Crisis de servicios públicos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Aunado a los graves problemas que hoy vivimos, hay uno que afecta de manera importante nuestra calidad de vida, tal es el caso de la pavorosa deficiencia de los servicios públicos. 

La sequía que nos afecta, sin duda alguna, ha desencadenado una crisis de agua de extrema gravedad. Sin embargo, es absolutamente inaceptable que en pleno siglo XXI la dotación de agua de un país, de una región o de una ciudad, dependa de factores climatológicos exclusivamente. A mi juicio, el epicentro del problema radica en la irresponsabilidad, falta de planificación e inversión en servicios públicos durante las últimas dos o tres décadas. El cambio climático es un problema conocido desde hace mucho tiempo; por ello, si hubiésemos tenido autoridades responsables que planificaran, se hubiesen ido tomando las medidas necesarias para garantizar a los ciudadanos servicios públicos adecuados. El crecimiento de nuestra población es otro factor que debió tomarse en cuenta para incrementar la capacidad de generación de servicios públicos, pues es evidente que cada año habrá una mayor presión en la demanda de bienes y servicios. En el caso de Puerto Cabello existen suficientes fuentes de agua para surtir de manera adecuada a sus habitantes. Desafortunadamente nuestros gobernantes no le han dado la prioridad necesaria que tan delicada situación amerita. Como lo han reconocido las propias autoridades gubernamentales, si se hubiese, por ejemplo, construido una represa en Borburata y rehabilitado y mantenido la capacidad de los diques existentes, hoy no tendríamos una crisis tan severa, que está afectando incluso el desenvolvimiento normal de nuestra vida cotidiana. Tampoco se han perforado ni puesto en funcionamiento pozos profundos, con excepción de algunos que han activado recientemente a último momento, ante la desesperación de los pobladores. Ante la gravedad del asunto que nos ocupa espero que de una vez por todas, el gobierno se aboque a su solución. De inmediato debe trabajarse en el proyecto para la construcción de la referida represa de Borburata, aprovechando el caudal de este río, incluso durante los meses de verano. Asimismo, debe acelerarse la perforación de pozos y mejorar toda la red de producción y distribución del vital líquido. Las sequías se intensificarán, la población seguirá creciendo, así que debe actuarse de inmediato, pues no habrá excusas en el futuro.

Por otra parte, debemos señalar que hace más de seis años, Corpoelec ha venido prometiendo la sustitución de la línea de transmisión de 115 KVA que va desde Planta Centro a Valle Seco, pues su obsolescencia es notoria. A pesar de que pasan los años, aún nada se ha hecho. Me pregunto: ¿es que Corpoelec espera que se presente una crisis eléctrica de grandes proporciones para actuar? Les recuerdo a las autoridades que no hay mayor prioridad que la salud, la alimentación, la educación, el agua y la electricidad. Muy bien lo dijo el presidente Evo Morales en su discurso de posesión ante la reciente victoria para ejercer un nuevo mandato: “Al pueblo no puede faltarle la comida, el agua ni la electricidad”. Ya que este gobierno admira tanto a este hombre que indudablemente ha llevado a Bolivia por la senda del bienestar y el progreso, oigan sus palabras y pongan manos a la obra. Los temas aquí tratados son problemas de seguridad de estado y como tal, hay que abordarlos.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir