¡Ay papá! Las cachaperas se fueron de Campo Carabobo

Trabajadores que aún se observan en uno y otro quiosco dijeron que para ellos es imposible mantener sus negocios abiertos. Solo pueden ofrecer un poquito de uno u otro producto, debido al alto costo del cuero de cochino para la elaboración del chicharrón, del maíz para las cachapas y del queso.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Cachaperas 1
Las cachaperas de Campo Carabobo fueron negocios con cualidad de anclaje turístico que desaparecieron producto de la depresión económica. Foto: Junny Sánchez

Notitarde.- En la parroquia Independencia, específicamente en adyacencias del inmortal Campo de Carabobo y en Chirgüita, frontera con el estado Cojedes, se acabó el principal incentivo turístico. Se trata de las famosas cachaperas, chicharroneras y casaberas, ubicadas en el margen de la carretera que conduce a los Llanos.

Lo que fue parada obligada para degustar una suculenta cachapa con queso de mano o con chicharrón, acompañada del mejor papelón con limón, ahora es ranchería perdida a la vera del camino; diversos problemas que confrontan los habitantes de este sector han hecho crisis, incluso en la parte agrícola donde se produce la materia prima para elaborar las cachapas y el casabe, tales como maíz y yuca.

Trabajadores que aún se observan en uno y otro quiosco dijeron que para ellos es imposible mantener sus negocios abiertos. Solo pueden ofrecer un poquito de uno u otro producto, debido al alto costo del cuero de cochino para la elaboración del chicharrón, del maíz para las cachapas y del queso. También el hampa los tiene a puertas cerradas.

Luis Tiberio, con 46 años ofreciendo chicharrón y cachapa en la zona de Chirgüita, dijo que para él es muy triste ver cómo se acabó el negocio familiar con el cual levantó a sus hijos. “En mi puesto de trabajo vendía cachapa con chicharrón y queso de mano. También tenía hallaquitas, café, casabe y las frutas que cosechaba en mi conuco. Pero mire usted, de eso solo me quedan el recuerdo y estas cuatro paredes que ya casi se me caen encima”.

El humilde trabajador terminó su relato diciendo que no pierde la esperanza de volver a ver su quiosco con el fogón ardiendo y sus mesas llenas de comensales. “Pido una manito a los gobernantes para que nos ayuden a reabrir nuestros puestos de trabajo, que eran parada obligatoria para quienes visitaban Carabobo”.

En el recorrido por la zona, conocimos que el hampa se ha encargado de alejar a los trabajadores del campo, lo que ha mermado la producción de hortalizas, tubérculos y frutales. Esa acción unida a la “guerra económica” deja huellas profundas en el ánimo del campesino local cuyas hijas e hijos han emigrado a otras latitudes

Las ventas de limón, naranja, aguacate, maíz, yuca, lechosa y carne de cochino, al igual que las cachaperas y casaberas, desaparecieron. Ahora sus dueños aparecen en vídeos filmados en Colombia, Chile, Perú, Brasil y otros países de este continente donde viven situaciones que todo el mundo conoce y que será materia tal vez de otra reseña en estas páginas.

Solo diremos por el momento que hay la esperanza del regreso a estos predios productivos. Aquí los esperamos, confiados en que sí regresarán a sus tarantines, adonde los carabobeños acudirán a degustar los sabores de la gastronomía frugal de las cachapitas y juguitos naturales de la región.

Las cosas van a cambiar, hay un plan de la patria y un sueño a largo plazo para convertir Venezuela en potencia, y en el marco de ese desempeño esperamos nuevamente la vendimia integral de nuestros deliciosos productos en el Campo de Carabobo.

También te puede interesar: Diáspora convirtió a varios hogares en cascarones vacíos

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
VIASemanario Notitarde
FuenteAlecia Rodríguez
Compartir