La competitividad portuaria y el rol de las autoridades (2138901)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Una reciente invitación a participar en el Foro Internacional de Logística 2014, celebrado en Ciudad de Guatemala, nos ha permitido revisar el concepto de competitividad utilizado, a veces, de forma caprichosa por los planificadores y administradores portuarios. El Índice Global de Competitividad adoptado por el Foro Económico Mundial, en 2004, define la competitividad como la serie de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país, productividad que además alude al nivel de prosperidad que puede alcanzar una economía. Sin embargo, y contrario a lo que algunos parecieran pensar, la competitividad en el sector de servicios no solo está referida a la infraestructura, sino a un conjunto de parámetros que juntos permiten hacer una estimación general; éstos son los denominados pilares de la competitividad entre los que se cuentan por citar al menos dos las instituciones (determinado por el ambiente legal y administrativo dentro del cual se desenvuelven los individuos, las firmas y el gobierno) y la educación superior y formación.

El concepto de la competitividad, sin embargo, en el sector portuario pareciera ser mucho más restringido, cuando uno escucha a algunos responsables de la planificación y administración, y observa los desarrollos en curso. Lo anterior lo afirmamos porque pareciera que competitividad portuaria se asocia exclusivamente con el desarrollo de la infraestructura. Muchos puertos parecen estar más interesados en incrementar sus ingresos vía revisión de tarifarios, acceder a créditos o buscar inversionistas para construir nueva infraestructura, importante claro está, que prestar atención al “performance” general del puerto, analizar las causas que afectan el bajo rendimiento (en términos de volúmenes, costos y retardos), discutir estos temas con la comunidad portuaria, revisando las tareas y proponiendo procesos que contribuyan al paso expedito de las mercancías.

Mucho ganarían los puertos de la región si los responsables de la actividad en sentido amplio (diversas autoridades) entendieran la necesidad de abordar las mejoras en los pilares ya aludidos, y no solo en la infraestructura reivindicando, desde luego, la función económica de los puertos para convertirlos en terminales baratos, rápidos y seguros. En esta dirección apunta un reciente reporte titulado “Perspectivas económicas de América Latina 2014 – Logística y Competitividad para el Desarrollo”, al señalar: “Una mayor y mejor inversión en infraestructura es fundamental, pero no suficiente. Una mayor provisión en infraestructura de transporte y un marco adecuado para su inversión son fundamentales…()… El pilar básico para esto es la mejor coordinación de los diferentes organismos involucrados en la logística así como el fomento de una buena gobernanza mediante mecanismos que coordinen las distintas acciones público-privadas, tanto a nivel nacional como subnacional”.

Se requiere, entonces, para alcanzar puertos verdaderamente productivos que las autoridades, independientemente de sus funciones específicas, entiendan que su rol fundamental es alcanzar una visión compartida sobre la función económica de los puertos, estableciendo mecanismos que permitan el libre intercambio de ideas, pero más importante la implantación de procesos capaces de sobrepasar la permanencia, a veces muy corta, de los funcionarios o actores del negocio. En otras palabras, una unión sector público y privado en beneficio de la logística del transporte, que es lo mismo decir en beneficio del comercio internacional.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir