Ciudadanos se adaptan a la cola mientras no ven salida a la crisis (2349105)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Valencia, febrero 17.- La escasez de alimentos y productos de primera necesidad ha dibujado en muchos rostros venezolanos una sola expresi?n: resignaci?n.

Los supermercados y algunas cadenas de farmacias se han convertido en sitios de caos donde todo est? desordenado, donde los ?nimos est?n caldeados, donde mientras algunos se muestran agresivos, otros est?n pasivos y donde, en medio de aquel esc?ndalo, se escuchan preguntas como ?qu? lleg??, ?para qu? es esta cola?, ?qu? van a sacar?

Los venezolanos se han convertido en  ciudadanos adaptables , y es normal que suceda porque as? se comporta el ser humano cuando no vislumbra a corto plazo una salida a la crisis que atraviesa.

Al menos es ?sa la opini?n que emite el soci?logo y profesor de la Universidad Central de Venezuela, Trino M?rquez; quien asegura que ante la ausencia de un cambio que sea impulsado por alg?n sector de la sociedad, el pueblo responde con altas dosis de resignaci?n y adaptaci?n.

Para el especialista, la escasez ha desatado dos fen?menos. El primero que atiende a la necesidad voraz de almacenar productos por el temor que sienten las amas de casa de no encontrarlos de nuevo en los anaqueles, o si los encuentran, no saber en cu?nto los van a pagar; y el segundo, que ha propiciado la formaci?n de kilom?tricas colas en los supermercados que son inevitables para una parte de la poblaci?n que requiere el producto a precio regulado para sobrevivir, y por otra, que convirti? el hecho de formarse en filas en un negocio.

Y en estas colas a su vez se observan varias conductas -contin?a. Un grupo de compradores se forma sin protestar pues su cerebro les dice que se adapte para poder sobrevivir, mientras que otros muestran una carga muy fuerte de indignaci?n que los lleva a quejarse y protestar.

 Y es que sienten tanta impotencia que protestan por todo. Entonces los ves emitiendo comentarios contra el Gobierno, o contra el resto de las personas que tambi?n est?n en la cola desencadenando as? discusiones, peleas y en algunos casos hasta situaciones de saqueo , manifiesta M?rquez.

Para el tambi?n director acad?mico del Centro de Divulgaci?n del Conocimiento Econ?mico (Cedice), asumir lo que est? sucediendo como lo est?n haciendo los venezolanos es una conducta completamente normal, puesto que no cuentan con un liderazgo que canalice el descontento de la poblaci?n, mientras que salidas constitucionales est?n lejos de estos d?as.

Ellos son bachaqueros

Con un poco de desprecio el gerente de un supermercado del norte de la ciudad afirma  todos esos que est?n afuera son bachaqueros , al ser consultado sobre el grupo de personas que se manten?a apostado en las afueras del establecimiento haciendo una cola para comprar  lo que sea que vendan , aunque ya ese d?a se les hab?a dicho que no se vender?a nada m?s.

Estas personas, que se dedican a hacer las colas para luego revender los productos por encima de su valor original, se pueden ver en cualquier mercado de la ciudad, a donde llegan en cuesti?n de minutos para ser los primeros en llevarse todo lo que puedan pues ?se se ha convertido en su  modus vivendi .

La informaci?n literalmente  vuela . Un mensaje de texto que anuncia los productos que ser?n vendidos, se muestra en la pantalla del celular del bachaquero, quien inmediatamente pasa la voz al equipo de familiares o amigos que lo acompa?an en esta tarea que resulta agotadora pero rentable.

Muchas veces  el dato sale del mismo supermercado. Pasilleros, cajeros, almacenistas y hasta vigilantes son quienes se dedican a confirmar lo que llega, colaboraci?n que es muy dif?cil de controlar, seg?n asegura este mismo gerente an?nimo, quien exclama  muchas veces ellos saben primero que nosotros qu? es lo que va a llegar .

Esta fuga de informaci?n la atribuye tambi?n a los choferes de los camiones que trasladan la mercanc?a, e inclusive al libre acceso que pueden tener a trav?s de Internet a las gu?as de alimentos en las p?ginas del Sada.

Controlarlos o pedirles que desalojen el sitio se ha convertido en una verdadera pesadilla y en un peligro, pues seg?n afirm? este gerente -que tambi?n tiene cara de resignado- adem?s de todo son agresivos y groseros.

Tanto el gerente como ciudadanos  de a pie que escucharon la conversaci?n entre ?l y quien suscribe, esperan que m?s temprano que tarde esta situaci?n acabe para que as? ir al supermercado no represente una desgracia para los que simplemente desean comprar sus alimentos sin tener que  matarse por ellos.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir