Buscando la sensatez perdida

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

-Buenos días, señor farmaceuta, ¿puedo hacerle una consulta?

-Sí… como no, dígame, ¿qué quisiera saber?

-El doctor Pedro Téllez me diagnosticó un cuadro agudo de insensatez y me mandó un tratamiento intensivo pero…

-¿Pero qué?

-No sé, tengo mis dudas. Siento que el efecto es muy lento y me da pena seguir molestando al doctor. ¿En esta farmacia tendrán algún remedio para la insensatez?

-Por supuesto que sí. Pero debe entender que lo mejor es seguir las prescripciones facultativas…

-¿Las qué?

-Quiero decir, debe cumplir las indicaciones de su médico.

-Es lo que estoy haciendo… pero me gustaría un resultado más rápido. Sería el mismo tratamiento pero lo quiero más acelerado y menos complicado. Écheme una ayudita.

-La verdad, no acostumbro hacer esto, pero como usted me parece una persona seria, voy ayudarlo. Déjeme ver su tratamiento para buscar algún remedio que se ajuste a sus necesidades (le da un vistazo al récipe). Ok, la única advertencia es evitar fármacos degenéricos.

-Entonces si me puede conseguir algo…

-Cómo no, amigo, tenemos pastillas, inyecciones, jarabes, pomadas, inhaladores y hasta supositorios para recuperar la sensatez.

-¿Cuál me recomienda?

-Lo más fuerte que tenemos es un concentrado de sensatez de Los Guajiros, pero es muy inestable. Mejor pruebe con algo menos riesgoso. Por ejemplo, un suero de equilibrio mental.

-No, qué va, eso es para muchachos desordenados y buscapeos, prefiero algo más intenso.

-Hay un jarabe hindú para la prudencia y el discernimiento correcto, y también un colirio japonés para ver la vida en todas sus dimensiones, que es muy bueno para evitar meterse en problemas innecesarios.

-Ya los he probado y me producen alergia. Necesito algo diferente.

-Entonces debe probar con ampollas de Especulina de 500 mg, especial para infecciones de tracalería crónica. Son buenas para recuperar el buen juicio y la solidaridad con el prójimo.

-No, qué va. Se las han puesto a bachaqueros y camioneteros, pero el efecto dura muy poco y terminan volviéndose inmunes.

-Tenemos parches de sentido común, fáciles de aplicar y muy prácticos. Cómodamente usted recibe la dosis necesaria. 

-No me gusta pegarme cataplasmas en el cuerpo…

-Podría ensayar con cápsulas masticables de calma y cordura. La gente las busca mucho.

-No, me han dicho que son adictivas. Quisiera algo menos dañino.

-También tenemos dietas para la insensatez mórbida, pero los clientes se quejan porque les produce estados de ansiedad. Yo le recomendaría el Ultra-Pro, para la armonía sicosomática.

-¿Es un producto nuevo?

-No, ya tiene tiempo en el mercado, pero acaba de salir una nueva fórmula mejorada que evita efectos secundarios y elimina los remordimientos.

-La verdad que ya estoy cansado de probar con distintas terapias. Esa medicina que me acaba de recomendar en fórmula renovada me parece interesante. ¿Cómo se administra?

-Su única presentación es en supositorios.

-¿No son incómodos?

-Me parece que no, hasta ahora ningún cliente se ha quejado, por el contrario han vuelto a comprarlos. Lo único es que no se recomienda en personas impacientes y agresivas…  

-Como hace uno para no molestarse con semejante recomendación, ¡mucho cuidado si pretende burlarse de mí!

-No señor, por favor, trato de ayudarle a encontrar lo que necesita.

-Bueno… si son efectivos podría probarlos… ¿son muy caros?

-Mire, por tratarse de usted, que me ha caído simpático, no le va a costar nada. Le voy a dar una muestra gratis.

-Está bien, pero me los entrega discretamente y bien envueltos, que nadie se dé cuenta y mucho cuidado con decirle algo a alguien…

-Tranquilo, puede contar con mi absoluta confidencialidad.

-Me los llevo… pensaba en romperlos y beberme el líquido, pero mejor me los fumo. ¿Qué le parece?

-Lo que usted decida señor. Ah, y no se preocupe, no son inflamables.
 

Periodista. Escritor.

E-mail:[email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir