Política en tiempos de rumor (2416184)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Las enseñanzas religiosas condenan el rumor. Las conjeturas sobre el cielo debilitan la fe. Durante mucho tiempo se dijo que Dios creó la lepra para castigar a los murmuradores. Pero la palabra bíblica, al llamar a no propagar falsos rumores, admitió que existen los verdaderos. Éxodo, 23,1.

En 1490, cuando el viaje de Colón era sólo un rumor, Alfonso de Palencia imprimió un Vocabulario, remoto antecesor de los Diccionarios, donde distinguía entre opinión, fama y rumor. A este último le señaló la disposición a generar alboroto, alteración que los monarcas reprobaron porque minaba su poder.

Otra característica del rumor es que está hecho por todos, como pedía para la poesía el Conde de Lautremont, quien según los rumores parisinos era uruguayo y su verdadera apelación era Isidoro Ducasse. Esa factura colectiva del rumor, le confiere un carácter muy democrático.

El rumor es, esencialmente, indiferente a la verdad. Aunque quienes lo trasmiten defienden con vehemencia la veracidad y autenticidad de lo que propagan. Les basta con creerlo ellos mismos, reforzar sus pareceres o hacer vencer un punto de vista. Los rumores responden a intereses.

En sociedades bajo regímenes autoritarios, donde la información se usa como medio de control social, de adoctrinamiento, desinformación e imposición de una verdad oficial, el rumor puede pasar a ser una de las herramientas para defender y ejercer la libertad de expresión. En esas condiciones, es arma anónima y extraoficial de la democracia.

En los actuales momentos el poder está consolidando la institucionalización de la desinformación y presiona agresivamente para conformar su hegemonía comunicacional. Sus fracasos económicos, el desgaste de su discurso, la reducción de su capacidad populista lo han debilitado al extremo de que no puede permitir la libre circulación de la verdad. No lo resistiría.

La discrepancia entre versión oficial y realidad, entre discurso y situación, entre poder y sociedad se está haciendo evidente para todo el mundo. Esas distancias ocasionan un vacío de orientación porque el gobierno no sólo ha dejado de guiar el interés general, sino que se percibe como el principal obstáculo para realizarlo. Los rumores comienzan no solo a cubrir demandas informativas insatisfechas, sino a encarnar deseos colectivos subterráneos.

Los rumores, procedan del poder, de sectores de la oposición o de la imaginación popular van a ocupar un lugar importante en la batalla que seguirán escenificando las fuerzas que no quieren el actual modelo y las que se empeñan en conservarlo aún a riesgo de sumarle destrucción y calamidades al país y a los venezolanos.

La agenda de los rumores puede ser leída cotidianamente: sus temas, sus objetivos, sus destinatarios, sus resultados y alcances. Un sencillo análisis bastaría para decidir que es lo que conviene difundir y qué es lo que debemos negarnos a reproducir. Los rumores no son neutros, terminan por favorecer a una causa o servir a un plan. Bastan dos ejemplos para reflexionar sobre el sentido y la influencia que pueden adquirir los rumores.

Uno es nacional. La reunión entre Shanon y Maduro se convirtió en una batidora de rumores de todo tipo y origen. Cada vez se le agrega un nuevo elemento y cada día otros hechos alimentan el cuento que inicialmente se regó por la redes. Nada extraño tiene que ese rumor ya esté operando como una profecía que se autocumple, aunque Dios ahuyente los finales inconstitucionales de algunas de sus versiones.

Otro es en el ámbito local. Narra anécdotas sobre respaldos que ha tenido la fórmula pollo, julio, graffe en Miguel Peña. Pero no es sobre el triunfo de mañana en las primarias, sino sobre el sunami popular que se está formando en poderosos bastiones del chavismo, ahora decididos a promover nuevas formas de conquistar justicia, bienestar y derechos para los sectores populares y para Venezuela. Dicen en Miguel Peña que el cambio viene desde abajo y con mucha gente que todavía está dentro. Y no es un rumor.

@garciasim

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir