Demos la pelea, pero en serio…

Valencia en letras

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 

Gladys  Valentiner
Gladys Valentiner

“Es necesario luchar por Venezuela porque no tenemos un país de repuesto”. Ramón Guillermo Aveledo.

Mientras el país se cae a pedazos, el régimen convocó elecciones presidenciales; no lo ha hecho por vocación democrática ni por deseo de rectificación, sino por su ‘síndrome de Chapulín’, una conducta patológica que exhibe constantemente.

Ahora corresponde a los demócratas tomar una decisión: o dejamos que el gobierno nos venza de manera definitiva, o nos sobreponemos a los reveses y nos preparamos con entusiasmo para una victoria.

Lo primero que debemos entender es la naturaleza de la convocatoria: la pregunta es: ¿qué lleva a la ilegítima a convocar una elección general para elegir Presidente? La respuesta no es otra que arrebatarle a la oposición la iniciativa electoral y tratar de presentar al gobierno nacional ante los electores y la comunidad internacional que lo adversa, como un régimen de vocación democrática.

El peligro es que los ciudadanos caigamos en el falso dilema que el gobierno promueve: ¿participamos o no participamos? El dilema correcto es: ¿cómo podríamos derrotar su estrategia? En realidad, como el régimen no quiere la alternabilidad democrática, su estrategia es promover una salida electoral, pero infectada de todo tipo de fraude. La estrategia de los demócratas debe ser abrazar la salida electoral, pero organizarse para vencer, o en el peor escenario, desenmascarar el fraude.

Esta estrategia ciudadana requiere abandonar conscientemente todas las ilusiones y falsas creencias. Una de esas ilusiones es creer que el solo triunfo electoral, traerá consigo una solución mágica. Un triunfo electoral es solo el inicio de un camino que nos sacará del actual atolladero. Un triunfo nuestro sobre la dictadura contribuirá a construir una percepción favorable al país, a su nueva dirección, a los ojos de la propia sociedad venezolana y, por extensión, a los ojos de la comunidad internacional, y un feliz regreso a las libertades.

La estrategia ciudadana requiere además, paciencia. Muchas personas creen equivocadamente, que paciencia es sinónimo de inmovilidad. La paciencia es una forma de resistencia activa frente a las dificultades; una forma de actitud no violenta para decir, ‘no me rindo’. Su contrario, la impaciencia, es una forma de desesperación que conduce a conductas dañinas. En octubre pasado, la impaciencia de muchos los llevó a abstenerse; el régimen obtuvo, de la frustración, del desconsuelo y la desesperanza 18 gobernaciones; peor ocurrió en diciembre.

Paciencia es la entereza que logremos desarrollar para soportar las adversidades, más allá de nuestra resistencia y, sin desesperarnos,  decidamos firmemente enfrentarlas con inteligencia, sobreponernos y salir fortalecidos.

Estamos ante una realidad: elecciones en abril y muchas dificultades; una de ellas es la desconfianza en nuestros líderes y la organización que los agrupa, quizás porque estos no supieron interpretar correctamente nuestra determinación de lucha durante la insurrección popular. Luego, es urgente recuperar esa confianza y volver a exhibir las banderas  de la unidad nacional, como ocurrió en diciembre de 2015, además de otras tareas importantes: coherencia, desprendimiento, planificación estratégica, organización, compromiso, en la seguridad de que si hacemos el trabajo como corresponde, venceremos todas las dificultades. Demos la pelea, pero en serio como lo recomienda mi querido amigo y exitoso Politólogo John Magdaleno, para luego demostrarle al mundo como también lo asevera John, que los dictadores si salen con votos.

Abandonemos la apatía, la desesperanza, la desunión; una vez más demos un voto de confianza a nuestros líderes. Exijámosle sin satanizarlos y trabajemos con fuerza, con entusiasmo y con compromiso. Es necesario luchar por Venezuela, porque no tenemos  un país de repuesto.   

[email protected]

@gvalentiner

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir