Con un sueldo mínimo "no se vive, se sobrevive"

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Caracas, 2 febrero 2015.- La sociólogo María Gabriela Ponce afirmó que se medio pagan los alimentos, pero para la salud, transporte y educación no alcanza.

Ayer primero de febrero, entró en vigencia el aumento de 15% para el salario mínimo, el cual se ubica en 5.634,47 bolívares. El incremento, que también se hace extensivo para los pensionados, se suma a los 28 incrementos salariales aprobados por el Ejecutivo a lo largo de 15 años y es el séptimo en la gestión del presidente Nicolás Maduro. Sin embargo, especialistas aseguran que el aumento, no es suficiente pues no se equipara a la inflación.

La sociólogo e investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Católica Andrés Bello, María Gabriela Ponce, sostuvo que con un sueldo mínimo “no se vive, se sobrevive”, por lo que indicó que este da “para apenas cubrir las necesidades alimentarías”.

Dijo que hay un montón de necesidades para las familias, además de las alimentarías, que no alcanza cubrir con el ingreso, entre las que mencionó: salud, transporte, educación.

Ponce expresó que en la actualidad no hay estimulo para que los empresarios produzcan más. Además la actual Ley del Trabajo dificultad el despido de un empleado que no cumpla con su trabajo o que tenga muchas ausencias. Tal situación a su parecer dificulta el clima para emprender.

Indicó que la gente siente que “el sueldo le alcanza cada vez menos” lo que conlleva a la ansiedad y la angustia. El venezolano está lleno de incertidumbre y angustia”.

Enfatizó la importancia de que en las épocas de crisis los países deben aprovechar la oportunidad de desarrollar el aparato productivo. “Si no lo hacemos será imposible mejorar los esfuerzo, es necesario trabajar de la mano con el sector privado”.

“Debe haber confianza, es lo fundamental, las principales trabas son el control cambiario leyes laborales, burocracia para abordar y que sea más atractivo hacer negocios en el país”.

La economista Anabella Abadi indicó que la medida de incremento salarial “genera más liquidez en la calle y el espiral inflacionario se mantiene”. “Los aumentos de salarios no se deben aplaudir ya que indican que la capacidad de compra del bolívar disminuye cada vez más rápido”, declaró a Globovisión.

Afirmó que cada vez que hay ajuste al salario minino, el bolívar disminuye su valor. En el pasado “teníamos un aumento al año, luego 2 y ahora 3″, dijo. El último aumento fue en diciembre, lo que significa que en dos meses la moneda nacional de ha depreciado.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir