Espacio Publicitario

Cultura

domingo, 17 de septiembre de 2017

“Diario de una espía” es su tercer proyecto literario

Amanda, la niña escritora de imaginación infinita

(A Plus/)

Amanda, la niña escritora  de imaginación infinita

Valencia, 16 septiembre 2017

Notitarde.- Amanda Alejandra Alvarado Avendaño es una niña que no pasa desapercibida, debido a su estilo muy personal de usar boinas y sobre todo por su pícaro comportamiento. Ella es conversadora, su vocabulario es rico y su imaginación infinita, como resultado de su afición a la lectura; y ese mismo hobby la ha convertido en una virtuosa escritura con tan solo 11 años de edad. 

A todas partes lleva lo que esté leyendo en ese momento; y no le atrae el formato digital, porque “no es lo mismo”. Para el momento de esta entrevista había leído 52 libros y nos había apuntado por las cuatro caras de una hoja ministro los títulos que ha tenido en sus manos, siendo el más reciente  “El regreso del caballero de la armadura oxidada”. Por la computadora lee nada más historias relacionadas con series. 

confabulario 17 sep

Cuando de escribir se trata, prefiere hacerlo de noche en su habitación y se va muy tarde a la cama, después de teclear por buen rato, a pesar de que su madre, Alfrella Avendaño, la convida a dormir, pues debe levantarse a las 5:45 de la madrugada para ir al colegio. Le cuesta, lógicamente, pararse al día siguiente, pero -confianza- se echa agua en el rostro y se activa enseguida. 

 

Su tercer proyecto literario 

“Diario de una espía” es su tercer proyecto literario, primero comenzó a escribir “Un ángel sin alas”, que piensa retomar para culminarlo; y más pequeña aún dibujó  un cómic a mano, el cual atesora.

Nos adelantó que desarrolla la historia de una espía adolescente de baja autoestima que debe aprender a manejar ambas vidas; sin embargo, conforme avanza la narración la protagonista supera muchas cosas y  aprende  a confiar en sí misma.

confabulario 17 sep

“Un ángel sin alas”  tiene previsto concluirlo ahora que cuenta con una computadora, porque la comenzó por la tableta pero le resultó muy incómodo; y no es atractivo para ella escribir a mano, lo mismo que le gusta dibujar mas no pintar. 

Su estilo es sarcástico y en sus relatos hay coherencia y bastante descripción, conforme pudimos leer en su monitor. “Diario de una espía” está narrado en primera persona y Amanda se inspira en su entorno colegial, en sus compañeros y amigos de aula, para dar continuidad a esa historia llena tanto de personajes valientes como asustadizos. 

 

-¿Adónde quieres llegar?

-Bueno, hay tres carreras que me gustan: Periodismo, diseño gráfico y animación gráfica. Sobre todo me gusta la animación gráfica, porque -a pesar de ser algo tedioso y difícil- permite llevar a los niños a un mundo diferente lleno de fantasía.

Además, Amanda ha creado números personajes  y guarda apuntes de un  vídeo  sobre dibujos animados,  el cual buscó  por YouTube para aprender sobre la técnica, desarrollo y desenlace. “Mientras escuchaba el vídeo iba anotando”.

confabulario 17 sep

 

-¿Qué encuentras en la lectura?

-Primero que nada, me encanta escapar del mundo real a través de la lectura, me parece mega divertido. Me gustan los libros como el de “La princesa que creía en cuentos de hada”, donde representan  cosas de la vida cotidiana, como cuando dice que una rana tenía miedo a saltar por temor a que otras lo hicieran mejor que ella. Me gusta mucho leer porque leer abre muchas puertas, me gusta imaginar todo lo que leo y meterme en la vida de otros personajes, como una frase que leí: Los lectores viven mil vidas.

 

-¿Cuál género literario te gusta más?

-La narración, sobre todo de humor y fantasía. Me gustan mucho los libros de Armando José Sequera, un venezolano, del que adoro como escribe porque le pone mucho chiste; y adoré su novela “Papá el escritor”. También me ha gustado mucho la colección “Cuatro amigos y medio” y recuerdo que el primero que leí me encantó porque es narrado a través de un perro. 

confabulario 17 sep

 

Una madre orgullosa 

“Cuando ella estaba muy pequeña, que todavía no sabía leer, hacía historias a partir de las ilustraciones que veía en los libros. Era una cosa impresionante. Cuando comenzó a leer, una vez que culminó el tercer nivel de educación inicial, una abuela que tiene de corazón, vecina nuestra, le regaló su primer libro: Amanda con sus cien patas anda. Desde entonces no para de leer; y más adelante su papá (Amado Alvarado) le regaló un libro titulado Salchicha, con el que además la ayudó con las entonaciones”, comentó su madre. 

Amanda estudia en el Colegio Valle Verde, ubicado en el conjunto residencial homónimo, donde pronunció un emotivo y extenso discurso de fin de año escolar, en julio pasado; y en esa misma institución cursará la educación media. Amanda quiso sacar provecho a sus vacaciones escolares, fue así como pidió a sus padres que la inscribieran en un taller de caricatura por dos semanas. 

Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo