Controles no aplican en venta de cemento

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Puerto Cabello, abril 7 (Pausides Rodríguez).- La venta de cemento controlada con el número de cédula del comprador no es un sistema muy efectivo, denunció Álex Sánchez, un trabajador padre de familia que desde diciembre pasado está tratando de construir su vivienda con unos realitos que pudo reunir con mucho esfuerzo.

Según explicó, en las ferreterías para evitar colas y aglomeraciones y hasta para mayor comodidad de la clientela, han implementado un sistema de ventas por apartado, donde cada comprador, presentando la cédula de identidad, puede pedir por correo un máximo de 10 sacos de cemento cada dos semanas.

Según explica, esa cantidad, para una persona que solo esté haciendo trabajos de reparación, puede que sea suficiente; pero para quien esté construyendo una vivienda con personal contratado para tal fin, resulta un tanto insuficiente; y ahí es donde los bachaqueros entran en juego para burlar tal control y colocar el producto a un precio mucho mayor que el que está en el mercado.

Según aseguró nuestro informante, allegados le han comentado que existen personas que se dan a la tarea de conseguir cédulas prestadas para comprar cemento, por lo que cada uno de estos documentos representa 10 sacos adicionales del ahora codiciado material de construcción.

 Ellos tienen su modus operandi para garantizar la colocación del producto que compran de manera fraudulenta y venderlo a precios especulativos .

 La venta la tienen asegurada con las personas que estén construyendo, es cuestión de darse una vueltecita por la ciudad y ver quién pueda estar construyendo una casa o un edificio , según supuso nuestro informante.

Las cabillas

En cuanto a las cabillas, otro producto que ha presentado problemas en su comercialización desde hace poco más de dos años, éstas solo son vendidas a quienes además de cemento requieren arena, granzón, bloques y otro tipo de materiales que demuestran que efectivamente el solicitante está construyendo, según lo explicado por Sánchez.

 A las ferreterías llegan cabillas una vez a la semana, aunque a veces los proveedores desaparecen por más tiempo, alegando problemas en la producción .

 Esta forma de comercializar las cabillas en las ferreterías pudiera considerarse como una venta condicionada, pero es la única manera de controlar el producto y que no llegue a manos de los bachaqueros , justifica esta vez Álex Sánchez.

Finalmente, nuestro informante manifestó su deseo de que esta situación llegue pronto a su fin.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir