5 claves: ¿Por qué en Venezuela no se construyen las escuelas que necesitamos?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

1. Las 2.000 escuelas que necesitamos. Acabo de leer la Memoria y Cuenta 2014 del Ministerio de Educación y constato que sólo construyeron 17 escuelas en toda Venezuela, cuando durante todo el año las autoridades nacionales estuvieron declarando que construirían más de 100.

Aunque en teoría eso no deberíamos sorprendernos, porque en ninguno de los últimos diez años han construido más de 30.

Lo grave es que en Venezuela es necesario construir 500 escuelas cada año durante al menos 4 años. Y estamos vergonzosamente lejos de esa meta. Pero, mientras eso sucede, el gobierno nacional sencillamente no reacciona y personalmente me niego a perder la capacidad de indignación.

 

2. Un millón de venezolanos desatendidos. En cifras redondas, en Venezuela tenemos 27.000 escuelas y en ellas se atienden un poco más de 8 millones de estudiantes. El Ministerio del Poder Popular para la Educación reconoce que tenemos 700 mil niños y adolescentes sin atender. Hay otras estimaciones que hablan de cerca de 1 millón de excluidos, de los cuáles 800 mil serían adolescentes entre 12 y 17 años.

Decir exactamente cuántas escuelas debemos construir es difícil, pues depende del tamaño de la edificación y del potencial de ocupación que tienen las escuelas que ya existen. Sin embargo es indiscutible que se deben construir al menos esas 2.000 escuelas en los próximos 4 años. Incluso, el MPPE habla de construir 1.500: nosotros estimamos 3.000. Esto significa que deberíamos construir (y me disculpan que insista en las mismas cifras) al menos 500 escuelas, 500 escuelas nuevas cada año durante los próximos cuatro años. Y eso no se está haciendo.

 

3. La crisis adolescente. Si se analiza el problema de los adolescentes, es todavía más dramático. Pensemos que entre las 27.000 instituciones educativas existentes en el país, encontraremos que sólo en poco más de 5.000 se puede estudiar bachillerato.

Eso quiere decir que en más de 21.000 escuelas, nuestros adolescentes finalizan el 6to. grado y no tienen dónde continuar sus estudios, viéndose obligados a tomar una decisión que marcará el resto de sus vidas con una de estas dos opciones: la primera es abandonar su comunidad para continuar la escolaridad; la segunda es abandonar la escolaridad y quedarse en su comunidad.

Este conflicto que debe ser afrontado a tan corta edad podría resolverse construyendo 1.000 liceos (unos 3 por cada municipio) en los lugares adecuados, además de ampliar y reparar una cantidad importante de las actuales escuelas.

 

4. ¿Por qué no se construyen esas escuelas? Si las comunidades las solicitan y los alcaldes y gobernadores estarían encantados de inaugurarlas, ¿por qué no se están construyendo las escuelas que Venezuela necesita? Las metas acordadas con todos los organismos internacionales hablan de incrementar la cobertura. En todos los discursos oficiales del Ejecutivo Nacional se habla de la importancia de la educación. Sin embargo, tenemos las cifras que tenemos y la deuda de infraestructura con el Sector Educativo.

¿Por qué no se construyen esas escuelas que el país necesita? Consideramos que son dos los factores principales:

– En primer lugar (salvo honrosas excepciones) ni el Gobierno Nacional, ni las gobernaciones ni las alcaldías están asignando prioridad presupuestaria para construir escuelas.

– En segundo lugar (algo todavía más difícil de resolver en este momento) la política centralizadora implantada y desarrollada desde 1998 ha puesto la responsabilidad de construir las escuelas sólo en el Gobierno Central. Y ha quedado claro que no es capaz de hacerlo.

 

5. Un plan nacional urgente. Esta situación podría revertirse si se activara un Plan Nacional de Construcción de Escuelas, cuya columna vertebral estuviese conformada por las alcaldías y gobernaciones.

Véanlo así: si cada alcaldía construyera una escuela al año, ya sumarían 335. Si a eso se le suman las gobernaciones, con relativa facilidad podríamos construir 400 escuelas en un año. Esa cifra nos pondría mucho más cerca de la meta. Ahora bien: eso implicaría asignar fondos especiales y descentralizados, una acción lógica pero que iría en contra del modelo revolucionario que lleva a cabo el Ejecutivo Nacional desde el gobierno central.

Sin embargo, si no queremos seguir revisando las cifras de construcción de escuelas cada año para constatar, indignados, cuán lejos estamos de lograr que todos los venezolanos puedan levantarse, desayunar e ir a una escuela, no hay otro camino.

No puedo concluir esta reflexión sin agregar que, aunque todavía no se estén haciendo, construir escuelas es la parte fácil del asunto. Lo difícil será financiar su operación y proveerla de los docentes adecuados. Pero eso requiere otro análisis y otro post, que compartiremos en otra oportunidad.

Prodavinci.com

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir