50 años después de Selma sigue viva la lucha por la igualdad en EEUU

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Washington, 6 marzo 2015.-  Aquella mañana de domingo de 1965 se pusieron sus mejores galas para que todos vieran que los afroamericanos que reclamaban sus derechos civiles no eran una turba de violentos. 600 manifestantes querían marchar aquel 7 de marzo desde la ciudad de Selma a Montgomery, a 80 kilómetros de distancia y capital del estado de Alabama. Pero la la policía blanca reprimió brutalmente la marcha por la igualdad de derechos en este estado del sur. 

Medio siglo después, el primer presidente estadounidense afroamericano visitará la ciudad: Políticos, activistas y miles de ciudadanos recordarán mañana sábado el "domingo sangriento" de Selma, entre ellos Obama y el ex presidente George W. Bush. 

Para muchos afroamericanos la elección de Obama como presidente ha sido un enorme paso adelante. Pero "no podemos olvidar que las cicatrices y la mancha del racismo sigue profundamente arraigada en la sociedad estadounidense", advertía a "USA Today" el defensor de los derechos civiles John Lewis, de 75 años, que aquel 7 de marzo de 1965 se encontraba en la primera fila de la manifestación. "Tenemos aún un largo camino por delante. No hemos alcanzado nuestro objetivo", dice el hoy diputado en el Congreso por el partido demócrata. 
De 535 diputados en el Congreso, sólo 46 son negros. Desde 2010 algunos estados gobernados por el Partido Republicano introdujeron nuevas leyes electorales que según sus críticos dificultan el acceso a las urnas a las minorías étnicas, a estudiantes o a los pobres, la mayoría votantes de los demócratas. En 2013 el Tribunal Supremo anuló parte de la ley electoral para evitar la discriminación en determinados estados. 

Y en la vida cotidiana son muchos quienes siguen experimentando la discriminación: el año pasado la muerte a manos de la policía de un adolescente negro en Ferguson, en el estado de Missouri, desató la ira. Y no fue un caso aislado, opinan muchos afroamericanos. 

"Que 50 años después tengamos que volver a librar la misma lucha me hace preguntarme hasta dónde hemos llegado realmente", decía Harriet Richardson en una entrevista con dpa en 2013. La afroamericana también estuvo en Montgomery en 1965. Entonces estudiaba en Pennsylvania pero viajó a Alabama tras el "domingo sangriento" para protestar. 

Cien años después del fin de la guerra civil en Estados Unidos, la segregación de blancos y negros era un pilar arraigado de la vida en los estados del sur. Por ejemplo, las autoridades de Alabama negaban a los afroamericanos el registro en las listas electorales. Y precisamente contra eso protestaban los activistas en Selma en marzo de 1965. 

Pero no llegaron lejos. En el puente Edmund Pettus los esperaban policías a caballo, armados con porras. Además, ciudadanos blancos estaban al borde de la carretera, insultando y escupiendo a sus conciudadanos negros. 

Cuando los líderes de la protesta, los activistas John Lewis y Hosea Williams, se negaron a dar marcha atrás, el sheriff Jim Clark ordenó el ataque. En medio de nubes de gases lacrimógenos, los policías golpearon a los manifestantes indefensos que intentaban huir. "Pensé que iba a morir en ese puente", recuerda Lewis. Decenas de personas resultaron heridas, algunas de gravedad. 

Y todo el país lo vio, pues la televisión estaba allí. Aquellas escenas, que pueden volver a recordarse ahora con la producción de Hollywood "Selma", desataron la indignación en todo el país. Miles de activistas, estudiantes, representantes de todas las religiones y razas acudieron a Selma para seguir protestando. Otra marcha el 9 de marzo, encabezada por el icono por los derechos de los negros Martin Luther King, aumentó la presión a Washington. 

El presidente Lyndon B. Johnson tuvo que reaccionar. Entonces prometió una ley que garantizará el derecho a votar a todos los ciudadanos estadounidenses. "Sus peticiones deben ser también las nuestras. Pues no sólo los negros, sino todos debemos superar esa paralizante herencia de intolerancia e injusticia", dijo el 15 de marzo ante el Congreso. 

El 21 de marzo King marchó, protegido por la guardia nacional y agentes del FBI, con 25.000 hombres hacia Montgomery. 

Y el Voting Rights Act, la ley que garantizaba el derecho electoral, entró en vigor en agosto de 1965. Johnson fue el último presidente estadounidense que se refirió públicamente a los afroamericanos como "negros". 

"Selma está ocurriendo ahora", dijo el cantante John Legend en la entrega de los Oscar el pasado febrero al recoger la estatuilla por la mejor canción "Glory" y recordar la injusticia que sigue presente: la Voting Rights Act por la que entonces lucharon los activistas está hoy en peligro. "Selma está ocurriendo ahora, porque la lucha por la justicia es ahora", dijo Legend. "íSigan marchando!" 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir