Cierran planta de la estatal Venezolana de Cementos (2199088)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Puerto Cabello, julio 17 (Yrvis Reyes Marcano).- Desde el 30 de mayo se acabaron las operaciones de la planta de la estatal Venezolana de Cementos, ubicada en el sector Las Tablas del municipio Puerto Cabello.

La raz?n es que los terrenos donde est? instalada la empresa, incluso desde antes de 2008 cuando fue expropiada por el Gobierno Nacional y pertenec?an al grupo Cementos Mexicanos (Cemex), al parecer tienen un misterioso due?o que nadie conoce, y que ha pedido el desalojo de la planta.

Con el cierre de la planta se quedar?n sin trabajo 35 padres de familia, que en algunos casos tienen hasta 20 a?os laborando para estas empresas en ambas administraciones.

Carlos Mu?oz, secretario de actas del Sindicato de Trabajadores de la empresa Cemex Venezuela en el estado Carabobo (Sintracevensa), detall? que a pesar de tener una producci?n de 300 metros c?bicos diarios de concreto, y de contar con m?s de 20 clientes tanto p?blicos como privados, se ha tomado la decisi?n arbitraria de parar la empresa.

Mu?oz relata que ya en el pasado cerraron la planta ubicada frente a la termoel?ctrica Planta Centro, y con este nuevo cierre ser?a la octava procesadora de la empresa en todo el pa?s que cierra por cualquier excusa, por lo que insisten en que el tema sea investigado por alg?n ente gubernamental.

“Los representantes de la empresa nos traen unas cartas de renuncias para que las firmemos, y nosotros no estamos renunciando; adem?s el dinero que nos est?n ofreciendo no corresponde ni al 20% de lo que nos toca por todos los a?os de servicios que tenemos aqu?”, precis? el dirigente sindical.

Agreg? que como medida de presi?n les han ido quitando los servicios b?sicos en su puesto de trabajo, como el agua y la energ?a el?ctrica, transporte, y los ba?os est?n da?ados, por lo que pr?cticamente los tienen “como indigentes”.

En la actualidad se est?n desmontando las estructuras de la empresa. Sin embargo, los empleados aseguran que no van a dejar que se lleven las maquinarias, ya que si eso pasa, los van a dejar en la calle y nadie va a responder por sus puestos de trabajo.

Misi?n Vivienda es prioridad

Los trabajadores de Venezolana de Cementos aseguran que uno de los principales usos del concreto que producen es la construcci?n de soluciones habitacionales de la Misi?n Vivienda, por lo que al dejar de producirse 300 metros c?bicos diarios del rubro, se ver? seriamente afectado este plan, por lo que evidentemente, no parece ser una prioridad.

Expropiaci?n acab?

con la empresa

El sindicalista Carlos Mu?oz es enf?tico al explicar que desde que la empresa fue expropiada en 2008 todo se vino abajo, desde los beneficios laborales que percib?an hasta el estado de las instalaciones, en las que por ejemplo funcionaban 20 camiones mezcladores y por alg?n repuesto u otro se han da?ado y hoy solo hay tres en funcionamiento.

Mu?oz record? que de a poco se fueron eliminando la fiesta de los ni?os -hijos de los trabajadores-, as? como diversos beneficios; adem?s el contrato colectivo tiene cinco a?os vencido y desde hace tres se introdujo el anteproyecto del convenio ante la Inspector?a de Trabajo, y no se ha llegado a ning?n acuerdo hasta la fecha.

Otra de las fallas importantes es la de uniformes, y sobre todo la de los implementos de seguridad, por lo que los trabajadores corren constante riesgo en esta empresa.

Accidente laboral

Como para demostrar la tesis de los trabajadores sobre los peligros de no contar con los implementos de seguridad, durante la visita del equipo reporteril de Notitarde a las instalaciones de Venezolana de Cementos, un trabajador de nombre Dany Acosta, de 35 a?os, sufri? una ca?da desde una de las maquinarias que est?n siendo desmontadas, por no contar con los implementos de seguridad adecuados.

Acosta present? fractura de tobillo derecho, por lo que debi? ser trasladado hasta un centro asistencial de Puerto Cabello.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir