Compradores valencianos están a merced de los comerciantes

Los valencianos sufren un particular y misterioso criterio de asignación de precios por parte de los vendedores.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Notitarde.- Las lluvias de las últimas semanas alborotaron la zancudera en La Bocaína, barrio ubicado en el sur de Valencia, por lo que Matías Cerrada decidió que debía llegarse hasta la avenida Las Ferias y comprar una cajita de repelente en espiral para combatir la plaga en casa.

Así las cosas, pensó en recurrir al local de costumbre pero al llegar no encontró el producto, y tuvo que empezar a hacer el recorrido por el sector: pasó por cuanto negocio asiático hubo y sólo lo pudo encontrar en dos de ellos.

Compradores valencianos están a merced de los comerciantes
/ Foto: Internet

Para su sorpresa, el artículo, de una marca reconocida, se encontraba en dos precios muy diferentes entre sí. “Brutalmente diferentes”, dijo el hombre.

“Lo peor es que te hablo de dos locales ubicados en la misma cuadra, con unos cuantos establecimientos entre sí. Uno de ellos vendía en 155 bolívares soberanos la caja de 12 unidades y el otro, la misma presentación, en 99 soberanos”, relató.

Agregó: “¿Cómo es posible esto? ¿Con qué criterio se establecen los precios?

Compradores valencianos ante una impactante vorágine

Igual le pasó a Cerrada con los fósforos, necesarios para encender el repelente de insectos.

“Tenía un dinero en efectivo y suponiendo que en un local no me pasarían dos o tres bolívares por una cajita, opté por el sencillo”, dijo.

Compradores valencianos están a merced de los comerciantes
/ Foto: Internet

Allí también observó una vorágine de montos: “Unos tenían tres cajas por 12 bolívares, mientras que otros tenían la unidad en 15 soberanos”.

“¿Y sabes qué es lo peor? ¡La cajita marca 0,50 soberanos! Impactante si hablamos de que estamos a diez días para los dos meses desde que arrancó la reconversión monetaria”, añadió.

Descontrol y falta de supervisión

Algunos expertos del libre comercio y de las leyes de la oferta y la demanda señalan que, en un mercado cualquiera, los participantes deberían ser capaces de autorregularse, que el Estado no debería meter la mano e imponer las reglas del juego.

Tal vez sea cierto. Porque en un país donde hay algunos criterios de regulación gubernamental de costos, los que continúan seriamente afectados son los consumidores.

Compradores valencianos están a merced de los comerciantes
/ Foto: WebNotitarde, Junny Sánchez

No obstante, aquello de la autorregulación está muy lejos de ser una realidad en Venezuela, si es que es posible, en la práctica, en algún lugar del mundo.

Un recorrido del equipo de WebNotitarde por algunos establecimientos del sur valenciano da cuenta de que cada vendedor coloca el precio que cree conveniente a su producto.

“Y el comprador verá si se lo lleva o no”, como se escucha quejarse a más de uno.

Cercano a una estación del metro, un comercio, atendido por chinos, vende el kilo de jabón en polvo a 350 bolívares soberanos, pero a unas cuadras más adelante otro lo tiene en 420 bolívares.

Un tercer local expende la crema dental de la marca más demandada a 80 bolívares la unidad de 100 gramos, mientras que, en locales familiares de algunos barrios, la colocan en Bs.S 120 o Bs.S. 150.

Un envase de lavaplatos en crema de 250 gramos aparece en un sitio en 230 soberanos, mientras que en otro, el de la misma marca y características, está en 289.

Compradores valencianos están a merced de los comerciantes
/ Foto: WebNotitarde, Junny Sánchez

Particular y misterioso criterio

Y seguimos con otros rubros: Un pan canilla puede variar, entre diversas panaderías, en un rango de 15 y 50 bolívares, mientras que el campesino, entre 40 y 90 bolívares.

Un kilo de queso blanco duro, tipo llanero, puede ubicarse entre los 400 y los 500 bolívares.

Un cartón de huevos alcanza, en un puestico, la suma de 300, mientras que en otro, en la misma calle, está en 200 o 400, pero a un precio diferente a fin de cuentas.

En fin, paremos de sumar. Los consumidores parecen estar a merced de los vendedores y de su particular y misterioso criterio para asignar los precios.

Te puede interesar: O no hay o están muy caros: Los huevos dejaron atrás la regulación

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.