índice de su mano izquierda alrededor del cuello, en un clásico gesto de degüello. Con su diestra le enseñó el cañón de una Pietro Beretta recién empavonada.

NORTE DE VALENCIA, ZONAS DE SECUESTRO

El veinteañero decidió acudir a la casa de uno de sus tíos para contarle lo ocurrido mientras que los captores procedían a esquilmarles las tarjetas de crédito y débito; luego llegaron a su residencia donde sustrajeron todos los objetos de valor. Al cabo de un rato recibió una llamada para darse inicio a las negociaciones. Los plagiarios no necesitaban convencer a la traumatizada familia de pagar el rescate en dólares. La mejor fe de vida era el único testigo.

Antes del amanecer los angustiados familiares sólo requerían que les indicaran el lugar donde  realizarían la entrega de las divisas extranjeras. Los secuestradores les precisaron que tendrían que dejar el dinero en el recodo de la quebrada El Añil, frente a un improvisado lavadero de autos, adyacente a la Plaza Fabián de Jesús Díaz.

NORTE DE VALENCIA, ZONAS DE SECUESTRO

Todos temían que algún indigente de los que pululan por los caños  se quedara con el bolso. Sin embargo, sus temores se evaporaron cuando observaron dos patrullas cerca del arroyo. La tormentosa espera concluyó al amanecer cuando recibieron la última llamada. Un hombre que se identificó como empleado de la estación de servicio Bosqueserino, conocida como la bomba de Church’s Chicken, les dijo a través del auricular que fuesen a recoger a otro que le tocó dar “el paseo millonario”.

Trochas y veredas

El desventurado hombre durante su cautiverio logró enterarse de que los secuestradores en la zona norte de Valencia disponen de particulares corredores que les permiten enganchar a sus víctimas de manera expedita. Además de la guillotina de Los Colorados, escuchó a sus captores discutir, en un particular argot,  sobre  algunas inobservancias tácticas ocurridas durante la  aprehensión de una mujer en la calle 107, cerca del colegio Sagrado Corazón de Jesús, amplio pórtico sembrado de árboles, tramo  que los vecinos de la zona denominan “la esquina caliente”.

Los antisociales también debatieron sobre el rigor estratégico que extraviaron en el marco de la captura de un ciudadano asiático en la calle 107, frente a la clínica IEQ, lugar conocido por los habitantes de las residencias cercanas como el “pasadizo del infierno”.

NORTE DE VALENCIA, ZONAS DE SECUESTRO

 

La zaga de tortuosas experiencias constituye una modalidad de secuestro extorsivo de corta duración que algunos expertos distinguen como secuestro “light”, “express” o “paseo millonario”, un fenómeno que dispone de un abultado subregistro, pues la mayoría de los agraviados se abstienen de formalizar las denuncias. Sin embargo, el Director de la Policía regional y Secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Carabobo le salió al paso a ese endémico delito que tiende a incrementarse en la zona norte de Valencia.

Nota relacionada: Rescatada presunta víctima de secuestro en Naguanagua

El funcionario sostuvo que en 82 por ciento se han incrementado los índices de inseguridad en la zona norte de Valencia, que corresponde a los cuadrantes asignados a la Policía Municipal, especialmente en el área comprendida entre la urbanización Los Colorados hasta la urbanización Guaparo, donde las cifras de secuestro subieron 200 por ciento.

Alcántara atribuyó el fenómeno a la irresponsabilidad del alcalde de Valencia, Miguel Cocchiola, quien a pesar de haber incrementado en cuatro mil por ciento el impuesto inmobiliario, no ha adquirido una sola patrulla durante su gestión para neutralizar el auge delictivo que ha convertido al ayuntamiento valenciano en la zona más insegura de la región.

El ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, anunció que en los próximos días informará acerca de un plan nacional contra el secuestro y la extorsión, donde el estado Carabobo será una de las entidades priorizadas.


NORTE DE VALENCIA, ZONAS DE SECUESTRO

Del anonimato al estrellato

En los últimos meses los radares policiales se han posado sobre tres bandas de plagiarios, cuyos integrantes hasta hace poco formaban parte de anónimos y desconocidos predelincuentes, quienes antes de ingresar a la “Gran Carpa” de la criminalidad, se dedicaban al robo de bagatelas.

Los detectives de la Policía Científica que les siguen los pasos consideran que al norte de la capital carabobeña y en amplios sectores del municipio San Diego operan al menos tres grandes bandas. Una de las agrupaciones delictivas más prolíficas se le conoce como “Los Mañongueros”, cuyos primeros integrantes iniciaron su carrera delictiva en el sector Mañongo de Valencia.

NORTE DE VALENCIA, ZONAS DE SECUESTRO

Sus perseguidores estiman que en sus inicios durante un robo decidieron mantener sometida a la víctima y de allí comenzaron a perfeccionar la técnica. Ocho de sus miembros han sido abatidos en las últimas dos semanas. Presumen que otra banda estaría conformada por policías retirados y activos, pues utilizan chalecos antibalas, uniformes y radios portátiles.

Crimen sin castigo

Los denominados secuestros “express”, “light” o también conocidos como “paseo millonario” desde hace algunos años azotan diversas urbanizaciones de Valencia  y se materializan cuando una persona toma un taxi y de manera sorpresiva  el conductor frena el vehículo y recoge a uno o dos pasajeros que intimidan a la víctima.

 Luego empieza un recorrido por los cajeros automáticos, con el objetivo de que el pasajero retire la mayor cantidad posible de dinero de sus tarjetas de débito y de crédito hasta que sus cuentas queden con el saldo en rojo. En oportunidades los delincuentes se trasladan hasta las viviendas de los cautivos para apropiarse de objetos de valor y por último, si es posible, cobran algún rescate por liberarlos.

 Los funcionarios dedicados a perseguir y enfrentar las organizaciones delictivas dedicadas al secuestro sostienen que algunos jueces procesan a los delincuentes capturados bajo la figura de robo, por lo que los antisociales logran salir en libertad en pocos meses.


Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo