BID: niños de la calle, uno de los mayores problema de América Latina

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 25 de octubre de 2014.- El Banco Interamericano de Desarrollo pintó este viernes un panorama desolador en América Latina al aludir a millones de menores de edad en las calles.

En la región, no menos de 46 millones de niños menores de seis años carecen de acceso a la educación y la sanidad pública.

Es imposible resumir las causas de estos males que golpean por igual a las favelas de Río de Janeiro, los “ranchos” de Caracas o las comunas de Medellín.

Pero los expertos señalan que la educación y un cambio profundo en la aplicación de las políticas públicas son fundamentales.

Reunidos este jueves en la ex capital brasileña, una docena de expertos en infancia vulnerable de toda América Latina debatieron estrategias para atajar problemas como la indigencia infantil, el abandono escolar o la lucha contra el consumo de drogas.

“La pobreza forma parte de la riqueza de otros”, aseguró el mexicano Ricardo Fletes, de la Universidad de Guadalajara, que estudió la miseria infantil en el estado de Jalisco, en el noroccidente mexicano.

Señaló que un foco prioritario de los gobiernos de América Latina debería ser la lucha contra la pobreza de los niños y adolescentes de entre cero y 17 años.

“Esa es la edad en la que sus necesidades deberían estar cubiertas por el Estado”, indicó al citar datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El organismo indica que en México hay 21 millones de menores de 18 años en situación de pobreza, 4.7 millones de ellos dentro del rango de pobreza extrema.

La baja renta no es el único ?y en ocasiones ni siquiera el más importante- motivo por el que los jóvenes quedan aislados socialmente, sino que también influyen cuestiones como el abandono escolar, muchas veces ligado a un sistema de enseñanza excluyente.

Escuela

“El sistema educativo sigue siendo un embudo: preocupa no tanto que entren, sino que no salgan de la escuela. Los cambios que habría que hacer más fuertes están a nivel de los maestros”, apuntó a su vez Norma del Río, de la Universidad Autónoma Metropolitana de Xochimilco.

Añade que la escuela es habitualmente un sitio lleno de obligaciones y constricciones, “en lugar de ser un espacio de convivencia, desarrollo y ciudadanía”.

Los expertos añaden además una estigmatización social que son producto de estereotipos y políticas públicas erróneas.

Drogas

La brasileña Rita Cavalcante Lima, profesora de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y especialista en estudios sobre el impacto del uso de drogas, explicó que un consumo temprano de las drogas no es sinónimo de adicción y, por lo tanto, de exclusión.

“La edad de inicio de uso de drogas en Brasil es entre 10 y 13 años, dependiendo de la droga”, dijo.

Pero estudios muestran que los adictos al crack en Brasil son en su inmensa mayoría mayores de 30 años, lo que hace replantear algunas cosas, explicó.

Este tipo de datos, que manejan expertos y analistas que trabajan sobre el terreno, deben tenerse en cuenta a la hora de formular políticas públicas, o se corre el riesgo de criminalizar a sectores enteros.

Debido a que “se cree que hay muchos niños traficantes en Brasil está en debate la disminución de la edad mínima de encarcelación de 18 a 16 años”, indicó, mencionando un asunto que fue abordado en la campaña presidencial y creó una gran polémica en el país.

Represión

Los datos también apuntan a una mayor represión por parte de las fuerzas del orden en los sectores más desfavorecidos, incluso entre los niños.

En Brasil al menos una docena niños menores de 12 años ?todos ellos de comunidades desfavorecidas- murieron en operaciones policiales en las favelas de Río de Janeiro desde 2007, según datos de la ONG local Río de Paz.

Una situación similar se extiende a otros países de América Latina, como Argentina, según la profesora Valeria Llobet, de la Universidad Nacional de San Martín.

“Uno de los fenómenos es el llamado ‘gatillo fácil’: entre 950 y dos mil 300 menores de 30 años murieron en Argentina entre 2003 y 2013″, dijo Llobet, que denunció que policías corruptos usan a jóvenes de barrios marginales como ?empleados? para el tráfico de droga o robos.

“Los barrios marginales de las grandes ciudades se han convertido en imágenes ilegibles para la acción estatal”, indicó, al denunciar que las políticas públicas se focalizan en la represión, en lugar de la prevención.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir