Para colear: Bachaqueros “vivitos” fingen insania a valencianos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
valencianos
Bachaqueros se imponen, con su mala fe, para lograr sus propósitos miserables en colas de supermercados. Foto: Notitarde

Notitarde.- Los habitantes de esta nación, en especial los valencianos, se distinguen por su bondad, generosidad y gentileza. En cualquier circunstancia llevan consigo y van mostrando su cúmulo de solidaridad en beneficio de cualquier mortal.

Entero, en muchas ocasiones, mucha gente ha comprobado que a veces es “malo ser bueno”. Sobre todo, cuando la mala fe se impone al logro de propósitos miserables.

Ejemplo, de lo antes dicho, es la actitud manifiesta de personas que fingiéndose enfermos, discapacitados y menesterosos, invaden las largas colas para comprar alimentos, donde se le cede el lugar más cercano a la compra, y resulta que son veteranos bachaqueros, que luego revenden los productos e incluso, se los ofrecen a la misma persona que les dejó colear.

Un estafado en su buena fe, que por seguridad se resguardó su identidad, nos comentó que el pasado lunes, a eso de las 6:00 de la mañana, fue víctima de un “falso insano”.

El bachaquero insano llegó en muletas a la cola

Comentó el bondadoso ciudadano que todo sucedió cuando estaba en una larga cola para comprar alimentos en un supermercado de la zona norte de Valencia. Allí se le acercó un hombre que mostraba gran dificultad para caminar.

Relató que “el discapacitado llegó en muletas y en su pierna derecha, a la altura de la tibia, tenía un tutor cubierto con vendas. Su rostro mostraba agotamiento y dolor, cosa que me conmovió y opté por dejarlo que se coleara delante de mí”.

Una hora más tarde, personal del supermercado comenzó a repartir los números para optar por la compra de los productos del día. “A mí me tocó el número 25 y a él el 24. No conforme con colearlo delante de mí, decidí hablar para que lo pasaran entre los primeros diez. Todos en la primera fila al verlo, me apoyaron. Hasta ese momento todo era justo”.

Es así como el hombre camuflado de insania, logró ingresar al supermercado y comprar el combo de productos. “Un joven, que no sé de dónde salió, se ofreció acompañarlo para cargarle el paquete. Ambos caminaron por el estacionamiento y desaparecieron de mi vista”, afirmó la víctima.

“Mi sorpresa fue cuando al salir del establecimiento, unas dos cuadras más adelante, me lo encontré sin muletas ni tutor, comercializando los productos que acababa de adquirir.  El estafador de mi buena fe, al notar mi presencia, con una sana sonrisa me dijo: gracias mi pana, si te interesa te los vendo”.

A veces es “malo ser bueno”

“En ese momento sentí mucha rabia por el papel de ‘bobo’ que hice. Ahora confirmo que a veces es malo ser bueno”.

Esta historia nos deja en evidencia que la “viveza bachaquera” cada día perfecciona sus propósitos miserables para aprovecharse de los más solidarios y buenos. Así que si usted está en una cola, vea bien a quién deja colear. No caiga por ingenuo.

Te puede interesar: ¡Se las saben toditas! Se hacen los sordomudos para robar

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.