Constituyente por la salud

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El nuevo Ministro de Salud, Dr. Henry Ventura, desde sus primeras declaraciones ha hecho un llamado a una Constituyente por la Salud. Tal convocatoria es todo un reto que bien vale la pena asumir, con su potencialidad y sus riesgos. Una Constituyente en salud debe plantear la posibilidad de establecer la elaboración de una política de Estado y el marco jurídico que consolide el propósito establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la Ley del Plan de la Patria, como lo es el de crear el Sistema Público Único Nacional Popular de Salud, con participación protagónica del pueblo hacia la Salud Colectiva y el Buen Vivir.

Una Constituyente consiste en estar dispuestos a asumir el designio de mandar obedeciendo, atreverse a hacer realidad la consigna zapatista: “aquí manda el pueblo y el gobierno obedece”. El Pueblo, en tanto Poder Constituyente, debe y puede participar en la toma de decisiones, en todos los momentos y a todos los niveles, así como también actuar en su carácter de pueblo legislador, interviniendo en la elaboración de leyes y decretos. Para la soberanía se requiere el ejercicio pleno del protagonismo popular. 

Una Constituyente por la Salud exige en primer lugar definir qué se debe entender por salud: no es sólo atención médica reparatoria; es también rehabilitación, prevención, pero sobre todo promoción de salud y calidad de vida. Salud es también ambiente, educación, trabajo, cultura, deporte y recreación, alimentación, vivienda entendida como hábitat. Incorpora nuevos valores, que no son el individualismo, el egoísmo, la competencia que nos sembró la ideología dominante desde que nacimos. Salud plantea otra manera de vivir: el Buen Vivir. La Constituyente debe ser por la Salud y el Buen Vivir. 

Lanzar tal propuesta exige enfrentar poderosos intereses. El actual sistema funciona regido por el poder de la industria farmacéutica-tecnomédica y el sector privado de la salud, con la consecuente mercantilización y deshumanización de la atención. Es la salud entendida como mercancía.

La Constituyente por la Salud Colectiva y el Buen Vivir debe contribuir a la construcción del Poder Popular en salud. Lograr que la participación del pueblo organizado se practique como participación en la toma de decisiones, en todos los momentos (diseño de las políticas, planificación, ejecución, supervisión, contraloría social y evaluación) y a todos los niveles (microlocal, local en el ASIC, municipal, estadal y nacional). El propósito debe ser el de construir el Sistema Público Único Nacional Popular de Salud con una perspectiva humanista, ético-política, de derechos humanos, de clase, de etnia, de género y por ciclo de vida, hacia el logro de la Salud Colectiva y el Buen Vivir. Para ello debe enfrentar y resolver problemas medulares como la fragmentación del sistema de salud, la urgencia de establecer la rectoría única del sector, hacerle frente a la peligrosa privatización de la atención médica que se viene dando a través de los seguros de HCM y los autoadministrados, la necesidad de desarrollar independencia farmacéutica y luchar por establecer la salud como un derecho humano y social y no  como una mercancía.

Para su logro es necesario continuar con las Asambleas Populares mensuales en las 606 Áreas de Salud Integral Comunitarias (ASIC) que cubren todo el país, efectuar el Encuentro Nacional Popular por la Salud Colectiva y el Buen Vivir con los 606 voceros electos en las ASIC, y debería culminar con la conformación de un Consejo Presidencial Popular por la Salud Colectiva y el Buen Vivir. Paralelamente, se debe impulsar un debate nacional sobre temas medulares como el Plan Nacional de Salud, el nuevo marco jurídico, la Ley Orgánica de Salud y la Ley de Farmacias y Medicamentos; la soberanía, regulación y control estatal-popular de la industria farmacéutica y tecno-médica, y del sector privado de la atención médica; la mercantilización y deshumanización de la atención, y otros asuntos de relevancia.

El llamado a Constituyente no es sólo un asunto de médicos y demás personal de salud, medicamentos o tecnología médica. Hablar de salud debe ser entendida como Buen Vivir. Se trata de una propuesta interinstitucional del sector conocido como salud, pero es sobre todo intersectorial, que comprenda, como ya se señaló, educación, ambiente, trabajo digno, hábitat, cultura y deporte. Es una propuesta que debe convocar a Consejos Comunales, trabajadores de la ciudad y el campo, deportistas, movimientos sociales, maestros y profesores, amas de casa y  estudiantes.

No es una convocatoria del Poder Constituido: es una tarea pendiente del Poder Popular. Las autoridades de salud la deben asumir como simples voceros, ejecutores de las decisiones del Poder Popular: el Poder Constituyente. 

Médico-psiquiatra.

Doctor en Ciencias Sociales

Correo: [email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir