Cocchiola dinamizará la economía en Valencia

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Notitarde.- En cuatro direcciones estratégicas están enfocados los esfuerzos del alcalde de Valencia, Miguel Cocchiola, principalmente encauzados en el tema  económico, debido a las circunstancias difíciles en el país. 

“Todos mis esfuerzos, todos los esfuerzos de nuestros equipos técnicos, están dirigidos en cuatro direcciones estratégicas; sabemos hacia dónde vamos y cómo vamos a lograrlo, sin improvisaciones”, sostiene el burgomaestre.

En primer lugar está crear incentivos y programas que fortalezcan el aparato económico en Valencia, generar programas que ayuden a paliar los temas alimentarios, como por ejemplo las Carnicerías Municipales, Charcuterías Vecinales, Ferias del Progreso y Mercados Vecinales, todo a los costos más bajos. Fortalecer todos los programas de atención de salud gratuita, con los ambulatorios médicos odontológicos, la Ruta de la Salud, puntos  de vacunación, entrega de ayudas sociales, así como de medicinas gratuitas.

“El cuarto punto está referido al fortalecimiento de todos los servicios públicos, para lo que definitivamente tenemos que contar con una Corpoelec con una mejor y más eficiente gerencia, y con un Hidrocentro con una mejor y más eficiente gerencia. ¿Por qué? Porque ellos son los responsables de la iluminación y del agua en nuestra ciudad”, dice a modo de recomendación.

“Nosotros hemos atendido a las comunidades para cubrir sus deficiencias, pero llegó la hora de que el oficialismo tome decisiones y ponga gerentes y no políticos en esos cargos estratégicos”. 

Cocchiola asumió el reto de optar por la reelección en medio de las adversidades. Se muestra optimista, y como hombre de fe expresa: “lo que Dios quiera”, cuando se le pregunta sobre los resultados que espera.       

No la ha tenido fácil, porque le ha tocado gobernar en épocas de crisis, y según confiesa, heredó de la administración anterior una ciudad endeudada y sin disciplina fiscal, pero que pese a ello asegura que han ido superando. 

El tema económico fue una constante en el Desayuno en la Redacción, donde habló ampliamente sobre su visión gerencial y proyectos futuros para consolidar Valencia, además de los logros alcanzados, pero también  se refirió a las grandes dificultades que ha tenido que enfrentar en estos momentos complejos que atraviesa Venezuela.  En su equipo lo acompañan profesionales en su mayoría jóvenes, y en su visita estuvo acompañado de las periodistas Axia Carvallo, directora de prensa del ayuntamiento, y Michelle Méndez, asistente personal; Francis Peraza, directora de Registros; Viviana Pineda, presidenta del Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente; y Killian Contreras, director de Planeamiento Urbano. 

En esta ocasión estuvieron presentes Gustavo Rízquez, director de Notitarde; Jorge Chávez Morales, subdirector; Karín Rivero, editora-jefa;  los periodistas Daniel Jiménez y Marlene Piña Acosta; y Junny Sánchez Gómez, reportera gráfica.       

Cocchiola comenzó por hacer un recuento sobre las situaciones que ha tenido que enfrentar en materia económica.

“Tengo que agradecerles por invitarnos. Por permitirnos a través de esta casa editora, Notitarde, llegarle al mayor número posible de ciudadanos y vecinos. Sabemos que son momentos complejos para el periodismo y ustedes hacen un grandísimo esfuerzo didáctico en tiempos profundamente contradictorios y polémicos. Yo comenzaría por describir el ambiente económico en el que nos ha tocado hacer gestión y ser gobierno, tiempos para la disciplina y el orden administrativo. Valencia, en administraciones anteriores, manejó unos 200 millones de dólares cada año de presupuesto, y tal como están las cosas es probable que este año el ayuntamiento cierre con solo tres o cuatro millones de dólares de presupuesto, es decir,  el 1,5% del presupuesto con el que gobernaron otras administraciones”.

“Es un verdadero reto brindar calidad de servicios con este telón de fondo que es la economía venezolana, estamos en hiperinflación, el Gobierno debe dejar de hacer política y atender el tema económico que afecta cada día más a las familias venezolanas, debe cesar la improvisación, se debe respetar y ayudar a los sectores privados, verlos como aliados y no de forma antagónica. Se debe facilitar la inversión y crear las condiciones, en nuestro caso concreto, para reactivar la zona industrial que fue la más poderosa de Venezuela y hoy es un cementerio de fábricas, gracias a políticas económicas estatistas y atrasadas. Debo decir francamente que en ese sentido he visto al gobernador Rafael Lacava intentando unir esfuerzos con la empresa privada, y eso me parece excelente, pues todos, absolutamente todos, debemos empujar en la misma dirección; solo juntos podemos lograr superar las dificultades y trabajar por brindar soluciones y bienestar a la población”, aseveró.

Sostuvo que Valencia es una ciudad muy grande, con cerca de 1.300.000 habitantes,  por lo cual el tema de la gerencia municipal, más aun en épocas de crisis, es clave. “Heredamos de la administración anterior -que llegó a manejar más de 150 millones de dólares- una ciudad endeudada, con una nómina astronómica de activistas políticos, profundamente desordenada, sin cultura tributaria, sin disciplina fiscal que no se correspondía con las realidades de la ciudad. Fueron desde nuestra óptica tiempos oscuros para la ciudad, cuyas consecuencias hemos ido superando”.

“Detener la destrucción de la ciudad no fue fácil; la anarquía en todos los aspectos de la vida urbana era una subcultura de ese tipo de administración partidista que no debe volver jamás. Después de detener la destrucción, comenzamos la reconstrucción de la ciudad, el rescate de los espacios públicos, de las plazas, de las áreas verdes, de las canchas, la instalación de obras de arte y la elaboración de murales arquitectónicos en toda la ciudad. Se trata de un ejercicio de acupuntura urbana y ha sido una característica de esta administración que lleva apenas 4 años”.

 

La sana competencia entre la Gobernación y la Alcaldía

El alcalde Cocchiola destacó el trabajo del equipo que lo acompaña que ha puesto el acento en la gerencia, compuesto por profesionales y técnicos bien formados donde no hay cabida para la improvisación.

“Por eso ustedes no nos ven hablando de política, ni de partidos políticos, ni montados en tarimas, y cuando opinamos, lo hacemos desde la estética de la gestión. Estoy convencido, Valencia no quiere gobiernos únicos, el pueblo es muy sabio y sabe que si todo el poder se concentra de un solo lado, ellos son los afectados. Porque baja la calidad de los programas, aparecen la corrupción y los vivos que quieren beneficiarse a costa de la gente”.

“Lo correcto es que exista una competencia sana entre la Gobernación y la Alcaldía, todos esforzándonos en llegar al mayor número de comunidades posibles para resolver entre todos los problemas de los vecinos. Cuando los gobernantes concentran todo el poder se vuelven flojos e ineficientes, abandonan sus responsabilidades porque no hay nadie que les haga contrapeso; eso ha ocurrido anteriormente. Fíjense  cuando comenzó a funcionar mejor el CLAP, cuando nosotros sacamos nuestras Ferias del Progreso, nuestros Mercados Vecinales, nuestras Charcuterías Vecinales y nuestras Carnicerías Municipales. Esto es así, como lo estoy diciendo; éste es un país caribe; dale todo el poder a una sola persona y el pueblo pierde su capacidad de reclamar”.

“Otro buen ejemplo en cuanto a la sana competencia lo hemos vivido estos días con la terrible crisis de agua que ha enfrentado nuestro estado Carabobo. En Valencia hemos mantenido un operativo para abastecer y asistir de agua las zonas afectadas por los trabajos de Hidrocentro, hemos llegado a más de 30 mil familias de diversos sectores afectados con un despliegue de unidades cisterna que hacen decenas de viajes, quizás cientos de viajes, atendiendo reportes de los vecinos. En momentos difíciles siempre estamos al lado de nuestra gente, es una situación compleja para miles de familias ante la falta de agua en sus hogares; por eso estamos trabajando con mucho esfuerzo y solidaridad por atender la mayor cantidad de requerimientos posibles tomando en cuenta las zonas más vulnerables. La solidaridad es una característica de nuestra idiosincrasia que se ha perdido, y debemos recuperarla porque es una hermosa característica de los venezolanos”.

Hizo mención a que han llegado a muchísimas comunidades, principalmente en las parroquias Miguel Peña y Rafael Urdaneta, entre ellas: Calicanto, Bucaral Sur, Bucares 1 y 2, Villa Real, parque residencial Flor Amarillo, Las Palmitas sector 10, La Isabelica 9 y 10, Hermógenes López, Tacarigua, Valle de Oro, Araguaney y zonas aledañas. “El operativo se despliega en zonas vulnerables instalando dos o tres puntos con cisternas, a los que los vecinos se acercan con envases para abastecerse, organizado con unidades de los Bomberos de Valencia, el Instituto Municipal de Ambiente y de Servicios Públicos del ayuntamiento, además del apoyo de voluntarios, consejos comunales, líderes parroquiales y movimientos estudiantiles”.

 

El populismo es el enemigo de los programas exitosos

Para el alcalde de Valencia, Miguel Cocchiola, la constancia es indispensable para lograr resultados positivos y verdaderos, que permanezcan en el tiempo. Dicha referencia sirve para describir lo fundamental para los ciudadanos, que los programas sociales y planes de desarrollo para la ciudad sean constantes para que sean exitosos.

“Hay algo que me gusta comentar con nuestros equipos técnicos; crear un programa exitoso es bueno, pero mantener ese programa en el tiempo siendo exitoso es mucho mejor. La regularidad es la clave en la administración y gerencia pública; los programas que solo llegan una vez, o llegan solo cuando hay campaña política, o cada seis meses, no son buenos para el pueblo, para los vecinos. Hay quienes se aprovechan de la gente sobre todo en épocas electorales, ofrecen de todo y luego desaparecen”, afirma el mandatario, quien refiere que como gerente busca tres cosas en un programa.

“En primer lugar, que sea verdad, que cuando se dice algo es porque se hará; la mentira tiene patas cortas. Que no exista corrupción para que los beneficios no se queden en el camino y se pueda llegar al mayor número de personas, sin que se pida nada a cambio, el populismo pues. Hay políticos que pretenden convertir en extraordinario el cumplimiento de su deber y entonces uno lee sus declaraciones: ‘¡Hicimos tal cosa!’. Y claro que tienes que hacerla porque es tu deber; eso es populismo. Pienso que por eso es que los políticos nos critican tanto, porque decimos las cosas como las vemos”.

Mostrándose optimista, anunció que el próximo año expandirán la Ruta de la Salud y romperán todos los récords en personas atendidas en materia médica-odontológica de manera gratuita, la cual está todo el día en la calle. “Amamos este programa; si no hay salud, no hay nada, y este servicio lo llevamos directo a las comunidades totalmente gratuito. Y nuestros ambulatorios tienen muchísimo prestigio, en ocasiones son superiores a la medicina privada, ofrecemos incluso consultas especializadas como medicina interna, pediatría y ginecología. Allí atendemos diariamente cerca de 500 pacientes”.

“Hemos recuperado y reactivado 21 de un total de 22, aunque hemos tenido problemas en algunas zonas por la inseguridad que vivimos y la cantidad de robos; es bueno recordar que ya no contamos con la Policía Municipal desde que fue intervenida, pero el año que viene concluiremos la recuperación de todas las unidades para constituirnos como un modelo nacional. Las cifras nos llenan de entusiasmo, en cuatro años entre un programa y otro hemos llegado en materia de salud al menos a medio millón de valencianos; lo hemos hecho de manera milimétricamente ordenada, como deben hacerse las cosas en la administración pública”.

 

Solidaridad, bienestar y familia

Cocchiola ha mostrado ser un hombre de fe, y en su gestión se ha organizado el Festival Nuestra Señora del Socorro.

Sostuvo que Venezuela atraviesa momentos muy difíciles, también Valencia, pero que estas terribles circunstancias deben hacernos más fuertes frente a las adversidades.  “Hace poco celebramos el Festival Nuestra Señora del Socorro y las oraciones de todos los valencianos eran por la unidad de nuestra nación y de nuestras familias”.

“Cada Festival que hemos hecho es simplemente hermoso, pertenecen a los valencianos, ya son tradición y no los vamos a perder nunca más. Ya sea el Festival de la Cerveza Artesanal, la Carrera Color, el Festival Gastronómico, las Navidades en Familia o el Festival de nuestra amada Virgen, la calidad de nuestros espectáculos, el ambiente de armonía, son simplemente maravillosos. Casi 500 mil valencianos han asistido a nuestros eventos, son números extraordinarios que hablan bien de nuestro tejido social y sus ganas de hacer ciudad y de ayudar a hacer ciudad. Yo pido, yo encomiendo nuestra Valencia con toda la fuerza de mi fe y de mi corazón a nuestra amada Señora del Socorro, que ame y proteja a nuestras familias y a nuestro gran hogar que es Valencia. Oremos por nuestra ciudad, por nuestra pequeña Venezuela que es Valencia; somos los últimos que quedan frente al absolutismo, defendamos nuestra ciudad como cruzados, ojalá Dios nos bendiga a todos”.

El mandatario destaca siempre el apoyo del sector privado en dichos eventos, de los comerciantes valencianos y del talento emergente, para juntos dinamizar el turismo y comercio en la ciudad.

Otros de los programas que considera exitosos y de los que se siente orgulloso son los programas alimentarios de la ciudad. “Son del primer mundo, cuidamos mucho la estética, la presentación, cuidamos todos los detalles, que la atención sea la mejor, que los precios sean los mejores. Estamos orgullosos de haber instalado 2.000 Mercados Vecinales en tres años, beneficiando a un millón de vecinos; tenemos 20 mercados vecinales permanentes en la semana y 400 Charcuterías Vecinales instaladas en el primer año de programa beneficiando a más de 60 mil ciudadanos, así como 3 Carnicerías Municipales que atienden a 25 mil personas mensuales. También debo destacar que hemos graduado más de 10 mil mujeres en nuestro programa Emprende y progresa, y hoy por hoy aproximadamente el 30% son pequeños comerciantes; hemos entregado más de 15 mil ayudas sociales en materia de salud y hemos instalado más de 80 cines vecinales visitados por cerca de 9 mil familias, y las Ferias del Progreso con récords de asistencia en cada comunidad”.

Hizo mención al trabajo realizado por el Consejo de Protección de los Niños, Niñas y Adolescentes en el municipio. “Hemos atendido, procesado y hecho seguimiento a 375.241 casos, así protegemos a las familias en Valencia con nuestros distintos programas como asistencia multidisciplinaria, psicológica, orientación familiar y trabajo social, procedimientos conciliatorios, formación en materia de Lopnna, programas de abrigo y asistencia, financiamiento y ejecución de programas de capacitación deportiva, cultural y recreativos, protección jurídica, así como nuestros constantes abordajes de calle”.

 

Servicio de recolección de la basura

Uno de los temas polémicos en la administración Cocchiola es sin duda el concerniente a la recolección de los desechos sólidos. “La improvisación en servicios públicos destruyó Venezuela; también nuestra economía fallida, por describirla de alguna forma. Ignorar que la raíz del problema de la basura en Valencia está vinculada con una economía quebrada se traduce en una debilidad, en falta de conocimientos e improvisación”.

“Las deficiencias que desde antes de mi llegada a la gestión tiene el servicio de recolección de basura en la ciudad, están asociadas con una economía que ha empeorado año tras año. No hay compactadoras para recoger la basura, ni repuestos para reparar las unidades dañadas, ni rellenos sanitarios adecuados que es una oferta incumplida del Gobierno, y cuyo mantenimiento a los rellenos existentes ha sido intermitente y defectuoso”.

“Tampoco hemos contado con concejales honestos que aprueben recursos para honrar compromisos de pago con las operadoras. El tema de la basura en Valencia no se resuelve con nuevas rutas como leí por allí; la pesadilla tiene base en la hiperinflación que vive Venezuela y lejos de promesas vacías y habladera de paja, la gente lo que quiere es que se resuelvan sus problemas”.

El burgomaestre aseguró que en la Alcaldía de Valencia existe un equipo de profesionales serios al frente de los problemas en momentos en que la nación vive la más grande crisis económica en su historia, gracias a políticas económicas desacertadas que han sido reconocidas con valentía, incluso por gente vinculada al oficialismo.

“El 99% de los valencianos opina que los concejales no han estado a la altura de sus responsabilidades, se han dedicado a hacer politiquería de espaldas a los ciudadanos que los eligieron; ellos han pasado 6 y 7 meses sin aprobar los recursos de la ciudad; de hecho, han secuestrado los recursos de la ciudad y eso no tiene perdón. Son flojos, no trabajan; sin embargo, pidieron un presupuesto para 2018 que es superior al de la Gobernación de Carabobo y al de toda la Alcaldía de Valencia. Claro que eso no va, para que sean serios como dicen por ahí, y todo esto lo hacen siguiendo instrucciones de cogollos partidistas; cuando te piden algo a cambio por cumplir con su trabajo eso se llama extorsión, chantaje, y en ese nivel están las cosas. Por eso este 10-D saldremos a votar contra los enemigos de la ciudad, contra quienes desean destruirla, contra estos políticos fracasados que no nos dejan trabajar”, finalizó. 

 

 

 

Ventana

“Tan solo soy un carpintero”

A Cocchiola se le conoce más como empresario exitoso que como político. De hecho, no tiene nada en común con la actitud y el discurso de un político. Su imagen está más asociada a la industria venezolana de la madera, pero su éxito como empresario no es solo en Venezuela o en el continente; su éxito es global, porque se trata de un empresario consolidado.

Es un hombre de fe y de familia, y un trabajador incansable que se describe a sí mismo como un simple carpintero. En sus palabras hay sabor a insatisfacción en cuanto a la ciudad se refiere, no está conforme en lo absoluto y no busca excusas como la falta de presupuesto o la deprimida economía venezolana; lo siente como un reto, confía en que al final del camino puede dejar de legado una ciudad hermosa, reconstruida, pujante, poderosa económica y culturalmente hablando, modelo para Venezuela y para Latinoamérica.

Sus empresas están en buenas manos; sus hijos y su compañera inseparable Giorgia, una verdadera historia de amor la de ellos, son los responsables del emporio. Desde su responsabilidad como alcalde, él está únicamente dedicado a Valencia en cuerpo y alma; afortunadamente su salud está restablecida completamente, ve su trabajo a favor de la ciudad como una cruzada irrenunciable.

“Nos ha costado mucho detener la destrucción de la ciudad y comenzar su reconstrucción. No permitiremos que las mismas fuerzas vuelvan para destruir de nuevo nuestra amada ciudad; ciertamente Valencia está en peligro, pero juntos, unidos, vamos a defender su futuro”.

Para sus amigos y colaboradores, el carpintero aprendió a gobernar. Sus equipos ya están acoplados y engranados, la acción de gobierno se siente multiplicada por cada rincón, por cada esquina, por cada calle, por cada comunidad; hay cuadrillas de distintos trabajos desplegadas todo el año, no solo cuando hay campaña, y esa constancia -según refieren- la necesita la ciudad. 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir