Tiroteos en EEUU: En 2017 se tiñó de sangre un aeropuerto de Florida

Durante una balacera, un hombre mató a cinco personas e hirió a otras ocho, luego de llegar proveniente de Alaska.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Notitarde.- Era la 1:00 de la tarde del viernes 06 de enero de 2017, cuando un sujeto comenzó a disparar intempestivamente en el área de recolección de maletas del aeropuerto de Fort Lauderdale, en Florida, Estados Unidos.

Durante la balacera, el hombre mató a cinco personas e hirió a otras ocho, luego de llegar a la ciudad proveniente de Alaska y tras realizar una escala en Minneápolis (Minnesota). Dentro del equipaje que había facturado llevaba un arma de fuego.

Luego de entrar a la terminal dos del aeropuerto, en la zona de equipajes, entró a un baño para cargar el arma. Al salir, disparó indiscriminadamente contra los pasajeros que esperaban por sus maletas.

Tiroteos en EEUU: En 2017 se tiño de sangre un aeropuerto de Florida - Notitarde
La policía acordonó el área de equipaje de la terminal aérea de Fort Lauderdale / Foto: Cortesía

«Las personas comenzaron a gritar y tratar de salir por cualquier puerta que pudieran o a esconderse bajo los asientos. Él siguió acercándose, disparando al azar», contó un testigo, en aquel entonces, a los medios.

En un vídeo tomado instantes después del suceso se ve a la gente en estado de shock. Algunos de pie, otros en el suelo y al menos una persona desplomada con un charco de sangre junto a su cabeza.

Plenamente identificado

La policía identificó al agresor como Esteban Santiago, de 26 años, padre de un niño, nacido en Nueva Jersey y con pasado militar. De familia puertorriqueña y criado en la isla del Caribe, sirvió seis años en la Guardia Nacional de Puerto Rico y participó alrededor de un año en la misión de Estados Unidos en Irak.

Tiroteos en EEUU: En 2017 se tiño de sangre un aeropuerto de Florida - Notitarde
Esteban Santiago, de origen latino, venía sufriendo cuadro de esquizofrenia antes del ataque / Foto: Cortesía

Al volver, se trasladó a Alaska y se enroló en su Guardia Nacional. Al ser detenido llevaba una credencial militar. Testimonios diversos indican que tenía problemas mentales.

Más detalles del hecho

Un hombre llegó a ver cómo Santiago, con aspecto sereno, disparaba en la cabeza a otro y después sintió un golpe en su espalda. Descubrió que a él también le había disparado, pero no sangraba ni sentía dolor, porque la bala había sido detenida por la computadora que llevaba en la mochila. Unos segundos después, el homicida resultó arrestado.

Vestido con una camiseta de la película de ciencia ficción Star Wars, Santiago terminó detenido casi al momento y puesto a disposición de agentes del FBI. No había, en el momento, ninguna versión oficial de los motivos del ataque ni indicios de terrorismo, más se supo que el agresor actuó solo.

El tiroteo llegó a provocar instantes de pánico y carreras, por lo que las autoridades evacuaron a cientos de pasajeros.

Dos horas después del tiroteo, corrió el rumor de que había otra balacera en el estacionamiento de la terminal 2, lo que provocó una nueva fase de tensión con decenas de personas huyendo alteradas del lugar que, un tanto después, debieron evacuar por el borde de una línea ferroviaria, aunque unos minutos más tarde se conoció que el rumor resultó infundado.

El FBI le había sugerido tratamiento psicológico

Fuentes policiales declararon a The Washington Post que Santiago protagonizó un extraño episodio en Alaska el año anterior. Acudió a la oficina del FBI en la ciudad de Anchorage en un episodio de paranoia, porque supuestamente el Gobierno federal lo perseguía.

Incluso, dijo que la CIA lo forzaba a ver vídeos del Estado Islámico para controlar su mente. A partir de ahí, sólo se conoce que el FBI recomendó a las autoridades de salud locales que le prestasen atención psiquiátrica a Esteban Santiago.

De cualquier forma, después de su detención, a Santiago se le diagnosticó con esquizofrenia. En un principio se negó a tomar medicación y, más tarde, tomó los medicamentos por lo que su condición mostró mejoría. Así las cosas, se le consideró legalmente apto para un juicio.

Antes del proceso, los abogados de Santiago y los fiscales federales hicieron un acuerdo de declaración en el que el homicida se declararía culpable a cambio de una sentencia de cadena perpetua, para evitar la pena de muerte.

El 23 de mayo de 2018, Santiago se declaró culpable del tiroteo y, el 17 de agosto, se le condenó a cinco cadenas perpetuas consecutivas más 120 años de prisión sin libertad condicional.

Te puede interesar: Tiroteos en EEUU: Seis muertos y 14 heridos saldó la masacre de Tucson

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.