Análisis: ¿Por qué Venezuela no es Noruega?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 

Publicado el Domingo, 26 enero 2014 08:55 am en Destacados, Opinión

La prestigiosa revista The Economist creó en 1986 el famoso índice Big Mac. Según este índice  a enero de 2014, hay dos países con monedas claramente sobrevaloradas: Noruega y Venezuela.

 

El índice Big Mac ha ido teniendo durante los años cada vez más aceptación como una referencia rápida para intuir qué divisas pueden estar sobrevaloradas o infravaloradas. Sin embrago, esta semejanza entre ambas monedas, no necesariamente significa que la economía venezolana disfrute de los mismos indicadores económicos de Noruega.  Veamos por qué Venezuela no es Noruega.

 

Desde la muerte del presidente Hugo Chávez, se reabrió el debate sobre la gestión económica y social de Venezuela y sobre los aspectos positivos y negativos de la revolución bolivariana  y o la validez del socialismo del siglo XXI. La gran mayoría de los economistas académicos de las mejores universidades del mundo  coinciden, tal como lo afirma Guru Huky, editor de Gurusblog,  “que a estas alturas, debatir sobre si capitalismo o socialismo, izquierdas o derechas, es un cliché que hace tiempo ha dejado de tener sentido y simplemente tanto unos como otros son unas banderas que algunos enarbolan para mantener a los políticos de turno en el poder a cuenta del resto de los ciudadanos”.

 

Todos estamos de acuerdo en que debemos tener como objetivo que la mayoría de la población tenga la mejor salud, educación y mayor nivel de vida posible. Siento decirlo pero esto no se logra ni con revoluciones bolivarianas ni con capitalismo salvaje e imprimiendo dinero de forma ilimitada. Esto se logra simplemente gestionando bien los recursos y no despilfarándolos.

 

El periodo Chávez es un periodo de datos económicos y sociales contradictorios, reducción importante de la desigualdad y la pobreza pero a la vez importante aumento de la inseguridad y los asesinatos, dos indicadores que no suelen ir precisamente correlacionados. Por otro lado el PIB per cápita ha crecido menos que el resto de países de la zona a pesar del boom en los precios de petróleo. Datos que se mantienen a la fecha y con mayor profundización.

 

Quizás los venezolanos nos deberíamos preguntar no sólo qué es lo que ha fallado en el periodo Chávez sino qué han hecho mal en los últimos 60 años y sobretodo:

 

¿Por qué Venezuela no es Noruega?

En 1950 Venezuela era el 4º país del mundo con mayor PIB per cápita, con $7.424 sólo lo superaban los EEUU, Nueva Zelanda y Suiza, y el PIB per cápita de Venezuela era muy superior al de Noruega que no llegaba a los $5.000.

 

Sesenta años después la evolución de la riqueza en ambos países no podría haber sido más diferente. El PIB per cápita venezolano lleva 60 años estancado alcanzando en 2012 los $13.200 dólares. No se ha llegado ni a doblar el que se disfrutaba en 1950. En cambio el PIB per cápita de Noruega casi se ha multiplicado por 10, alcanzando US$ 55.300, y estamos ante dos países cuya principal fuente de riqueza es el petróleo. Algo habrán hecho mal los venezolanos y algo habrán hecho bien los noruegos.

 

[datos-venezuela-vs-noruega] Cómo se puede ver en los datos estamos ante dos países con ciertas características similares. Son países con pocos habitantes teniendo en cuenta la amplitud de su territorio. Sin embargo obviamente no hay que ser un lince para darse cuenta que por su posición geográfica y aunque ambos cuentan con partes del territorio bastante inhóspitas, Venezuela debería contar con mayores fuentes de riqueza que Noruega, tan sólo centrándonos en la fertilidad de sus tierras.

 

En cuanto a petróleo, ambos tienen una producción de crudo similar, 2,4 millones de barriles día para Venezuela casi 2,1 millones para Noruega, en 2010. Sin embargo el potencial petrolífero de Venezuela es muy superior al de Noruega y que se estima que cuenta con más de 209 mil millones de barriles de crudo de reservas, tiene casi 7 veces más reservas de petróleo por habitante que Noruega, además que es de señalar  que existe un agotamiento de los yacimientos maduros del Mar del Norte, en Noruega. 

 

Y sin embargo, en todos los indicadores económicos y sociales Noruega sale mucho mejor. Noruega es un país mucho más igual que Venezuela, índice Gini de 25 vs 39, el gasto público de Noruega es superior al de Venezuela, pero sin embargo Noruega tiene un superávit del 15,2% y Venezuela un déficit del 17,5%. La inflación en Venezuela superó el 55% en 2013, enNoruega fue del -0,2% y en cuanto a salud, sólo hace falta ver el ratio de camas de hospital por habitante, 1,3 en Venezuela y 3,52 en Noruega.

 

¿Revolución Bolivariana con líderes mesiánicos? ¿Capitalismo salvaje con endeudamiento ilimitado? No gracias, lo que yo quiero es que los recursos se gestionen bien y de forma eficiente. Venezuela no es Noruega y lo tendría todo para poderlo ser.

 

Noruega reunió a sus mejores economistas y financistas para que los ingresos que recibe no se malgasten y el día en que se termine el petróleo, pueda seguir siendo un país próspero. Así crearon en 1990, el Fondo Gubernamental del Petróleo de Noruega, en el que se deposita el excedente de riqueza producida por los ingresos derivados del petróleo, para dar a los ingresos del petróleo un manejo coherente con los objetivos de largo plazo de la política económica. Al 30 de septiembre del 2013, el valor del fondo era de 4.714 mil millones de coronas noruegas (590 mil millones de euros), sosteniendo 1,05 por ciento de los mercados bursátiles mundiales. El fondo sostiene el 2,15 por ciento de las reservas europeas, es decir que es el más grande propietario de valores en Europa. Solo con un rendimiento de 5% anual de dicho fondo, Noruega recibe la suma de US$ 40.000 millones anuales.

 

La gestión de su riqueza petrolera es considerada un éxito económico y social. En Noruega, la riqueza del oro negro ha alcanzado a toda la sociedad. Lo confirma el sociólogo Jon Eric Dolvik: “Integrar en la economía doméstica noruega la economía del petróleo; lograr que repercutiera positivamente en la gente corriente y, al tiempo, fuera un negocio global, ha sido para nosotros un logro brutal; el petróleo se ha convertido en una gran fuerza productiva, en una bendición”.

 

En la década de los 70 el venezolano, Juan Pablo Pérez Alfonso, fundador de la OPEP, señalaba: “Dentro de diez años, dentro de veinte años, lo verán: el petróleo nos traerá la ruina… El petróleo es el excremento del diablo.”

 

En fin dos visiones muy distintas en el uso de la riqueza petrolera y en la manera de generar bienestar a la población.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir