Las drogas en el proceso económico, social y familiar

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El comercio de drogas define un proceso económico y social, inimaginables para nosotros; el consumo de narcóticos, estimulantes y alucinógenos y su satisfacción se lleva a cabo mediante una oferta creciente y diversificada. Esto es un fenómeno con dos variantes interdependientes, llamadas oferta y demanda. Así mismo, la ilegalidad ha transformado el proceso en el negocio de más alta rentabilidad del planeta, lo que ha incentivado extraordinariamente todo el desarrollo productivo, desde los cultivos hasta la comercialización al por menor, invitando a amplios sectores de población a participar en la producción y la comercialización que, según la Organización de las Naciones Unidas, mueven anualmente unos 800.000 millones de, dólares.

La extensión del tráfico, su importancia económica y la incorporación de considerables sectores de la población han supuesto transformaciones económicas y políticas de envergadura y la aparición de fenómenos violentos que complican aún más las soluciones pactadas, debilitando con ello las instituciones de Estado. Por otro lado, se habla sobre la legalización de las drogas y los que están a favor de ellas señalan; que los gobiernos obtendrían más control sobre el mercado de estupefacientes al poder regular y gravar la producción y venta de los narcóticos, como actualmente ocurre con el tabaco y el alcohol. El dinero derivado de los impuestos sobre las drogas les permitiría a los gobiernos brindarles tratamiento a los adictos. Al igual que con la despenalización, la legalización permitiría enfrentar de mejor manera el flagelo de la drogadicción al remover el estigma criminal de los adictos y tratarlos como pacientes, ahuyentaría en gran medida a los elementos criminales del negocio de las drogas, disminuyendo, sino eliminando del todo, la violencia, el crimen y la corrupción asociados con la prohibición. Personalmente considero esta propuesta muy viable.

Los que están en contra, sustentan la tesis de que existen otros puntos sobre los efectos sociales de la demanda y consumo de drogas ilícitas, señalando que; afectan el sentido y el valor de la existencia, devalúan el valor de la cultura del trabajo, impulsan a la búsqueda de la riqueza inmediata, destruye el futuro de millones de jóvenes y adolescentes. Continúan propugnando que de materializarse la legalización tendrá consecuencias nefastas en la sociedad, como por ejemplo, en el orden moral de la sociedad, la supresión del concepto del bien o del mal y el relativismo consecuente, desgarra el tejido social a un grado nunca visto en el pasado, así mismo, se consolidaría el mercado de consumo abastecido por los narcos, solo que se incrementará, pues todos tendrían derecho a sus drogas con beneficio de los laboratorios que las fabriquen y de los gobiernos que recibirán los impuestos que el negocio clandestino no aporta. Los capos serán desechados, pues ya no serán útiles ni necesarios para abastecer al mercado legalizado. De esta manera, Se creará así una novedosa forma de esclavitud voluntaria cuya docilidad nos llevaría a límites inesperados, creando una esclavitud de la mente y de la voluntad. Me pregunto yo ¿Es que acaso esa esclavitud no existe en la actualidad? Así mismo, El gasto público en materia de salud preventiva y de rehabilitación será del peso que el Estado no estará en condiciones de afrontarlo ¿Cuántos adictos existen hoy día que no tienen tratamiento y deambulan por las calles sin la ayuda real de quienes los observamos? igualmente, Instituciones como la familia y la comunidad sufrirán transformaciones impensables, pues lentamente regresaremos a la ley de la selva y a estados policías para contener la violencia¿ Qué sucede con nuestras familias hoy día, acaso no reina el imperio de las drogas en algunas de ellas? La realidad superará a la ciencia ficción, pues, la diferenciación entre los que tienen y los que no tienen será superada por los que proveen y los que consumen.

Es necesario considerar que el consumo de drogas es un grave problema social, desde la perspectiva del consumidor, pero también es un problema económico en cuanto a lo concerniente a la oferta y todo lo que esto involucra. El costo social del abuso en el consumo de drogas no solamente está vinculado a los costos de rehabilitación del adicto, sino que también está asociado a otros factores, como la violencia doméstica, a la delincuencia causada por el efecto y por la necesidad que siente el adicto de procurarse drogas. También es necesario tomar en cuenta que la adicción afecta al núcleo de la familia destruyéndola o debilitándolo. Por eso es importante saber los costos que tienen que asumir las familias o la sociedad como consecuencia del tratamiento de enfermedades causadas por el abuso de drogas.
 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir