La compasión en el liderazgo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Es innegable la influencia que puede tener un líder, para bien o para mal, sobre las personas que lo sigan. En todos los ámbitos de la sociedad, desde el área nacional, pasando por los diferentes aspectos de un país, política, economía, educación, hasta el área familiar y espiritual, la influencia de un liderazgo es determinante. 

Ahora bien, el ideal universal para un liderazgo, es que sea ejercido para traer bienestar, desarrollo, progreso y felicidad para el grupo de personas lideradas. Cuando la gente sigue a un líder tiene sus esperanzas puestas en él y tiene expectativas con respecto a su futuro en relación a ese liderazgo. 

Lamentablemente, no siempre los resultados son buenos. La historia nos testifica de innumerables ejemplos de líderes que llevaron a sus seguidores al desastre, persiguiendo únicamente sus intereses personales, cargados de individualismo y egoísmo; guerras, muertes, desintegración moral y social y un sinnúmero de males ha sido el resultado de ciertos liderazgos.

Tampoco podemos olvidar que también han existido muchos líderes que han perseguido un fin noble y lo han alcanzado; pero, en honor a la verdad, el máximo ejemplo de liderazgo lo representa Jesús. Leyendo su historia podemos conocer la actitud que siempre tuvo hacia sus seguidores. Su posición en el mundo pudo haber sido altiva, prepotente o manipuladora. Siendo reconocido por las multitudes como el Hijo de Dios, pudo haberse aprovechado de este hecho para manipular y exigir de ellos cualquier cosa que llenase su ego. Pero no fue así. Reseña la Biblia que Él no “…estimó (este hecho) como cosa a qué aferrarse”, sino que “…tomando forma de siervo, se humilló a sí mismo…” 

La distinción de su obra fue el amor hacia sus seguidores.  En una oportunidad en que miles le acompañaban desde hacía varios días, expresó: “Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer..” Para Él eran importantes las necesidades de la gente que lo seguía, y actuó para satisfacerlas. Muy diferente a la actitud de un líder materialista, porque  el materialismo te evita la compasión. 

Jesús se sentía responsable de los que andaban con él: “…porque ya hace tres días que están conmigo…”, y les daba ejemplo a ellos de lo que era ejercer un liderazgo. Tenía el compromiso de cuidar a los que le seguían y así lo hizo.

Siempre tuvo un corazón compasivo para todos los necesitados que se toparon con él, sin distingos de raza, sexo, edad o condición social: resucitó al hijo de la viuda, levantó al paralítico de Betesda, limpió al leproso, devolvió la vista a los ciegos, absolvió a la adúltera, perdonó al ladrón.

Venezuela necesita liderazgos con este corazón, lleno de amor, interés y compasión por los que le sigan. De esta manera veremos desarrollarse un país con seguridad y confianza en sus líderes y con un verdadero futuro de progreso y prosperidad. 

@Javierbertucci

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir