Espacio Publicitario

Desayuno en la Redacción

domingo, 05 de noviembre de 2017

En la víspera de su solemnidad, el próximo lunes 13 de noviembre, la celebración litúrgica se realizará en el Forum, donde la Patrona se encuentra con la multitud de fieles

Adorar a la Virgen del Socorro es "llamado a la unidad"

(Foto: Gerald Aponte /)

Adorar a la Virgen del Socorro es "llamado a la unidad"

Marlene Piña Acosta

Notitarde.- Contemplar su tierna mirada y hermoso rostro en una conversación cercana para orarle, pedirle o encomendarse a ella, es una de las tradiciones de las festividades litúrgicas en honor a la Virgen del Socorro, manifestada en el Besamanos, que los fieles presenciaron en la Catedral de Valencia.

Antecede a la novena preparatoria para la ceremonia de su solemnidad el 13 de noviembre, cuando la sagrada imagen se encuentra con sus devotos, en un multitudinario acto, en el Forum, para regresar en procesión por la avenida Bolívar.

La celebración de las fiestas que se inician la última semana de octubre se llevan a cabo en su casa, la Catedral de Valencia, donde tiene su capilla, aunque la imagen baja de su nicho entre finales de abril y comienzos de mayo para el peregrinaje que acostumbra por diferentes parroquias eclesiásticas, pueblos o caseríos del estado Carabobo, en un recorrido que incluye instituciones educativas y hospitales. 

En la víspera de su solemnidad el próximo lunes 13 de noviembre, la sección Desayuno en la Redacción estuvo dedicada a las tradicionales fiestas de la Virgen del Socorro, Patrona de Valencia, que ha sido la primera imagen en Venezuela, coronada canónicamente en 1910, por aprobación de la Santa Sede, y recibir la Rosa de Oro, una alta distinción Papal, entregada en 2010, al cumplirse 100 años de su coronación.  

En una amena conversación, presidiendo la reunión una réplica de su imagen, se habló sobre los orígenes de estas ceremonias litúrgicas, y el desarrollo del programa 2017, que se inició el 29 de octubre,  a cargo de la Cofradía Nuestra Señora del Socorro. 

Actualmente se desarrolla la novena preparatoria, a las 3:00 p.m., previo a la gran fiesta litúrgica en el Forum, cuya celebración presidirá el arzobispo de Valencia, Reinaldo Del Prette Lissot, acompañado del Clero Arquidiocesano. 

“La Virgen del Socorro como ícono religioso de la ciudad, es un símbolo de una fe compartida”, aseveró el padre Pedro De Freitas, párroco de la Catedral, acompañado de Marina Giménez de Bencomo, presidenta de la Cofradía Nuestra Señora del Socorro, y de Leopoldo Fadul, primer vicepresidente de esta hermandad.

En el foro presentes estuvieron Gustavo Rízquez, director de Notitarde; Jorge Chávez Morales, sub-director; Karín Rivero González, editor-jefe; Marianela Rodríguez, editora de Ciudad; el reportero gráfico Gerardt Aponte y las periodistas Ana Pérez, Francis Tineo y Marlene Piña Acosta, quien presenta el trabajo. 

La significación que tiene para los carabobeños celebrar estas festividades en medio de las circunstancias actuales del país, marcó el inicio del foro.

La Virgen del Socorro a lo largo de los siglos se ha configurado y permanecido como símbolo de la Maternidad de la Virgen María, que a todos cuida. Por eso en las festividades hay un punto de encuentro.  

El padre Pedro De Freitas quiso antes dar las gracias a Notitarde por el apoyo que el diario siempre ha prestado para la promoción de la Patrona de Valencia, lo que abrió el conversatorio en el que resaltó la importancia de estas festividades para los carabobeños.

“Celebrar la misa de la Virgen del Socorro en medio de una situación actual, inclusive política, tan álgida como la que vivimos en los últimos tiempos, es un llamado a la unidad por encima de las diferencias”.

El párroco de la Catedral además expuso, “la situación actual del país y en concreto del estado Carabobo, es desde todo punto de vista atípica. Yo no recuerdo en el país una situación de tal gravedad como la que actualmente vivimos, dada la situación que en el campo existencial padece la población de forma generalizada, por el asunto de los costos, de la escasez de alimentos y medicinas, junto a otras cosas que ya conocemos”. 

Sobre ello manifestó que la Virgen del Socorro a lo largo de los siglos se ha configurado y permanecido como símbolo de esa Maternidad de la Virgen María, que a todos nos cuida, y a la que todos debemos de alguna manera, en algún momento, algo. 

“Por eso en las festividades de la Virgen del Socorro hay un punto de encuentro de todos los carabobeños católicos, independientemente de la visión y de la postura que ante esa realidad estamos viviendo en la vida del estado y del país”. 

“Esperamos como hijos de la Virgen, miembros de Cristo y la devoción a la Santísima Madre del Socorro en nuestra fe, nos motiven a buscar respuestas prácticas e inmediatas como aportes de nuestra específica identidad cristiana a la solución de los graves problemas que tienen el país. La fe no es para adormecerse, la fe suscita una respuesta, y la respuesta que debemos procurar es que en medio de la situación que vivimos con la mayor firmeza y paz posible, podamos construir una sociedad mejor”.

-¿Cómo se está desarrollando el programa de las festividades de la Virgen del Socorro?

Ya tuvimos el primer acto con la Misa Rociera, y realmente fue hermosísima -expresó Marina Giménez de Bencomo- Hubo mucha piedad y mucha alegría. Creo que empezamos bien, con gran optimismo, y esperamos la asistencia de todos los carabobeños a los actos solemnes, adicionó la Presidenta de la Cofradía.

El padre De Freitas agregó que independientemente de la crisis que se vive, el programa de la Virgen del Socorro, establecido desde hace varios años atrás, se va a cumplir, porque los principales protagonistas de la ayuda que se necesita para ello llega de instituciones públicas como la Alcaldía de Valencia y la Gobernación de Carabobo, con las cuales se han reunido y se ha garantizado el apoyo para esta actividad. 

“De manera que creemos, como lo acaba de decir Marina, que la participación de la feligresía es la respuesta que debemos esperar y que sea contundente. Hay una situación y es que la solemnidad corresponde celebrarla este año un día lunes, en el Forum, pero como ya sabemos la Alcaldía decreta la festividad de la Patrona de Valencia como día no laborable, lo que puede facilitar, en gran medida, que los fieles que quieran asistan a la eucaristía a las 10:00 a.m. Ese mismo día hay misas en la Catedral, a las 7:30 a.m. y las 4:00 p.m.,”, dijo el padre De Freitas.

El presbítero recordó que después de la solemne misa será la procesión desde el Forum hasta la Catedral por la avenida Bolívar, por lo que hay una variedad de ofertas para que los fieles puedan participar de uno u otro acto. “Pero es importante que los carabobeños participen, porque es la Patrona de Valencia, y de alguna forma es la fiesta de la ciudad. El día de la fundación de Valencia, el 25 de marzo, es importante, pero la festividad que más aglutina, en este caso, a los valencianos, es la de su Patrona que celebramos el 13 de noviembre. De manera que la dificultad del día de semana que corresponde la celebración de este año, esperemos que pueda ser superada. El año pasado correspondió un día domingo que coincidió con la clausura del Año Santo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco, y fue multitudinaria la asistencia a todos los actos, porque facilitó mucho el día”. 

Sin embargo, consideró importante que Valencia va adquiriendo la responsabilidad de responder a la convocatoria, y que a pesar del día en que caiga la fecha, el 13 de noviembre será celebrado por todos.

En cuanto a la movilización para el Forum el día de su solemnidad, el padre De Freitas adelantó que hay una decisión que en principio será de acuerdo a las posibilidades materiales que se tengan cubiertas por Transcarabobo, ya que la Gobernación se comprometió a apoyar con el traslado desde algunos puntos de la ciudad a la misa y con la seguridad. “Una vez que la Gobernación haya establecido con cuántos autobuses se puede disponer, se avisará con tiempo para movilizar a los fieles hasta el Forum, y para el regreso a estos puntos, pero es casi seguro que al menos dos o tres unidades saldrán desde la Catedral”. 

