CAP fue preso por menos que un café pequeño

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
CAP
Foto: Jeickson Portillo

Carlos Andrés Pérez, durante su segundo periodo como Presidente de Venezuela, fue acusado por malversación y peculado relacionado con la partida secreta del Ministerio de Interior de aquel entonces. Entró en juicio y fue privado de libertad por el manejo indebido del enorme monto de Bs.250.000.000, y se dijo que fue un duro golpe a la corrupción. Cierto eso o no, así ocurrió. El Presidente en función fue destituido y apresado.

En la actualidad, ese monto, aún obtenido de forma lícita, no le alcanzaría a nadie ni para comprar un café pequeño en la panadería ya que con una y otra reconversión eso sería hoy el absurdo monto de Bs.S.2,5 (dos bolívares soberanos con cincuenta céntimos). Una cantidad, que en medio de la hiperinflación que nos afecta por causa de las reiteradas y desacertadas medidas económicas gubernamentales, no alcanza ni para comprar un huevo de gallina.

Es de entenderse, entonces, las protestas que se despiertan en distintos puntos del país. Trabajadores y pensionados, hombres y mujeres, profesionales y no profesionales reclaman, por causa del poder adquisitivo tan debilitado y que no se soluciona con la simple emisión de nuevos billetes; y porque, además, ese no es el único problema que padecen.

La gente está cansada de sentirse burlada. Y esto es un sentimiento generalizado, que se acentúa al ver un deterioro de todo a su alrededor y con situaciones como cuando por días carece del servicio eléctrico, afectando sus labores domésticas pero también al comercio y la producción; o bien, cuando con esfuerzo debe aportar para comprar agua al camión cisterna porque el vital líquido, por días, no llega al hogar; en ocasiones solo le toca es esperar que un día llegue. Por otro lado, estando en medio de esa circunstancia, si tiene vehículo, se da cuenta de que el subsidio a la gasolina, que siempre fue un beneficio para todos, ahora se convirtió en un instrumento para presionar a quien no tenga el carnet, ya que si no tiene carnet no le van a subsidiar más. Acuden los venezolanos, no con la alegría de quien recibirá un beneficio sino con la frustración de quien ve quebrantada su voluntad solo para evitar lo que pareciera una sanción. Esto, sin hablar del susto por el aumento en los impuestos, que es otro elemento a considerar.

En este punto, ya no es cuestión de sueldos solamente; es el reclamo por medicina, comida, estabilidad emocional, la posibilidad de adquirir una vivienda como resultado de su trabajo, garantías para el emprendimiento, seguridad para la familia, tener paz, percibir justicia, sentirse en libertad. En esencia, lo que se reclama en cada protesta es el respeto al principal derecho humano, el derecho a la vida y vivir dignamente.

Bs.S 2,5 malversados fueron suficientes para iniciar un juicio en otro tiempo. ¿Se haría lo mismo si el hecho ocurriera ahora? No tengo respuesta, solo sé que la gente sufre y reclama. “Liberación y respiro enviará Dios a su pueblo”, declaró un personaje bíblico. Y yo digo, por causa del pueblo, del cual soy parte: Que sea pronto, Señor.

Jeickson Portillo, Secretario Nacional de Organización de EPC

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.