Crónica Roja: A una futura madre le salió caro un antojo

La adrenalina de los delincuentes se disparó y, en su necesidad de emprender la retirada, uno de ellos accionó el gatillo.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Notitarde.- La madrugada del 7 de mayo de 2011, la joven Rosmary Cordero Zerpa, de 18 años, tuvo unas ansias enormes de comerse una hamburguesa, comprensible dado su avanzado estado de gravidez, unos ocho meses. Por ello también resultó razonable la disposición de su esposo de complacerla.

Pasaban las 2:00 de la mañana cuando el cónyuge de Rosmary salió de la cama, se vistió y se dirigió al patio a prender el carro y ponerlo a calentar mientras daba chance a la mujer para que se alistara para poder salir.

Unos minutos después, ya estaban a bordo de su vehículo Chevrolet Optra color azul, partiendo del sector en el que habitaba la pareja, la Vivienda Popular de Los Guayos, en el estado Carabobo.

Se dirigían a Paraparal, zona ubicada al sureste del municipio, en busca de la “calle del hambre”, ese comedero que funciona desde altas horas de la noche hasta que casi revienta el sol, que les permitiera comprar la hamburguesita y saciar la ansiedad de la futura madre.

Un encuentro desagradable

Al llegar a la Segunda Avenida, y ya muy cerca del puesto de comida rápida, el esposo de Rosmary detuvo el vehículo y ambos procedieron a bajarse para caminar hasta el lugar.

Crónica Roja: A una futura madre le salió caro un antojo
La calle del hambre de la segunda Avenida de Paraparal, en Los Guayos / Foto: Cortesía

En cuestión de segundos, el hombre resultó interceptado por un vehículo negro, desde el cual descendieron dos sujetos de la parte trasera apuntando a la pareja con un arma de fuego.

Al futuro padre le pidieron que entregara el auto y, en vista de la condición de su esposa, lo que menos quería era oponer resistencia. Así las cosas, ya estaba entregando las llaves del Optra cuando, de pronto, el grupo se percató de la presencia de una patrulla de la Policía de Carabobo aproximándose al lugar.

La adrenalina de los delincuentes se disparó y, en su necesidad de emprender la retirada, uno de ellos accionó el gatillo…

No se llevaron el vehículo

Lo que ocurrió seguidamente marcó la vida de la joven familia para siempre. Rosmary Cordero cayó al piso, tendida, con una herida de bala en el vientre. Agonizaba.

Los antisociales, por su parte, huyeron del lugar sin llevarse el vehículo que pretendían robar. Ya habían llamado demasiado la atención, todo se tornó un revuelo, salió gente de donde se pensaba que no había, por lo que la situación no les dejó tiempo para concretar el robo.

Rápidamente, el esposo de Rosmary montó a la chica, herida de bala, en el carro y apretó el pedal rumbo a la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera. No tardaron mucho en ingresarla y atenderla, no obstante, muy poco pudieron hacer por ella tras recibir la atención médica.

La primera víctima de esta cruel madrugada resultó ser el bebé. Con el disparo, una bala se alojó en su cabecita y murió instantáneamente. Ya pasaban las 5:30 de la mañana cuando el personal hospitalario le dio la noticia al joven viudo.

En la Morgue de Valencia, un poco más tarde, se agrupaban los familiares de la pareja, llorando desconsolados la pérdida de la joven embarazada.

Crónica Roja: A una futura madre le salió caro un antojo
Los familiares de la pareja, llorando desconsolados la pérdida de la joven embarazada / Foto: WebNotitarde, archivo

Un antojo de la preñez le salió muy costoso esa noche a Rosmary y sobre todo a su esposo, a quien le arrebataron el mundo.

Te puede interesar: Crónica Roja: Los tres polizontes que nunca llegaron a su destino

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.