Bicentenario de la primera Batalla de Carabobo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Tema que abordamos con los estudiantes de la U.E. María Auxiliadora el miércoles 28  de mayo, cuando exactamente se cumplieron doscientos años (bicentenario) de esta acción bélica entre las fuerzas patriotas y el ejército de la corona española. Agradézcole a Gloria de Rumbo, Directora de la Casa de la Cultura, y a la Secretaria de Cultura del Gobierno de Carabobo por su gentil invitación para así compartir con los jóvenes para rememorar esta importante fecha.
La primera Batalla de Carabobo fue comandada por Simón Bolívar (igual que la segunda), quien la dirigió desde la segunda línea de combate junto con los generales Santiago Mariño, José Félix Ribas, comandante de la caballería y la reserva, Leandro Palacios y Diego Jalón mandaban sus respectivas divisiones. En la primera línea, bajo la responsabilidad del General Rafael Urdaneta, figuraban los Coroneles José Francisco Bermúdez por el ala derecha, Manuel Valdez por el ala izquierda y Florencio Palacios por el centro.
De esta manera había organizado su ejército el Libertador para atacar al enemigo ese 28 de mayo de 1814. Ese enemigo (los realistas) se dispusieron para el combate en una posición defensiva favorecida por la topografía del terreno. Se habían situado de tal manera que a sus espaldas tenían como protección la serranía de Las Hermanas (montañas que dividen la sabana de Carabobo y la de Taguanes – Cojedes), por el lado izquierdo se apoyaban en un bosque y en una pequeña altura donde estaban 200 cazadores, a la derecha también había un terreno elevado ocupado por cazadores, al centro lo ocupaban dos regimientos, la infantería ubicada en las alturas y la caballería en terreno plano. Poseían 6 piezas de artillería y 5 fueron colocadas al centro.
Así estaba desplegado el ejército español al mando del General Juan Manuel Cajigal: "Sumaba 6.000 hombres, por la forma como el enemigo se había organizado no podía ser flanqueado ni tomado por su espalda, sino por otro ejército que obrase en combinación, mas no por el que le hacía frente en la sabana". Todas estas ventajas del terreno para el ejército realista no le van a servir de mucho porque ante el arrojo, disciplina y la contundencia de la estrategia de ataque concebida por el Libertador, desbloquearía de manera fulminante aquella defensa.
El Coronel Leandro Palacios, Francisco Carvajal, Manuel Cedeño, José Tadeo Monagas y Diego Jalón actuaron en forma destacada en combinación con la caballería e infantería para desordenar las tropas enemigas, destrozarlas y provocarles una huida aparatosa y atropellada por los caminos de Tinaquillo y El Pao. En el campo de batalla dejaron los realistas 500 fusiles, 7 piezas de artillería, numerosos caballos, 1.100 prisioneros y otros útiles de guerra. De la persecución del jefe realista Cajigal se ocupó el General Urdaneta por orden de Bolívar, pero no pudo ser atrapado a pesar de que le persiguió por cinco kilómetros después de Tinaquillo.
Un experto militar juzga la estrategia empleada así: "La maniobra patriota para el ataque de Carabobo es lo que se conoce como ruptura del centro, seguida de una explotación sobre él a la derecha y la reserva enemigas. El ataque se ejecutó frontalmente, vista la imposibilidad para ejecutar una maniobra de ala, debido a la circunstancia señalada, de que el enemigo tenía sus flancos protegidos por accidentes del terreno".

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir