Epidemias e insalubridad en J.J. Mora

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Las epidemias y la insalubridad fueron una constante en la historia de los pueblos de Morón, Alpargatón y Urama. Es recurrente en la bibliografía localizada, las referencias que se hacen a estos poblados durante los siglos XVII, XVIII, XIX y primera mitad del siglo  XX sobre el estado de insalubridad y el desarrollo de no pocas epidemias en sus territorios, por ejemplo, en 1623 ocurrió una seria  epidemia de viruela “originada en un desembarco clandestino de negros esclavos en la costa de Morón, invadió a los Valles de Aragua, La Guaira y Caracas” (Fundación Polar, 1988, 68).

Otras relaciones históricas como la de Codazzi sostienen que “tan solo cerca de la costa se encuentra un temple malsano, en las montañas que bañan el Morón, el Alpargatón y el Urama hasta el Yaracuy” (1960, 393). Igualmente Cunill Grau dice, refiriéndose a los pueblos cacaoteros de Morón, Alpargatón y Urama, en los siglos XIX que “estos pueblos son de chozas de bahareque con techos de paja, emplazándose en las comarcas más palúdicas de la micro-región componiéndose su población de hombres medio enfermos, como lo son casi todos los habitantes de aquellos pestíferos vecinos en que la epidemia de calenturas es continua y permanente” (1987, 351).

En el año de 1842 se intentó a establecer en el área de Palma Sola un centro agrícola que sería colonizada por inmigrantes españoles que no vendrían directamente de España sino que se trataba de algunos que se encontraban para la época refugiados en Francia. Para llevar a cabo éste ambicioso proyecto se le concedieron créditos a Andrés Anthoine para traer a la comarca un número de españoles que no fuera menor de 200 ni mayor de 600 individuos. Se dice que el proyecto fracasó por el temor que tenían las personas a la insalubridad de la zona.

Diversos testimonios reafirman las condiciones de insalubridad y la propensión del territorio de Juan José Mora a la proliferación de enfermedades y epidemias que entrababan el poblamiento y por ende el  desarrollo económico del área. Todo Puerto Cabello – incluido juan José Mora para la época  – era reputado en el siglo XIX como una micro-región azotado por el paludismo, la fiebre amarilla, viruela, etc., pero dentro de este contexto se resaltaba a Morón, Alpargatón y Urama como “terrenos litorales insalubres, percibidos en esta época como cálidos enfermizos, en las riberas de los ríos homónimos que posibilitan plantaciones de cacao y cocos” (Cunill Grau, 1987, 1476).

Las pésimas condiciones ambientales impedían que en los pueblos mencionados se establecieran sólidamente actividades comerciales o de “tráfico, porque los viajeros y comerciantes procuran no pernoctar en estos pueblos” (Idem). Toda esta tragedia que se extendió por varios siglos culmino aquel 2 de diciembre de 1945 con la rociada por primera vez del DDT en Morón para erradicar al paludismo; actividad que luego fue desplegada por toda la geografía nacional.

Fuentes:

Codazzi, A. (1960). Obras escogidas. Caracas. Vol. I.

Cunill Grau, P. (1987). Geografía del poblamiento venezolano en el siglo XIX. Caracas; Ediciones de la Presidencia de la República. Tomo I.

Fundación Polar (1988). Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir