Soberanía

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Un pueblo soberano es una comunidad con conciencia de su esencia como conjunto social y territorial, con unas leyes, un gobierno (elegido por voto popular), una historia, unas costumbres y tradiciones, una lengua, (unos modos de habla), una geografía, una fauna y una flora (múltiple en nuestro caso), unas creencias, unos afanes, unos afectos y mucho más, y en conjunto: un derecho a tomar decisiones sin intervención ni inferencia, de ningún tipo, de otra nación, dado que no somos una colonia.

Con profunda preocupación escuché una repuesta que me dieron unas señoras, que afanosas diseñaban unos grafitis  en plena calle sobre el asfalto. Les pregunté, sencillamente, para quién era aquello y me contestaron: Para los que vienen a bombardear Venezuela, para que sepan que en esta urbanización estamos con ellos y no tiren misiles aquí. Estuve a punto de estallar en una carcajada, pero me di  cuenta, con profunda sorpresa de que ella lo decían muy en serio.

Creo que uno de los asuntos más graves en lo que vivimos  actualmente en el País es la ignorancia, a muchos niveles.  

Otra circunstancia en la ciudad me viene a la memoria. Ocurrió hace tres días en el cafetín de un supermercado en Naguanagua, un joven que realiza tareas como embalador en las cajas, llegó a contarle a la señora de la máquina expendedora del café, que a él acababan de robarle  su celular justamente cuando trabajaba  guardando productos en las bolsas de una cliente, lo había colocado  cerca, pero había quedado fuera del espacio que registran las cámaras de seguridad, por tanto no se vio quien lo sustrajo. Dijo que le había costado 16.000 bolívares y además le había comprado una pantalla protectora de 5.000, y ahora lo había perdido todo. La noticia me sorprendió profundamente, me quedé pensando en mi real  incapacidad para entender el modo como hoy se produce el fenómeno de relación entre necesidades reales y las creadas por el mercado tecnológico y difundidas por los medios.

Cuando me refiero a los Medios  recuerdo las sabias precisiones del libro de Vicente Romano (entre otros) titulado: La violencia mediática, en donde señala algunas premisas del día a día establecidas como ciertas, reales, en el contexto incluso universitario, repetidas hasta la saciedad por alguna gente como verdades de sin discusión: “La desigualdad es inherente a cualquier sociedad y probablemente es genética, cuando no racial”, o “Si las personas son pobres, sólo pueden culparse a sí mismas  porque el trabajo duro siempre es recompensado”, “Los ciudadanos de otros países recibirán las intervenciones con los brazos abiertos porque librarán al mundo de elementos indeseables y perturbadores en la comunidad internacional, y en última instancia, beneficiarán a todos”.

Creo que hoy, más que nunca en estos últimos quince años, debemos considerar lo que significa la democracia participativa ante lo que fue la democracia representativa y, entender lo que ambos adjetivos están diciendo de sí mismos. 

Vale leer a Luis Britto García, a  Vicente Romano e inclusive al psicoanalista Bruno Bettelheim quien nos hacen ver que la “comunicación de masas”  alienta la sensación de que tenemos el derecho a elegir cuando en realidad solo alienta la ilusión de mayor libertad por un supuesto abanico de opciones (todo nos lleva a creer que necesitamos y codiciamos lo que la propaganda quiere).

Y termino con una cita de Britto García digna de reflexión: “El neoliberalismo  privatizó ríos, lagos y mares, contabilizó la sed, ignoró los colores, indexó los intereses sobre la gota e hipotecó la lágrima”.

 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir