Bachaqueo en vivo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Aquellas largas colas de carros parecía que no se acababan nunca. De dos y tres cuadras. Me pareció extraño que terminaran delante de una bomba cerrada. Pero como hace tanto tiempo que no conduzco, no estaba en la jugada. La bomba abriría alguna vez y la gente que hacía la cola podría llenar su tanque.

No había gasolina, pero cuando hubiese, tampoco serviría para que se transportasen los tachirenses. La mayoría del combustible va para Colombia, en una operación que por mas colas que se hagan y mas tiempo que aparentemente se pierda, logra que el bachaquero gane por cada tanque dos millones de bolívares al otro lado. 

Eso ha hecho que gran cantidad de  choferes encuentren mejor pasar gasolina que  taxear o conducir camioneticas o autobuses. Seis millones de bolívares diarios, multiplicado por treinta hacen mucho para el presupuesto familiar. Cada vez hay menos taxis por la calle. 

Y usted me dirá. Bueno, pero ¿no hay una guerra feroz en este país contra el bachaqueo y el contrabando, no solamente de  gasolina, sino de otra cantidad de bienes que se  producen en Venezuela?

Bueno sí, pero eso es lo que llamo yo  una guerra  de declaraciones. Declara el presidente, declaran los gobernadores, Vielma Mora, del Táchira y Arias Cárdenas, del Zulia, los estados donde el problema es mayor, diciendo que "esto" se va a acabar, que van a chequear hasta la última camioneta, carro o camión, los dobles fondos, los choferes que se la pasan en eso, los aficionados a la vida  agitada de la delincuencia , etc, etc. Pero, por una módica suma ( 100 Bs. por guardia) según  me explican, uno pasa lo que sea.

Aunque al ciudadano común  le pase al revés. Cuando va a Colombia, lo que sea que compre le sale superrecontra caro  y cuando lo trae, está expuestos a la sobre vigilancia ya las molestias de las alcabalas. 

Porque hay un doble rasero. A los amigos de la revolución (aquí ser rico no es malo) ni con el pétalo y a los enemigos, con todo el peso de la ley.

¿Y por qué los tachirenses del común son el enemigo? Porque hicieron una de las protestas más duraderas y terminantes de la historia moderna del país, y porque tienen entre ceja y ceja el establishment chavista, al que agreden cuando pueden de una manera levantisca y hablan, pero malísimo . 

En el interior del país, además, se resiente como el gobierno trata a toda costa de concentrar los servicios en la capital, para evitar las explosiones sociales que cree que son capaces de llegarle  a Miraflores. En las ciudades de la provincia se repiten las quejas amargas  por  los días que pasan sin luz, sin agua, sin comida, sin gasolina, sin repuestos y sin medicinas.
En un cuento que no es del Táchira, sino del Sucre, todavía se  recuerda con asombro, como "los malandros y sus familiares" cerraron un día las tres salidas de la ciudad ( la cuarta es por el mar) y  enfrentaron a la policía con efectividad, sin que los ciudadanos de bien pudiesen transitar, ya que las esquinas   estaban llenas de hombres armados amenazantes y el aire, de tiros.
Es la misma ciudad, donde se negocia en directo con los asaltantes la devolución de los carros robados, porque la policía nunca sabe, nunca encuentra y nunca busca.
Ese mismo caso en Táchira es visto como un delito con crecimiento exagerado, producto de la interacción empresarial de las mafias de la frontera. Es uno de los ejemplos de  como el estado venezolano se vuelve inexistente, tanto en el control de los robos multimillonarios a vehículos, como el transporte ilegal, que ya describí, del combustible.

Estos casos, que acabo de vivir en un fin de semana de esos que uno se sale de Caracas, a ver si se respira un aire más limpio, son la muestra de la disolución de la legalidad institucional, gracias a la ineficiencia, corrupción e  indiferencia de  los funcionarios públicos  socialistas .

En cuanto a respirar mejor, evidentemente sí  lo logré. La dulzura de la relación humana, de la amistad en las montañas venezolanas, sigue incólume a pesar de tanto enfrentamiento, tanto acoso,  tanto encono del gobierno central. Allá están, con su corazón intacto.

Lucy Gómez (*)

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir