Al vaivén del Cabriales (05435454142)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

De cómo el caserío conformado por un puñado de indios Tacarigua y españoles colonizadores espantados de Borburata por los saqueos piratas, lograron hacer una ciudad que 460 años más tarde es la tercera de Venezuela, es una historia muy accidentada de logros y fracasos que hoy celebramos.

Nacida como era costumbre hispana, bajo la advocación mariana, la fundación de Valencia se pierde en conjeturas históricas y dudas sobre su fecha y quien fue realmente su primer fundador. Aunque se reconoce al capitán Vicente Díaz Pereira como el primer español en la zona, donde levanta un hato de ganado en 1553, la historia toma la versión del Obispo José Oviedo y Baños que en su obra “Historia de la conquista y población de la Provincia de Venezuela” (1723)  cuenta que el Capitán General de la Provincia, Alonso Arias de Villasinda ordenó a su pariente Alonso Díaz Moreno fundar el poblado de Nueva Valencia del Rey cuando ya el capitán Díaz moraba por esos predios. Por ello quedo Díaz Moreno como fundador de la nueva ciudad.

Lo que se llamaba Nueva Valencia del Rey pasó a ser Nuestra Señora de la Anunciación de Nueva Valencia del Rey, por lo cual los historiadores asumieron que la fecha fue un 25 de marzo, día de la Anunciación. Y el año registrado por Díaz Moreno, 1555. Posteriormente la ciudad adopta a la Virgen del Socorro como Patrona y cambia  su nombre a Nuestra Señora del Socorro de la Nueva Valencia del Rey. Así  se la conoció por siglos hasta que, en la constitución del Estado Carabobo de 1991 se la llama, sencillamente, Valencia. 

Los datos reales de la fundación de la ciudad reposaron por muchos  años en el Archivo General de Indias en Sevilla, pero se extraviaron cuando fueron trasladados al Archivo de Alcalá de Henares y un incendio causó la pérdida de éste y otros 150.000 documentos históricos más en  1939.

                                                    

 De hato a provincia

Documentos encontrados en la Catedral de Valencia y fechados en 1609 dan cuenta de los nombres de los primeros pobladores: Sebastián Ruiz, Andrés Hernández, Sebastián Díaz de Alfaro y Juan Fernández de Trujillo. La región era una vía de paso obligado entre la costa cercada de montañas y la zona central y occidental de la provincia. Su fertilidad la hacían sitio obligado de parada para aprovisionamiento. 

Lo que llamaban Valencia se extendía de la costa desde Cuyagua hasta la serranía al sur del lago de los Tacarigua. Por el este limitaba con Turmero y por el oeste con Nirgua. Los informes de la época dicen que había más de un millón de matas de cacao. El barón Alejandro von Humboldt describió en 1800 en sus crónicas de viaje lo amplio de la provincia, las trazadas calles de la ciudad, las vastas siembras de cacao, añil y algodón, así como la presencia de una población cercana a los 7.000 habitantes. 

El desarrollo portuario en Puerto Cabello desde 1798 lejos de hacer crecer a Valencia, provoco una migración hacia la costa y hacia Caracas, destino final del gran comercio. Para la época Valencia era una ciudad de planta cuadricular a partir de la Plaza Mayor, con casas bajas, techos de bahareque y edificios públicos como el Cuartel, la Casa Consistorial, la Iglesia y el Hospital de la Caridad. 

De acuerdo a Don Guillermo Mujica Sevilla, último cronista de Valencia, el Cabildo sesionaba en la Casa Consistorial, situada en la esquina de la calle Colombia, frente a la Plaza Bolívar. Tenía en su fachada una  Virgen de la Anunciación de Valencia y otra del Rey de España. Era una casa de dos pisos con techo de tejas y alero que se conservó hasta 1926, cuando fue derribada para construir un Palacio Municipal que fue derribado en los años 80 para levantar otro que nunca se construyó.

Valencia estuvo adscrita a la provincia de Caracas desde 1555 hasta 1825. En ese período colonial la ciudad sufrió en 1561 el arrase invasor del “Tirano” Lope de Aguirre y en 1677 la quema del ayuntamiento y parte de la ciudad por piratas franceses. 

                                             

Valencia rebelde

Cuando los sucesos independentistas de 1810 los valencianos no estaban convencidos de unirse al movimiento criollo pero ven una oportunidad de supremacía y por eso su representante principal Fernando Peñalver llega a proponer mudar la capital de la provincia a Valencia. En 1811 la ciudad se rebela contra la República, regresando a su fidelidad de más de dos siglos por la monarquía. Luego de  sofocada la rebelión y con una Caracas asolada por las tropas realistas, Valencia es declarada capital de la Confederación de las Provincias Unidas de Venezuela el 9 de enero de 1812. En febrero se reúne el Congreso en la Casa de La Estrella. Las tropas de Monteverde se encargan de acabar con esta primera República. 

En 1814 ocurre el episodio más terrible con la toma de Valencia por parte de José Tomas Boves, quien irrespetó los términos de la rendición, pasando por las armas a los valencianos mientras sus esposas veían horrorizadas la matanza para luego ser violadas. Valencia se desquitaría de tal humillación el 24 de junio de 1821 cuando Venezuela obtuvo su libertad en el campo de Carabobo y Valencia fue sede del cuartel del Libertador Simón Bolívar.

Seis días después, se creó en Valencia el primer Concejo Municipal de la era republicana. Ese mismo año se firma la Constitución de Cúcuta, que unificó al Virreinato de la Nueva Granada con la Capitanía General de Venezuela en una sola nación: la Gran Colombia. José Antonio Páez es el jefe militar y civil de Venezuela, y manifiesta su desacuerdo con esta unión. Ya vivía el general en Valencia y es en esta ciudad donde nace el movimiento de La Cosiata, que promueve la separación de Venezuela de la Gran Colombia, lo cual logran en 1830 cuando un Congreso Constituyente reunido en Valencia proclama la autonomía del país. Así, Valencia fue capital de Venezuela por segunda vez.

En 1858, Julián Castro, gobernador de la provincia de Carabobo, se alza contra el gobierno del presidente José Tadeo Monagas y la llamada Revolución de Marzo derroca a Monagas. La Convención convocada en Valencia hace a la ciudad capital de Venezuela por tercera y última vez.

 

Aires modernos

Según un censo realizado en 1879 Valencia tenía 16.430 habitantes. La llegada del Ferrocarril Inglés en 1883 saca a la rural ciudad hacia la modernidad. Cubría la ruta Valencia-Puerto Cabello. Comenzaron a llegar migraciones de italianos, alemanes, españoles por ese puerto. En 1892 el General Antonio Guzmán Blanco eleva el “Colegio de Estudios Superiores” que tenia 4 carreras universitarias desde 1854  a “Colegio Federal de Primera Categoría”, abandonando su antigua sede en la Casa de La Estrella y mudándolo al Convento de San Francisco. Se construye el Capitolio de Valencia, el Teatro Municipal y se erige el monolito en la Plaza Bolívar. 

 En 1878 comienza la actividad industrial cuando Domingo Antonio Olavarría funda la empresa Telares de Valencia. En 1892, Joaquín Crespo convierte el Colegio Nacional creado por José Antonio Páez en la Universidad de Valencia. Con tecnología alemana, en 1894 comienza a funcionar el Gran Ferrocarril de Venezuela, en la ruta Caracas-Valencia. En 1904, Cipriano Castro clausura la Universidad de Valencia, pasando a cumplir funciones como Colegio Nacional de Varones y luego como Liceo “Pedro Gual”.

Para comienzos del siglo XX los límites de la ciudad ya no estaban en San Blas y en la Av. Guzmán Blanco, como se llamaba a la actual Av. Bolívar. Comienza a expandirse hacia la Michelena y hacia Camoruco. Entre 1910 y 1950 se fundan industrias que van haciendo el nido para lo que los años 60 seria la creación de la Zona Industrial de Valencia, la más poderosa del país. Las urbanizaciones avanzan en el norte de la ciudad y las colonias europeas impulsan el comercio. Para 1950 Valencia ya tenía 100.000 habitantes.

En 1955 la celebración de los 400 años de Valencia fue un gran impulso a la vialidad y la construcción de obras civiles. La llegada de las transnacionales inyectó a la bucólica ciudad aires cosmopolitas y fomentó el desarrollo de clubes y restaurantes. Las décadas siguientes fueron de crecimiento económico y demográfico. Presidieron el Consejo Municipal personalidades como Conchita Gallo, Armando Celli y Argenis Ecarri, entre otros demócratas que hicieron su aporte a la ciudad. Para el año 1990 Valencia contaba con más de 900.000 habitantes.

                                           

 Valencia a futuro

La llegada de un gerente innovador y laborioso como Paco Cabrera dio a Valencia el lustre que merecia. La actividad cultural y el Metro fueron, entre otros, su legado a la ciudad. La proyección de él era hacer de Valencia una ciudad 20/20 para el año 2020. Lamentablemente el país sacudido por una revolución y las malas gestiones municipales posteriores, han sumido a Valencia en problemas que ya parecían superados.

Con todas las condiciones para ser una gran ciudad, Valencia en sus 5 municipios reúne ya a 2.283.035 habitantes, la tercera más poblada de Venezuela. Los valencianos celebran el aniversario recordando mejores tiempos pasados y esperando vientos de cambio que den calidad a su hábitat.

 

[email protected]

Twitter:@charitorojas

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir