¿Calentar la calle?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

No debe sorprendernos en absoluto el llamado a “calentar la calle” del diputado Freddy Guevara de hace un par de días, ya que sus motivaciones más que sociales son meramente partidistas. Este llamado desesperado de los actores (literalmente) políticos de voluntad popular se debe a que la notoriedad de Leopoldo López viene de capa caída desde hace un buen tiempo y dentro de la misma oposición son cada día menos los que creen que él deba ser un futuro e hipotético candidato presidencial, de hecho lo rechazan de forma furibunda. Debido a esto, hemos notado como desde principios de año este sector político ha tenido varios pre candidatos presidenciales en tiempo record, Henry Ramos en su magistral estrategia de hacerle la guerra a Bolívar para alborotar al oposicionismo radical, bien tenía de cabeza a los seguidores de Leopoldo y la verdad es que el actual presidente de la AN, en su impecable estratagema se posicionó rápidamente como líder de derecha venezolana. Lastima que su esfuerzo no duró mucho porque al ruedo salió raudo y veloz Lorenzo Mendoza, que ni jurando delante de un puñado de cruces que no tiene aspiraciones presidenciales podemos creerle, prueba de ello es como Nelson Bocaranda, ejemplo de la anti ética periodística y avivador profesional de rumores, twitteó sobre el supuesto asalto a Empresas Polar, lo que nos pone sobre la mesa que solo faltan semanas para que Lorenzo, en un discurso que ya debe tener preparado, declare “que él no tenía aspiraciones presidenciales, pero ante el atropello del gobierno nacional, no le queda más opción que asumir el reto”.

Este desespero extemporáneo de la oposición por colocar un candidato presidencial podría decirse que es algo normal y valido dentro de un fracción que desee lograr escaños políticos, es hasta natural, para eso estamos en democracia perfecta. El temor surge ya que existe un grupo dentro de ese sector, no necesariamente minoritario que apuesta permanentemente a la violencia y al caos. Es por ello que si algún grupo político pretende manifestar pacíficamente por alguna razón que ellos consideren justa es perfectamente valido, pero que lo hagan motivado por el desespero que les produce que su precandidato presidencial ya no es el favorito de la oposición, es una total irresponsabilidad. Esperemos que lo que ellos llaman #ElCambio no sea una segunda parte de #LaSalida. No se vuelvan a equivocar.
 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir