Así torean las manadas a los choros de Valencia (Fotos)

Ante la falta de transporte los peatones se congregan para eludir a los pandilleros

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Manadas - notitarde
Trabajadores caminan agrupados hacia la avenida Bolívar Norte. Foto: Robert Mogollón.

Notitarde.- Las pequeñas manadas inician sus tímidas marchas desde El Trigal hasta la avenida Bolívar, dispuestas a sortear en la travesía a los patoteros que acechan.

Cerca de ocho empleados que laboran en el Centro Comercial Patio Trigal suelen congregarse a las tres de la tarde. De allí inician la caminata que los lleva de regreso a casa.

Antes de emprender el peregrinaje las mujeres cambian sus tacones por sandalias todoterreno. Los hombres conforman la infantería y las damas, en la retaguardia, ensayan con su cara de vinagre.

Recuerdan que al caer el sol salen a la calle los primeros pandilleros dispuestos a esquilmar a todos aquellos solitarios peatones.

Manadas - notitarde
La lluvia obra a favor de los peatones porque los ladrones en moto desaparecen. Foto: Robert Mogollón

El pasado miércoles la policía municipal atrapó a cuatro patoteros. Miembros de dos manadas diferentes los enfrentaron y los pusieron en fuga. Los detuvieron cuando corrían por la Autopista del Este, cerca del Distribuidor El Trigal.

La falta de transporte público provoca que la mayoría de los comercios y oficinas laboren hasta las tres de la tarde. La mayoría prefiere tentar a la suerte que pagar 20 mil bolívares por subir a una perrera.

Manadas Vs robateléfonos

La solitaria avenida Bolívar Norte que hasta hace algún tiempo fue la más transitada, provoca que apresuren el paso. La pertinaz lluvia obra a su favor porque los motorratones se largan. Temen derrapar en el lance.

Dicen que en la adversidad se conocen los amigos. En su cotidiano infortunio han aprendido a protegerse.  La manada se dispersa al llegar a la estación del Metro.

Manadas - notitarde
Peatones caminan alerta para evitar los asaltos. Foto: Robert Mogollón.

Se dirigen al sur de Valencia.  Allí deben encarar a otros pandilleros quienes con gran destreza meten sus manos en los bolsillos para hurtar los teléfonos.

Los delincuentes aprovechan el caos del servicio subterráneo para desaparecer entre la multitud. Una vez en la estación Palotal, deben eludir un último infierno antes de llegar a casa.

Esperan contar con la fortuna de conocer a algún delincuente del barrio que les suministre un salvoconducto.

También te puede interesar: ¡Pilas! Resucitaron los patoteros en Valencia

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.