¡Crimen pasado! El chamo murió en la maleta y se alborotó el país

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
El secuestro del adolescente conmocionó al país en el año 1973. Fotos: redes.

Notitarde.- En los tiempos de 1973 una banda de muchachos de Caracas tenían la costumbre de secuestrar para tener dinero.

El tema era fácil para el tiempo, secuestrar a un muchacho de una familia adinerada y pedir dinero para poder comprar drogas. El kilo de cocaína estaba en 200.000 mil bolívares y era la más buscada.

La famosa banda buscaba un muchacho cada fin de semana para de esta manera darle un susto. El susto consistía en llevarse al muchacho, lo drogaban con unas pastillas para dormir y ya.

Venían y llamaban a la casa y pedían el rescate, los casos que habían sucedido no habían alborotado a nadie. Uno de los secuestrados antes del «chamito» era Ulises Urbina le habían quitado 100 mil bolívares a la familia.

Urbina vivía en una de las urbanizaciones más cotizadas de Caracas y estaba en la mira de los «patoteros del este». Los mismos lo querían secuestrar, Urbina venía con su chaqueta de jean y cien bolívares en efectivo. Fue despojado del dinero y de la chaqueta despertó lejos de la capital pero con vida.

Se les fue de las manos

Los famosos patoteros eran hijos de empresarios, los mismos tenían siempre el «salvoconducto» sellado. Salían de los problemas de una vez y nadie tenía que ver con ellos. Era aquel tiempo del dólar a 4.30, con una Venezuela que era el tercer país que más fumaba cigarrillos en el mundo. Aparte era una de las naciones donde más se bebía añejo.

Nadie pensó que esos famosos secuestros eran para conseguir dinero para comprar drogas. La misma pasaba por los sonados caminos verdes hasta llegar a la capital.

Allí era donde estaban los verdaderos compradores del «polvo alucinógeno» y los que pagaban más. Nunca los patoteros pensaron que el caso se iría de las manos.

El chamito de 13 años salió de su casa y se lo llevaron. El tratamiento era dormirlo para que no golpeara la maleta del carro.

De allí llamaban a la familia para amedrentar y cobrar el rescate luego al chamo lo dejaban lejos de Caracas. Los secuestradores lo dejaban en cualquier lugar y se iban a La Guaira con su cargamento.

Esa vez lo planeado pasó al contrario, no contaron con que el carro tenía un defecto y a la maleta llegaba humo. El escape del carro daba exacto a la maleta, cuando abrieron el chamo no estaba dormido, había muerto.

Los patoteros prefirieron cobrar el rescate, armar el drama para que la familia cayera y listo. Con el dinero en el bolsillo dejaban al muchacho pero este estaba muerto. El caso salió y la familia pagó.

Siempre buscaban hablar con la mamá del adolescente, esta la podían dominar más rápido que al papá.

El alboroto del país

Venezuela veía la violencia de lejos, aun consideraban que el país no sabía lo que era violencia. Salvo las golpizas de los fines de semana,  y uno que otro que moría pero este caso estremeció al país.

Pero el caso hizo que las ediciones de los diarios pusieran a los mejores periodistas a buscar la verdad. Pero cuando se dieron cuenta de los nombres de los «patoteros» algunos se arriesgaron a publicar.

La efervescencia del país que estaba buscando la noticia y la verdad. A diario Venezuela se veía estremecida por el crimen. El chamo apareció muerto y cambió la historia de todo.

La policía se aplicó

La Policía Técnica Judicial activó a los mejores para el caso.

La Policía Técnica Judicial buscó a los mejores, de allí estos empezaron a tejer la verdad. Pero pocos pudieron hacer con los apellidos y el «poder económico» de las familias de los implicados.

Te puede interesar: John Travolta estuvo en Valencia en los años 80

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.