¿Cómo celebra Semana Santa en Venezuela y el resto de América Latina?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 30 marzo 2015.- La Semana Santa es una época muy celebrada en América Latina, una región con un porcentaje de católicos del 40 por ciento.

Esa cifra significa que más de 500 millones de personas celebran y recuerdan en estas fechas la pasión de Cristo, señala un reporte deNotimérica. Pero, ¿cómo se celebra en cada país latinoamericano?.

La Semana Santa comienza el Jueves Santo, que conmemora el recuerdo de la última cena de Jesucristo con los doce apóstoles, la traición de Judas y su posterior juicio ante el Sanedrín (máxima autoridad judía) y condena a muerte. Ese día se conmemora también la primera eucaristía de la historia, cuando Cristo dio a los apóstoles el pan y vino como forma de compartir su cuerpo y su sangre, rito que se actualiza en cada nueva ceremonia litúrgica, según el cristianismo.

El Viernes Santo, Jesucristo sufrió el largo camino hasta el monte del Calvario, cargando con su cruz después de haber recibido latigazos y fue crucificado entre dos ladrones. Después fue enterrado, pero “resucitó a los tres días”, según narran los evangelios. El domingo se celebra la resurrección de Jesucristo, lo que simboliza la victoria sobre la muerte y la vida eterna para los creyentes.

VENEZUELA

La Semana Santa se celebra en todo el país y comienza el Domingo de Ramos. La quema de Judas es una tradición que se conserva en algunas partes de Venezuela, particularmente en Caracas. El motivo original es recordar la traición de Judas a Cristo y, simbólicamente, alude a la traición del personaje escogido para mostrar el descontento de la población, por lo que el Judas varía cada año.

Se confecciona un muñeco con telas, ropas viejas y trapos, relleno con fuegos artificiales que aportan los participantes de la quema de cada comunidad, que se explotan una vez que el Judas es ahorcado.

La zona de Chacao mantiene desde hace más de 200 años la tradición de los palmeros. A finales del siglo XVIII una epidemia de fiebre amarilla diezmó la población de esta localidad. Un sacerdote rogó por el cese de la peste y, a cambio, ofreció que los peones de las haciendas cercanas a la montañas que subieran a ellas a recoger hojas de palma para ofrecerlas evocando el pasaje bíblico de la entrada de Jesús a Jerusalén el Domingo de Ramos.

PERÚ

Perú es uno de los países que más celebra la Semana Santa, especialmente la ciudad de Ayacucho, conocida como la ‘ciudad de las Iglesias’. A las procesiones religiosas católicas heredadas de los españoles se unen tradiciones indígenas. El Domingo de Ramos se celebra la ‘Entrada del chamizo’, que el día anterior ha sido traída por mulas ricamente enjaezadas con bordados de colores y platería o el arrojar al pueblo una carga de fruta donada por los comerciantes del mercado de abastos.

El Sábado de Gloria se celebra la Feria de artesanía Hanay y la preparación de los exquisitos platos típicos. Además, se produce el estallido de multitud de cohetes y carreras de caballos realizadas en el estadio del pueblo del barrio de San Juan Bautista. Es conocido también el llamado ‘Encuentro’, en el que se recuerda el reencuentro de la Virgen María con su hijo camino de la crucifixión. Tiene lugar en la plaza de Armas y calles contiguas ante una silenciosa multitud que porta velas encendidas, según ha publicado Casa de América.

En la ciudad de Tarma, en el departamento de Junín, se realiza una de las celebraciones más vistosas y pintorescas de la religiosidad andina. A lo largo de la semana, se llevan a cabo concursos de elaboración de alfombras y arcos florales y, en las noches, los artesanos beben el tradicional ‘calientito’, licor de caña mezclado con té y limón, que toman hasta el Domingo de Resurrección.

En Cuzco se celebra la Semana Santa con el culto a la imagen del Cristo que se haya en la catedral, el ‘Señor de los Temblores’ o ‘Taitacha Temblores’, en quechua. En 1631, la ciudad fue azotada por un gran terremoto y desde esa época se venera este Cristo mestizo, que sale en procesión cada Lunes Santo. En las ventanas de las casas, por donde pasa el Cristo, se colocan refinadas piezas de tapicerías aterciopeladas con franjas de oro, telas y alfombras brillantes, que las familias reservan especialmente para esta ocasión.

BOLIVIA

La ‘Kespiyariña’ es una costumbre muy peculiar de Viernes Santo, como esa noche Dios está muerto, se hacen pillerías y pequeños robos: Cuando atardece en el campo después del fallecimiento de Cristo, se valen de la circunstancia para realizar la ‘kespiyariña’ (‘madrugar’) o la ‘luntataña’ (‘robar’), que significa hurtarle al vecino una cría de oveja, llama o cualquier otro animal.

También destaca la peregrinación a pie de miles de personas durante dos o tres días que separan los 150 kilómetros de la ciudad de La Paz hasta el Santuario de la Virgen de Copacabana.

ECUADOR

Cada Miércoles Santo se celebra el ‘arrastre de caudas’ en la catedral de Quito, conocida también como ‘La Reseña’. Un cortejo formado por el obispo y los canónigos se desplaza hacia el altar vestidos con unas capas negras (las caudas) y se tumban bocabajo en el suelo. Una vez allí el obispo toma una enorme bandera negra con una cruz roja en el centro y la agita varias veces sobre el altar, sobre el público y sobre los canónigos. La bandera es el signo del reinado de Cristo, enlutado por la pasión y enrojecido por la sangre triunfadora.

Parece que este rito fue llevado a América Latina en la evangelización católica por los españoles, pero parece que su origen es más antiguo, ya que la batida de la bandera era una ceremonia fúnebre practicada por el ejército romano.

En San Juan del Valle, colonial parroquia urbana de la ciudad de Loja, se representa en vivo la pasión y crucifixión de Jesucristo en la que participan miles de personas ataviadas con vestimenta de la época antigua, que representan a romanos, judíos, sacerdotes, milicias, mujeres y a Cristo, cargando la cruz.

En Ecuador, son característicos los personajes como los ‘cucuruchos’, penitentes que usan túnicas púrpuras y llevan capirotes para tapar sus cabezas y rostros, caminan con los pies descalzos y llevan bastones. En Nayón estos personajes hacen guardia en la Semana Santa y escoltan las procesiones. El ‘matracarero’, encargado de hacer sonar la matraca al inicio de la celebración de las misas y en las procesiones, y los ‘Santos varones’, penitentes vestidos con prendas blancas que cargan sobre sus hombros el Cofre en donde reposa el cuerpo de Jesucristo crucificado.

El Viernes Santo se pueden apreciar multitudinarias procesiones por Semana Santa, llenas de colorido y fervor, donde se mezclan elementos del cristianismo con paganismo. Destacan las procesiones que se realizan en Quito (Jesús del Gran Poder), Guayaquil (Cristo del Consuelo) y Riobamba (Señor del Buen Suceso), además de la procesión y arrastre de alfombras en Sangolquí, la escenificación viva con participación de la población nativa acerca del calvario y la crucifixión de Cristo en Cotacachi y Urcuquí, Imbabura y la procesión nocturna de cucuruchos en Chambo y Licán en Chimborazo, entre otras.

MÉXICO

En muchos lugares del país se escenifica el drama de la Pasión y Muerte de Cristo, siguiendo un guión general cuyos personajes incluyen a Jesús -vivo o en imagen-, centuriones romanos, judíos y fariseos y los doce apóstoles representados por niños o jóvenes. Sin embargo, en algunos pueblos se suele añadir también a Pilatos, María Magdalena, la Virgen María y otros personajes secundarios, según ha publicado el portal ‘México desconocido’.

En varias ciudades como Taxco, Guerrero, Querétaro, San Luis Potosí y San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, las celebraciones son muy solemnes, como en la ‘Procesión del Silencio’, donde los penitentes se someten a pesadas cargas, como símbolo de su auto sacrificio. Tal vez la representación más popular sea la realizada en Iztapalapa, en Ciudad de México, pero en muchos puntos de México es posible observar, disfrutar y vivir esta mágica experiencia de tradición.

COLOMBIA

La ciudad en Colombia donde más se celebra la Semana Santa es Popayán, conocida como ‘Ciudad Blanca’ o ‘Ciudad Fecunda’, es la capital del departamento de Cauca. La Iglesia tuvo un papel protagónico en la historia de esta ciudad, prueba de esto lo dan las numerosas construcciones religiosas que en ella podemos encontrar.

Son típicas las exposiciones, en las que se relata la historia de las procesiones, acompañada de fotografías. En ellas también se exhiben las vestimentas de las imágenes religiosas, confeccionadas en delicadas y coloridas telas, bordadas en hilos de plata, oro o seda y también se presenta el atuendo de los cargueros, figura central de las procesiones, un oficio que por lo general se hereda y sobre él recae el peso del paso, según ha publicado el portal ‘Donde viajar’.

CHILE

La región chilena de Valparaíso cuenta con una amplia diversidad de tradiciones en Semana Santa. En La quema de Judas, los propios porteños confeccionan un muñeco de unos cuatro metros que representa a Judas. Luego, todos escriben sus pecados en un papel y los depositan en el cuerpo del muñeco. Al son de un carnaval y bailes que aluden a los pecados cometidos por la ciudadanía, se quema lentamente al muñeco. Esta fiesta ciudadana representa una antigua tradición europea traída por los colonos a la ciudad, por lo que se celebra cada sábado de Semana Santa.

Todos los años, diversas comunidades cristianas están convocando a participar del popular Vía Crucis de Villa Grimaldi, el viernes, a las 10 de la mañana. El recorrido de la actividad se inicia en la intersección de las avenidas Tobalaba y José Arrieta para realizar una peregrinación hacia el Parque por la Paz de Villa Grimaldi, ubicado donde estaba el antiguo centro de detención.

BRASIL

De los más de 180 millones de brasileños, cerca del 85 por ciento es católico. Por eso, las festividades de Semana Santa se celebran ampliamente en el país, en general con misas y procesiones. Una de las tradiciones típicas es ‘la farra de Judas’, realizada en la madrugada del viernes. Ese día, un muñeco representando a Judas es golpeado y destruido por la concurrencia, castigándolo por su traición a Jesús. Actualmente, los fieles suelen asociar la imagen del muñeco a algún mal político o persona non grata del escenario social, según ha publicado el portal ‘Perubrasil’.

Otra conocida tradición de la Semana Santa es la de los espectáculos teatrales que representan el sufrimiento de los últimos días de la vida de Jesús. En Nova Jerusalem, en el estado de Pernambuco, se realiza la ‘Pasión de Cristo de Nova Jerusalém’.

ARGENTINA

En casi todas las provincias de Argentina, Semana Santa es una época de procesiones, misas, Vía Crucis y teatralizaciones que recuerdan la muerte y resurrección de Jesús. Entre las celebraciones más importantes destacan las del noroeste de Argentina, principalmente en las provincias de Salta y Tucumán. Allí, resurgen las costumbres más españolas con las tradicionales ermitas, confeccionadas con frutos, hojas y semillas del lugar, que representan las distintas estaciones del Vía Crucis y engalanan las calles principales.

URUGUAY

Aunque las procesiones sí tienen lugar en Uruguay y se respetan las actividades tradicionales propias del catolicismo, la sociedad uruguaya es laica, lo que ha hecho que el período comprendido entre el 10 y el 20 de abril se llame Semana del Turismo gracias a la Ley de Feriados del año 1919. Durante estos diez días, millones de viajeros visitan el país atraídos por su agenda de eventos entre la que destacan conciertos, exposiciones, ferias y competiciones deportivas.

Esto no quiere decir que los católicos no puedan celebrar sus procesiones y demás celebraciones propias de la Semana Santa. Existen algunos pasos muy destacados, como el que tiene lugar en Montevideo que transcurre desde el barrio de la Ciudad Vieja hasta Cordón, según ha publicado el portal ‘Tusdestinos’.

PARAGUAY

El domingo de ramos la gente acude a la misa de bendición de las palmas (‘pindo karai’), que se elaboran artesanalmente en cada hogar y cada uno, a su gusto, le da la forma que quiera.

Las ‘chipas’ (‘panes o panecillos’) son típicos en esta época, que mezclan el maíz molido con el queso Paraguay, la leche, la grasa de cerdo y anís en una masa que toma distintas formas: Palomas o cocodrilos, que se cuecen ubicándose en hojas de plátano. En los hogares se reúne toda la familia y preparan ‘chipa’, la sopa paraguaya, así como asado de gallina, cerdo y oveja.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir