Investigan a dos policías de Machiques por muerte del cacique Romero (171386)
10:38 p.m. 14-03-13

Autoridades realizan allanamientos

Investigan a dos policías de Machiques por muerte del cacique Romero (171386)

Últimas Noticias/Prensa Ministerio Público

Caracas, 14 marzo 2013.- Dos efectivos de la Policía de Machiques, estado Zulia se encuentran detenidos por las investigaciones adelantadas para esclarecer la muerte del cacique yukpa, Sabino Romero. Según publicó el diario Últimas Noticias en su portal web, en la madrugada de este jueves se efectuaron diez allanamientos en diversas localidades de la Sierra de Perijá, la operación fue desarrollada por una comisión mixta integrada por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), Fiscalía General de la República, oficiales del Ejército e investigadores del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Fuentes extraoficiales afirman que los policías retenidos se apellidan Cárdenas y Romero. También aseguran que no se les ha podido vincular con el asesinato, pero continúan las investigaciones del caso. Solicitan medidas de protección para familiares El Ministerio Público solicitó medidas de protección para los familiares del cacique y dirigente indígena de la etnia Yukpa, Sabino Romero Izarra (44), quien murió tras recibir varios disparos el domingo 3 de marzo en el sector el Tokuko de Machiques en la Sierra de Perijá, Zulia. Las medidas de protección y seguridad, las cuales fueron solicitadas por el fiscal superior del estado Zulia, Richard Linares, están previstas en los artículos 21 y 42 de la Ley de Protección de Víctimas, Testigos y demás Sujetos Procesales. La solicitud del MP fue acordada por el Tribunal 1° de Control de esa jurisdicción. Las medidas consisten en el apostamiento policial permanente y en brindar asistencia de toda índole a los familiares de Sabino. La decisión fue tomada luego de una reunión sostenida en la sede del MP del Zulia, donde los hijos del cacique, así como su viuda y demás familiares, aceptaron que la policía los custodie.