Sección

Algunas de las obras se encuentran en el suelo

En triste abandono plaza Andrés Pérez Mujica (167623)

Una de las piezas, “Águila Parcelaria”, ubicada a la entrada de la plaza, está en el suelo.

En triste abandono plaza Andrés Pérez Mujica (167623)

Lectura continuaLectura en colmunas

Valencia, febrero 22 (Silmari Rivas Rubin).- La plaza Andrés Pérez Mujica, de El Viñedo, conocida también como “Museo al Aire Libre” o plaza “Las Esculturas”, se encuentra absolutamente abandonada y algunas de sus obras están en el suelo. El equipo de este tabloide recorrió el sitio este viernes, en horas de la mañana, por lo cual constató las denuncias recibas en la redacción en torno a su desmejorado aspecto; después de haber sido uno de los espacios favoritos para el disfrute al aire libre de propios y visitantes.Las obras han perdido vistosidad, inclusive, las restauradas en 2010 por la actual gestión municipal, a través de la Fundación para la Cultura. Otras piezas están completamente en el suelo, como la escultura “Águila Parcelaria”, de Alexis Mujica, que fue develada en mayo de 1998, por el alcalde de entonces, Francisco “Paco”Cabrera. De acuerdo con lo observado, en el sitio faltan algunas esculturas, toda vez que hay varios pedestales sin nada encima. Una de las faltantes es “La Niña Mirándose en el Espejo” de la artista María Gamundi. Entre tanto, las piezas que aún permanecen en este espacio no están identificadas, para los visitantes es imposible conocer los datos de estas obras.Por si fuera poco, la grama de la plaza está seca en algunas partes, así como algunos árboles. La escultura que se asemeja a un corazón con espinas estaba este viernes rodeada de las ramas que han caído de algunos chaguaramos.El aspecto del museo al aire libre empeora por las noches, pasa a ser terrorífico, debido a la falta de iluminación y la poca vigilancia. Las lámparas no tienen bombillos y los grandes faroles ubicados a nivel del suelo sirven es de papeleras.Inaugurada en 1982 con 30 esculturasEsta plaza fue inaugurada en 1982, con 30 obras donadas por artistas de todo el país y de Centroamérica. Luis Herrera Campins, quien era el presidente de Venezuela para la época, vino especialmente a la apertura de este museo al aire libre, que nació bajo la asistencia de Florelina Mariño, una colombiana que dedicó parte importante de su vida al arte. Su nombre, “Andrés Pérez Mujica”, le fue colocado en honor a este artista valenciano reconocido a nivel internacional, creador de La Bacante, cuya réplica se encuentra en el sitio.