LA ORACIÓN Y FE DEL LEPROSO (Mc. 1, 40-45)

“CAMINANDO CON CRISTO”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Pbro. Lic. Joel de Jesús Núñez Flautes
Pbro. Lic. Joel de Jesús Núñez Flautes

El texto del evangelio de hoy nos presenta a un leproso que se acerca a Jesús y le dice “Si quieres, puedes limpiarme”.

Esta expresión manifiesta un diálogo confiado con Jesús, a quien este hombre enfermo de lepra reconoce como Dios, como aquel que puede curarlo y devolverle no sólo la salud física, sino también espiritual y psicológica; ya que ser leproso en tiempos de Jesús era una enfermedad humillante, considerada una maldición para quien la sufría y, por tanto, la persona que la padecía era considerado impuro, tenía que vivir en las periferias o fuera de la ciudad y esto, sin duda, era una fuente de frustración, tristeza, soledad y marginación para quien padecía esta enfermedad. Éste hombre habla con Jesús, eso es la oración, un diálogo sincero, confiado con Dios que sabemos nos ama y en Cristo se nos ha hecho cercano y nos muestra su bondad y misericordia. El leproso le pide a Jesús que lo sane y lo hace con fe, humildad y esperando en la voluntad de Dios.

Su oración o diálogo con Dios no es impositiva, declarando que tiene que sanarlo o exigiendo que lo haga de esta u otra forma; simplemente, se somete a la voluntad de Dios, confía y espera en su amor y misericordia; sabiendo que Dios sabe cómo, cuándo y dónde actuar cuando se trata de la necesidad de uno de sus hijos. Así tiene que ser la oración del cristiano católico; hablar y esperar siempre en Dios; desahogar en Él nuestras preocupaciones, esperando en su acción divina. Dios nunca dejará de atender la oración de uno de sus hijos y por muchas vías nos hará entender y comprender su voluntad o nos manifestará la grandeza de su amor y poder.

IDA Y BRETORNO: Oremos por nuestros enfermos.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.