-¿Hay un mensaje central que la Iglesia transmitirá a los feligreses en la misa solemne?

De alguna manera -aclaró el padre De Freitas- el mensaje siempre es universal. Siempre responde al momento. Pero descansará sobre todo en la forma de cómo el arzobispo de Valencia, Reinaldo Del Prette, quien será el encargado de presidir la eucaristía, enfoque su homilía. Evidentemente que queda a discreción de él. Pero las fiestas del Socorro no suelen ir acompañadas de un determinado tema. Es la celebración de la Patrona de la ciudad, somos valencianos, y se trata precisamente de entender que en nuestros corazones vaya cada vez posesionándose más la idea de estas fiestas como la gran fiesta de la ciudad.

En relación a la permanencia en el tiempo de las festividades litúrgicas, Leopoldo Fadul recordó que a pesar de los inconvenientes, desde finales del siglo XVIII hasta el presente, nunca se han dejado de celebrar las fiestas del Socorro. “Ni terremotos, ni guerra, ni ninguna epidemia que ha atravesado la ciudad, han impedido que se celebren las fiestas. Hay un solo hecho, en 1918, el año de la gripe española,  por evitar el contagio no se celebró, pero fue el único año desde 1690 para acá”, relató.

A una pregunta sobre los orígenes de la primera celebración de las fiestas del Socorro, Leopoldo Fadul explicó que de acuerdo a la historia es una fiesta que le pidió el Rey de España al Papa en agradecimiento por la protección que la Virgen María tenía sobre la Casa Real. “El Rey pidió al Papado que le concediera el honor de una fiesta especial a la Santísima Virgen el segundo domingo de noviembre”. 

En cuanto a que las festividades se realizan bajo la advocación de la Virgen del Socorro, el padre De Freitas explicó que era una fiesta mariana en cualquiera de las advocaciones de la Virgen. “Era una fiesta que el Rey pidió para todo el reino de España, extendida a toda la península Ibérica y a todas las colonias que se tenían para entonces, por lo que el segundo domingo de noviembre había una gran fiesta. Y luego se celebraban evidentemente en todo el reino en las circunstancias propias con las advocaciones propias que se tenían. Es de suponer que la Virgen del Socorro, que es una imagen adquirida por la Cofradía del Espíritu Santo hace más de tres siglos, de alguna forma se posesionó de esas celebraciones y haya sido la imagen para presidirlas, en su momento”. 

Yo supongo -agregó Leopoldo Fadul- que como era la Real Cofradía porque tenía personalidad jurídica, aprobada por el Rey, por eso se acordó la Virgen del Socorro. 

En cuanto a la fecha de la celebración de su solemnidad el 13 de noviembre, Leopoldo Fadul precisó que obedece a la fecha de la coronación canónica de la Virgen del Socorro, ocurrida el 13 de noviembre de 1910. 

El presbítero adicionó que hasta los años 80, en Valencia, se celebraban las festividades de la Virgen del Socorro el segundo domingo de noviembre, porque trajo como consecuencia que quedaban atrapadas en una especie de vaivén, ya que no había un día establecido, con lo cual llegaron a decaer un poco. 

Además, recordó que monseñor Luis Eduardo Henríquez, con motivo de la celebración de los 75 años de la coronación canónica de la Virgen del Socorro, pidió al Papa para entonces Juan Pablo II, que en primer lugar renovara y certificara el Patronazgo de la Virgen del Socorro sobre la ciudad de Valencia, en segundo lugar se estableciera la fecha del 13 de noviembre para celebrar las fiestas litúrgicas, y en tercer lugar concediera a las fiestas de un oficio propio.

El presbítero afirmó que en el año  de 1985 se fijó para la celebración litúrgica el 13 de noviembre, que es la fecha de su coronación canónica. 

Padre Pedro De Freitas, párroco de la Catedral de Valencia.

Padre Pedro De Freitas, párroco de la Catedral de Valencia. 

Marina Giménez de Bencomo, presidenta de la Cofradía.

Marina Giménez de Bencomo, presidenta de la Cofradía.

 Leopoldo Fadul, primer vicepresidente de la Cofradía.

Leopoldo Fadul, primer vicepresidente de la Cofradía. 

Una de las tradiciones de las festividades es el Besamanos. Sobre sus orígenes, Leopoldo Fadul, recordó que la Virgen del Socorro viene de España, y en el sur de ese país, las mayores fiestas de la Virgen comienzan con un besamanos, que es colocar a la Virgen al alcance de los fieles para estimular la devoción. “Que la gente pueda acercarse, pedirle, orarle o encomendarse a ella”, describió Fadul.

La tradición no es nuestra -explicó el párroco de la Catedral- y antecede a la novena. Las fiestas comienzan el último domingo de octubre, sigue con el Besamanos, luego los oficios de la novena desde el 4 hasta el 12 de noviembre, el 13 es la solemnidad, y cierra el 19 con la Misa Criolla, refirió al explicar los cantos de las ceremonias litúrgicas.   

El Besamanos forma parte de la programación propia de las fiestas del Socorro desde 2010. 

Marina Giménez de Bencomo precisó que la incorporación de los nuevos cofrades, que se realizó este sábado a las 10 de la mañana, forma parte del programa. 

-¿Cuál es la labor de un cofrade?

Principalmente es promover la devoción a Nuestra Señora del Socorro -explicó Leopoldo Fadul- es el primer objetivo. En segundo lugar está la fraternidad cristiana entre los integrantes de la hermandad. Desde su fundación, la cofradía siempre veló por sus integrantes para que tuvieran el auxilio espiritual y material en caso de necesidad, enfermedad, muerte y otras circunstancias. También los cofrades se comprometen a colaborar económicamente con su cuota asignada y con su trabajo personal. Se necesita que los cofrades intervengan en muchas cosas de la cofradía. Que ayuden en la ejecución del trabajo. Uno llega a la misa o a la procesión, pero detrás de eso hay un trabajo grande que no se ve, pero que necesita de la integración de los cofrades, señaló Leopoldo Fadul. 

Las cofradías -agregó el presbítero- tienen una finalidad religiosa, pero como lo acaba de decir Leopoldo, y vale la pena recalcar, está la dimensión fraterna; inclusive subsidiaria de los cofrades. Se han caracterizado por mantener ambas líneas: la parte espiritual y la material.

En el caso de la Cofradía Nuestra Señora del Socorro la integran 750 miembros activos. 

Leopoldo Fadul explicó la diferencia entre un devoto y un cofrade. “Un devoto es una persona que tiene devoción a la Virgen o al santo, es una devoción personal, reza o prende su vela cuando quiere, en cambio un cofrade se compromete a aupar y mantener la devoción”.

La función del celador o celadora la explicó Marina Giménez de Bencomo. “Cada parroquia tiene que tener un motor de la cofradía. Es ese celador o celadora que funda su coro en esa parroquia y trabaja para las fiestas de la Virgen. Si es distante de la Catedral, celebran las fiestas en su municipio, aunque actualmente con la novena le corresponde a cada parroquia”.

El padre De Freitas recordó que desde 2010 se tomó la decisión de que la imagen original de la Virgen del Socorro saliera a visitar las parroquias antes de las festividades del día 13 de noviembre. 

“La peregrinación comienza después de Semana Santa, entre finales de abril y comienzos de mayo la Virgen del Socorro abandona la Catedral, y visita durante todos estos meses todas las parroquias de la Arquidiócesis que es todo el estado Carabobo, menos los municipios Puerto Cabello y Juan José Mora, que componen la Diócesis de Puerto Cabello”, recordó el presbítero.

“Este esquema comenzó desde la celebración del centenario de su coronación canónica. La Virgen del Socorro durante varios meses está fuera de la Catedral, visitando las parroquias, y luego las parroquias acuden a la Catedral. Devuelven la visita por zonas, en la novena, celebrando la misa, con representación de los fieles y sus párrocos para preparar de esta manera la gran fiesta. Cuando llegamos a la fecha de su solemnidad, la Virgen no es una desconocida. Se ha preocupado en visitar a sus hijos, y luego los hijos devuelven la visita a la Madre el día de su fiesta, en este caso el 13 de noviembre”, refirió el padre De Freitas.

-¿Qué se necesita para poder llegar a ser un cofrade, aparte de la fe?

La cofradía -especificó el presbítero- es un grupo religioso. Es fundamental que se entienda que la primera condición para ingresar a una cofradía, sea cual sea, es la devoción particular. Tiene que estar bautizado, hacer vida mínima cristiana, que le permita a esa persona poder participar en la vida de la Iglesia. Y tener la disposición. A la hora de la verdad mucha gente quiere ser cofrade, pero Leopoldo lo acaba de decir, la cofradía tiene trabajo, hay que ser un fiel devoto de la Virgen del Socorro,  promover su devoción, repartiendo las estampitas, haciendo publicidad de la programación. El trabajo de la devoción tiene una carpintería interna  muy grande”, explicó.

“La devoción al Socorro, a pesar de que es una devoción muy sencilla, no quita que tiene un trabajo muy grande. Por ejemplo, montar el Besamanos es un trabajo muy grande y en floristería fue enorme. El arreglo floral de este año fue magnífico, pero son horas de trabajo de personas que están allí, y de flores que hay que comprar a los precios actuales, y luego está todo el trabajo de la música. Existe un trabajo que permite que la festividad tenga ese esplendor y que debe ser en respuesta a esa devoción que se tiene a la Virgen del Socorro, pero por eso nos esforzamos”, señaló el padre Pedro De Freitas.  
 

Lucirá el traje de rosas (Ventana)

La Virgen del Socorro lucirá en su solemnidad, este 13 de noviembre, el traje de terciopelo negro tradicional con 200 rosas bordadas en punta de Asís, que le fue diseñado por Felipe Quintero y confeccionado por Teresita Quintero de Coletti, acompañada de un grupo de damas de Valencia.

El traje está inspirado en la Rosa de Oro que le obsequió el Papa Benedicto XVI a la Virgen del Socorro, con motivo de cumplirse los 100 años de su coronación canónica, en 2010, y colocada por el cardenal Jorge Urosa Savino en la misa solemne celebrada en la plaza de Toros de Valencia, el 13 de noviembre de ese año. El bellísimo vestido, que tardó más de un año el trabajo de bordado, lo estrenó el año pasado para la celebración de los 400 años de la Cofradía del Espíritu Santo y Nuestra Señora del Socorro. 

En la Cofradía se trabaja todo el año por aumentar la devoción a la Virgen del Socorro, por lo que en enero ya se tiene elaborado el programa con las distintas actividades, comentó Marina Giménez de Bencomo. 

En la actualidad, la cofradía tiene a disposición las plataformas sociales como Instagram y Facebook, y trabajan para abrir su página web, adicionó la presidenta de la hermandad. 

La devoción hacia la Virgen del Socorro se ha extendido a otras ciudades. Por ejemplo, en Chacao, Tinaquillo, Mérida y Maracaibo. “Es una devoción que tuvo una gran difusión”, sostuvo Leopoldo Fadul.

“El gran reto de Valencia y de la cofradía es recuperar ese espacio que la Virgen del Socorro tuvo en su momento, pero estamos trabajando en eso”, adelantó el padre Pedro De Freitas. 

Sin embargo, para el presbítero otro de los retos es hacer que las festividades ayuden en la construcción de la identidad cultural de la ciudad. “Desde que comenzamos esta programación en 2010, lo he planteado de esa manera, con un sentido de identidad de valencianidad de la ciudad. El Socorro debe ser el ícono no solo religioso, sino cultural como es en otras partes las devociones”, adicionó. 

Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo