Acribillan a mensajero dentro de un banco por 22 mil bolívares

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Caracas, 13 agosto 2014.- El asesino se sentó a su lado, le buscó conversación unos cinco minutos y luego, con ayuda de un cómplice, lo mató. Ignacio José Materán, de 49 años, recibió seis balazos mientras esperaba el turno para depositar 22 mil bolívares en un banco en la avenida Bella Vista.

La víctima se resistió a entregar la bolsa donde llevaba el dinero; se aferró a ella y luchó contra sus atacantes. Le dispararon hasta que aflojó los brazos. El cadáver quedó bocarriba en el pasillo, a unos dos metros de la taquilla.

La decena de testigos quedó estática. Ni vigilantes ni cajeros, ni gerentes, ni clientes se atrevieron a auxiliar a Materán o a detener a sus homicidas, quienes huyeron en una motocicleta modelo Empire color azul.

Una comisión policial inició el rastreo de los sospechosos, pero hasta el cierre de esta edición estaban prófugos. Las cámaras de seguridad grabaron sus rostros. La Policía espera identificarlos, elaborar sus retratos hablados y capturarlos.

Desprevenido

Materán quien trabajaba como mensajero desde hace 20 años en una joyería, llegó a la entidad financiera a las 12.00 del mediodía. Encadenó su bicicleta a una baranda del banco, entró y se sentó a esperar su turno. Un desconocido llegó unos segundos después, se sentó a su lado y entabló conversación, precisó un amigo.

Al acercarse al mensajero un segundo hombre empezó el forcejeo. Quien hablaba con Materán se levantó y también le jaló la bolsa, pero como no pudo disuadirlo, sacó el arma y le disparó cuatro veces.

Materán se cayó frente a todos. Como pudo, se levantó y continúo la pelea. Lo tirotearon dos veces más en el pecho. Al verlo morir, se acercaron, le quitaron el dinero, caminaron hacia la puerta y huyeron en su moto.

Los clientes salieron despavoridos del banco. Los obreros de la institución taparon el cuerpo con una bolsa negra y lo bordearon con unas sillas mientras llegaba la Policía.

Unos 15 oficiales y unos mensajeros motorizados arribaron a la sucursal financiera. Reconocieron a la víctima y le notificaron a sus jefes. Quienes se acercaron, lamentaron el crimen. Tenían 16 años trabajando con Materán.

Los conocidos de la víctima indicaron que vivía junto a su padre en el barrio 5 de Julio y que además de trabajar con la joyería, trabajaba particularmente con otras personas para realizar operaciones bancarias.

Al menos una hora el cuerpo se mantuvo dentro del banco, hasta que fue levantado por los funcionarios de la Policía científica.

José Luis Alcalá, director de Polimaracaibo, informó que los maleantes quedaron identificados por las cámaras de seguridad dentro de la institución y que serán encerrados próximamente. “El caso quedará resuelto en las próximas horas”, juró el jurista ante las cámaras de televisión.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir