Albersidades

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La Plaza Drácula

Me voy a permitir copiar de una enciclopedia virtual algunos rasgos históricos de Cristóbal Mendoza, en honor a quien lleva su nombre un hermoso espacio urbano de nuestra ciudad, en la Urbanización “El Viñedo” (O llevaba, si otra de las extravagancias de nuestro pintoresco gobernador prospera) Para mayor sencillez en el lenguaje he transcrito a continuación un fragmento de la popular “Wikipedia”.

Y cito: “En enero de 1807 Cristóbal Mendoza fue elegido alcalde de primer voto del Cabildo de Barinas, pero el coronel Húngaro y Dusmet se opuso al nombramiento, alegando el parentesco de Mendoza con los miembros del Cabildo; finalmente, en marzo de 1808, la Real Audiencia le dio la razón a Mendoza. Por este tiempo enviudó por segunda vez. Al estallar el movimiento del 19 de abril de 1810, fue uno de los primeros en sumarse a la causa de Caracas. El 5 de mayo de ese mismo año, se organiza una Junta de Gobierno en Barinas, de la cual Mendoza es vocal secretario. Posteriormente, para representar la provincia de Barinas en el Congreso Constituyente de 1811, son elegidos diputados, entre otros, Cristóbal y su hermano Luis Ignacio Mendoza. El 5 de marzo de 1811 el Congreso lo designa a la cabeza del Triunvirato Ejecutivo que ejercería el gobierno del país.” Es decir, que Cristóbal Mendoza fue el primer presidente que tuvo Venezuela, ni más ni menos.

Muy bien seleccionada fue esta plaza para honrar a este prócer de la Independencia. Cuenta la ya venerable urbanización donde se asienta con otros espacios urbanos de gran belleza y calidad: La llamada “Plaza de las Esculturas” y el “Boulevard Humberto Celli” que honra a un luchador por la democracia en los arduos tiempos posteriores a la dictadura de Pérez Jiménez, cuando la guerrilla, auspiciada y apoyada por el régimen cubano, mantenía en zozobra a la población con su terrorismo.

A pesar de su magnífico diseño urbano, El Viñedo fue castigado por la avidez comercial y la permisividad de las autoridades municipales. Debo decir aquí que acepto mi cuota de responsabilidad en tal desaguisado, como parte de la Comisión de Planeamiento Municipal que lo aprobó siguiendo los estudios técnicos realizados que, en parte, lo justificaban por la presión ya existente. Sus hermosas viviendas, obra de arquitectos venezolanos y de otros, inmigrantes europeos, algunos sin títulos que los acreditaran como tales, pero no por ello de menor valor arquitectónico, fueron convertidas en restaurantes, cafés, ventas de automóviles, clínicas o farmacias. Otras demolidas para dar paso a edificios de oficinas y otros usos (alguno que otro sobrepasado de área)

Y así fue deteriorándose ese sector de la ciudad, otrora ejemplo de buen urbanismo y riqueza en espacios verdes. Al parecer, el excéntrico y faramallero mandatario pretendió renombrar a la plaza con el tétrico nombre de “Drácula”; un personaje de la historia torturador y asesino, déspota y desquiciado. Cualidades, si se pueden llamar así, muy propias por cierto, de la élite que conforma los órganos del poder actual. Ha utilizado el nombre del siniestro personaje para bautizar flotas de viejos autobuses, ya desaparecidas, o para amenazar con el “Carro de Drácula” a quien no se pliegue a sus caprichos. Dada la fama del histórico personaje, a quien se le atribuyó hasta el gusto por la sangre humana, supone uno que el lugar a donde llevará el fatídico vehículo será el mismísimo infierno. Por fortuna, el Sr. Lacava oyó las oportunas críticas de los valencianos preocupados por la ciudad.

[email protected]

@peterkalbers

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.