Jesús es la Paz

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La paz no es una condición, la paz es un espíritu; por tanto, no depende de las circunstancias que en determinado momento puedan dominar el escenario de nuestra vida personal, familiar o social. Tampoco deriva de acuerdos fijados entre partes en conflicto. Asimismo, la paz no es ausencia de problemas, sino que deriva de la presencia de Jesús en el corazón. 

La paz es un atributo de Dios, es un regalo del cielo para aquel que la obtiene. Es un sentimiento pleno que nace y emana del corazón. Por eso, no permitas que las circunstancias externas te hagan perderla. Cuando colocas tu fe en Jesús, tienes la confianza de que tu porvenir será mejor que esa circunstancia actual y la profunda seguridad de que Él intervendrá en ese conflicto. La paz de Jesús en tu corazón te hace enfrentar el momento de crisis de manera aplomada y firme, te levanta e impulsa a creer por ese futuro que deseas. Debes pedirle a Dios la paz y desearla más que las cosas materiales, no ocurra que al obtenerlas, no puedas disfrutarlas por estar turbado.

Jesús puede darte paz, porque él es el creador de la paz. No hay otra vía para obtener paz en una nación que no sea la pacificación a través del mensaje e influencia de Jesús. El proceso para la paz entre el cielo y la tierra pasa por el perdón y la reconciliación, solo posible por medio de Jesús, pues esto es lo que sucede cuando nos volvemos a Dios, nuestros corazones se vuelven tiernos para perdonar y así reconciliarnos, primero con Dios y luego entre nosotros, logrando así la paz para nuestra nación.

El mundo da una paz ficticia, pues se basa en los acontecimientos externos y no en la tranquilidad del espíritu y del corazón, que solo Dios da. Si tu paz proviene de este mundo, todo problema afuera turbará tu alma, pero si Jesús es tu paz, aunque los acontecimientos exteriores sean los peores, tu paz prevalecerá; no se turbará tu corazón, ni tendrás miedo. Los conflictos no son para huirles, sino para enfrentarlos.

Si tienes a Jesús como centro de tu vida, los problemas y circunstancias no te moverán. Pero, necesitamos una fuerte fe en Jesús, porque la paz es una manifestación directa de Jesús en ti. Una vez que él está en tu corazón, puedes caminar confiadamente sobre esta tierra, sin temores, ni desesperanza.

La paz de Jesús en el corazón puede percibirse en tu vida por una actitud de avance, alegría y persistencia, aun cuando estés en medio de la peor circunstancia. De esta forma, también podrás ser, no solo portador de la paz, sino un propiciador de ésta, influyendo de manera positiva en tu entorno familiar y social. 

Cuando hablamos de Jesús, no como historia o religión, sino como nuestra genuina paz, se crea influencia en el entorno donde lo hacemos. Por ello, no seamos transmisores de malas noticias, sino promotores de la verdadera paz: aquella que viene de Dios. 

Por eso, es tan importante influenciar al país con el mensaje de Jesús, porque si se pudo reconciliar el cielo con la tierra, poniendo en el medio a Jesús, ¿Cómo no podrán reconciliarse dos personas, dos familias o dos grupos, para construir juntos un futuro en esta nación? Entonces, Jesús no es religión, ni es historia, Jesús es nuestra paz.

La única garantía que tienen dos personas o grupos en conflicto para reconciliarse, es acudir al único Reconciliador: Jesucristo. No puede haber paz sin reconciliación. La reconciliación no es el resultado de igualarse, sino de tolerarse. La reconciliación antecede a la paz. Reconciliación es reconocer que aunque seamos diferentes, podemos deponer cualquier posición particular para obtener un objetivo que bendecirá a todos a través de la paz. El ejemplo mayor de esto lo vemos en Jesús, quien se colocó como intermediario para reconciliar el cielo con la tierra, a través de sí mismo, demostrando la humildad de su corazón con su sacrificio.

No mires a las circunstancias, mira a Dios, quien es más grande que cualquier circunstancia. Cuando un país se vuelve a Dios, empieza a caminar con firmeza hacia la paz. Oremos con lágrimas de amor por nuestro país, deseando la paz para nuestra nación. Construyamos juntos un futuro, el futuro que anhelamos trabajando unidos por nuestro país, llevando el mensaje de Jesús a cada rincón de nuestra hermosa Venezuela.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir