El valor de las instituciones

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Las instituciones públicas en Venezuela tienen que ser obligatoriamente parte de las soluciones y no formar parte de los problemas que hoy vivimos. Es vital su independencia y autonomía para convertirse en contrapesos del poder y así coadyuvar al logro de la convivencia ciudadana y el desarrollo del país.

Para el buen funcionamiento de un gobierno, se requiere el debido y sano equilibrio entre las instituciones públicas. El ejercicio del poder limitado por poderosas instituciones, evitarán el abuso y el libre albedrio de quienes detentan circunstancialmente el mandato que les ha dado un pueblo.

La Asamblea Nacional, el Poder Judicial, La Fiscalía General de la República, la Defensoría, el TSJ, la Contraloría y un CNE que actué de manera autónoma e independiente, de acuerdo a la constitución y las leyes, es lo que reclama la Nación. Sin embargo, se han convertido a estas instituciones fundamentales en simples  apéndices del Ejecutivo y del partido de gobierno. . .

Cuando las instituciones no funcionan, truncan el derecho de vivir en una sociedad más justa, solidaria, igualitaria, donde debe prevalecer el respeto a los actores sociales. 

Nos hemos convertido poco a poco, percibido por muchos y denunciado por pocos, en una sociedad que malbarata su potencial de crecimiento y anda al garete, sin principios y sin valores, producto del quiebre de sus instituciones. Ellas deberían ser las rectoras del comportamiento social, como lo hace un buen padre de familia.

Además de la autonomía e independencia de las instituciones, la ética,  honestidad y eficiencia deben estar presentes. Estos valores esenciales requieren de la debida preparación intelectual, para  que formen parte de su conciencia institucional y así poder modelar una sociedad como la nuestra.

Si tenemos instituciones fuertes y solidas el bien se siente seguro, y el mal acorralado por las leyes y su consecuencia inmediata es un estado ordenado y justo para todos sus ciudadanos.

La institucionalidad implica valores, creencias y principios que condicionan la conducta de los miembros de una sociedad, llámense gobernantes o gobernados. Lo contrario a la institucionalidad es la anarquía e ingobernabilidad, por ello el rescate de los valores y la coherencia de nuestras instituciones es la visión más importante que tenemos quienes trabajamos para la reconstrucción de Venezuela.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir