Ciudad planeta

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Asteroide B612.

El asteroide B612, es el pequeño planeta donde vive El Principito. Tiene tres volcanes  y una rosa. Pasa sus días cuidando de su planeta, y quitando los árboles baobab que constantemente intentan echar raíces allí. De permitirles crecer, los árboles partirían su planeta en pedazos. Tal y como ocurre en el nuestro. La Tierra. Que describe un caminar, o tumbado elíptico de 930 millones de kilómetros, y que, con las manos en los bolsillos y fumando su dióxido de carbono, se mantiene a una distancia media del Sol de 150 millones de kilómetros. Alberga a 6,5 millones de especies en su superficie, y 2,2 millones en el mar. Comparado con el asteroide 612, la Tierra es un gigante. Y no bastando con eso, sostiene la vida de la especie más maravillosa de todas, la humana.  Si hay o no hay vida en otros planetas, más allá de las probabilidades, no lo sabemos. Por ahora, es en términos concretos, el único planeta conocido que está vivo. Que da vida. Tierra respira y siente. Tierra, es no sólo un vehículo o nave espacial, como gusta decir a un afamado periodista internacional.

Es evidente la responsabilidad que tiene la especie humana de sobrevivir, evolucionar y trascender su realidad actual. También es evidente, que la existencia y el desarrollo de la especie humana, sólo es posible hasta el día de hoy, en Tierra. Si como dicen las teorías conspirativas, existen grupos de élite que pretenden poblar Marte, no es asunto de este momento. Lo que sí está claro, es que Tierra no es una torta para repartirse, ni un botín. Tampoco un rollo de papel higiénico. Y también está claro, que la existencia humana es una daga de doble filo. El primero, la convierte en  el depredador más aplastante del universo; y el segundo, le da la responsabilidad de trascender sus instintos depredadores y preservar. No sólo por bondad, sino por su propia supervivencia. Otro instinto que se debate con aquel de tomar y poseer, para dominar. Está claro, el conflicto natural del ser humano. El cúmulo de pasiones que dominan en ciertos momentos cumbres de la historia. No estamos aquí queriendo vender a un ser humano de luz angelical, que no rompe ni un plato, que se alimenta de los rayos del sol. Ojalá la especie desarrolle tales cualidades y capacidades. Lo que está aquí sobre la mesa, es la necesidad de acordar, que siendo como sea que somos, debemos entendernos mínimamente para sobrevivir a nosotros mismos y a nuestras capacidades destructivas.

Problemas que debemos resolver como especie sobran. Y es que hemos entendido que existen unos cuya solución requiere de la cooperación global. Ya Albert Einstein, Bertrand Russell y Albert Camus entre otros, hablaban de un gobierno global, que administrara los conflictos armados para garantizar la paz.  Lo cierto, es que resulta inviable ignorar que existen bienes globales, como por ejemplo el ambiente, la paz, la estabilidad financiera o el conocimiento, y que tales bienes se afectan por situaciones de imposible solución a nivel local o regional. Y aunque parezca obvio para algunos, aún en este mundo y en este tiempo, existen gobiernos que blanden la soberanía como un cheque en blanco, que les permite hacer lo que se les venga en gana con sus naciones, ignorando a lo bruto que el mundo es interdependiente. En este instante, existen esfuerzos de organizaciones e individuos, desarrollando las bases de un gobierno global.

La cesión relativa de soberanía de todos los países miembros de las Naciones Unidas, la reestructuración de dicha organización, y el apoyo que los países desarrollados se comprometan a dar a tales iniciativas, va a configurar el tipo de gobierno mundial que tendremos. Uno que sea producto de los consensos o uno que nazca de facto. No olvidemos que la mitad del planeta tiene regímenes no democráticos. Tampoco olvidemos que China y Estados Unidos de Norte América, apostaron por un modelo de crecimiento económico de base corporativista. Esto es, las dos economías más grandes del planeta, por largo lejos del resto, crecen en base a una plataforma empresarial corporativa, de características globales. Y siendo esto poco, albergan en sus entrañas la dualidad humana depredadora y de conservación.

Como consecuencia del resultado de la segunda guerra mundial (palabra muy significativa: “resultado”) existe una plataforma institucional mundial que ha dado respuestas relativamente efectivas a los diferentes problemas del mundo. Sin embargo, dichas instituciones no han sido efectivas en una buena cantidad de otros asuntos. Y la institucionalidad debe resolver el grueso tema del financiamiento de la atención a los problemas de carácter global. No puede exigirse a un país pequeño que destine sus recursos a atender las consecuencias de problemas cuyo origen es global. En este caso particular, la Agenda 2030 es un esfuerzo valioso en una buena dirección. Es la segunda parte mejorada de las metas del milenio. Sin embargo, no hace falta ser un genio para darse cuenta que la atención local y regional en el mejor de los casos, de los problemas globales, no tiene carácter sistémico. La verdad es que se le puso fin a la transferencia de recursos de ayuda de los países desarrollados a los países pobres.

El gobierno global es un hecho casi consumado. La pregunta que me hago está relacionada con el tipo de gobierno. Si las corporaciones son los grandes manejadores de recursos y explotadores de los bienes públicos, no deberían financiar la atención de tales problemas. Un gobierno global pasa por preguntarse quién lo va a financiar. Vamos a sostener la paz y la preservación, con financiamientos regresivos que le signifiquen un peso a los más pequeños, o vamos a sostener nuestra supervivencia  apelando a la más sensata de las manifestaciones. La natural. Si en el planeta abrazamos el modelo de crecimiento y desarrollo corporativista global ¿no deberían ser tales corporaciones las que financien la atención a los problemas derivados de nuestro modo de vida?

David Mendoza / [email protected] / @termoeconomico

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.