Charleros valencianos se marcharon a otras naciones

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Los charleros se han ido de la ciudad y están en otras latitudes, los que quedan luchan pro continuar en ese negocio. Fotos: El Impulso/La Verdad

Notitarde.- Pocos son los charleros que quedan en la actualidad en Valencia, la mayoría se fueron a otro país.

Lo que fue un negocio hace unos años para algunos; y un dolor de cabeza para otros pasó a la historia en la ciudad. La mayoría de los que vendían caramelos, chucherías y hasta esponjas para fregar se largaron y están en otras latitudes.

Fueron muchos los factores -según Julio Ortega- uno de los charleros sobrevivientes en Valencia. Resaltó ortega que la falta de efectivo afectó todo en principio luego ligado a la crisis del transporte les cerró las puertas a los pocos que estaban.

“Unos están en Perú, otros en Ecuador, algunos en Colombia y hasta los que cantaban están en España”, comentó. Ortega dijo que mucha gente vendía y hacía dinero, pero ya no era negocio estar en Valencia.

“Todo nos afectó”

Los charleros se fueron uno a uno y quedan pocos que como Ortega solo les quedó el TransDrácula como tarima. “Solo nos quedó el TransDrácula, no a todos nos dejan subir y hay que cazar los que vienen vacíos. Eso es ahora una dura lucha en la ciudad”, agregó.

Ortega dijo que muchos pasaron trabajo en otro país, pero que aquí ya habían pasado bastante. “Aquí los charleros pasan trabajo, este trabajo es duro, no es fácil”.

Comprar y vender ya no rinde

Una de las tareas diarias de los que vendían chucherías era comprar y vender. Pero ya pocos tenían efectivo y ya no era negocio. “No es igual que los que cantan o venden algo que ellos mismos hacen; los que vendemos chucherías no las vimos muy duras”.

¿Volverán los charleros?

Entre tantos planes que hay en la actualidad se desconoce si los que se fueron regresen. “La mayoría en otro país siguieron vendiendo chucherías, solo se adaptaron al idioma”, resaltó.

“No todos van a hacerlo, aun falta muy efectivo por conseguir”, manifestó.

La charla buena y la charla mala

La diferencia de las charlas para conquistar el público sigue siendo un dilema. Para Ortega la charla buena vendía; pero más de uno venía a amedrentar a los pasajeros y se conocío eso como la charla mala.

“La charla buena debe ser excelente y de esa manera puedes vender; pero habían algunos que con lentes oscuros amedrentaban a la gente solo para que le comprara caramelos”.

Te puede interesar: ¡Sigue la nostalgia! así están de olvidados los viejos cines

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.